Gotera

   

De la Redacción

    Borrego no lo es.
    No, no es chisme, aunque de momento la falta de información así lo haga parecer.
    ¿Quién, quiénes, dónde, cómo, con cuánto y cuándo? son algunas de las cuestiones.
    Preguntas muy naturales ante el orgásmico anunció, hecho así en greña y sin pista de los involucrados, de ¡un nuevo estadio de futbol para Juárez!!
    De momento ni el mismo gobernador sabe, o dice saber, de parte de quién.
    Pero pian pianiato, a los meses, en forma bien administrada, todas y cada una de esas interrogantes tendrán pausada, oportuna y puntual contestación.
    Quién para saberlo, quizá las respuestas vengan conforme a la marcha del calendario electoral de 2018 ya encima.
    Dicen que el gran proyecto es tan exquisitamente noble que al tiempo de representar el impulso grande a ese deporte, junto con el negocio que comercialmente representa, es a la vez lo suficientemente robusto incluso para soportar el lanzamiento de una candidatura a la alcaldía.
    Ya algunos ven a doña Alejandra montada en esa ola de ferviente deportivísimo deportivismo --por aquello de los antecedentes de la familia De la Vega en el empuje al deporte de la patada y otros--.
    De momento, sólo el vocero de ese grupo, Alvaro Navarro, no se sabe si por instrucción o por loca gana propia, se atreve a soñar con la erección del coloso futbolero sobre ¡algamediós! el Monumento a Benito Juárez, primero derrumbado.
    Barbaridades al margen...ahí ya a la sombra sambari se apunta para meter los urgentísimos goles electorales del equipo corralista.


Jueves, 20 de Abril de 2017

Cerrar ventana