MarcaPasos

EL CASO DE MORENA Y EL FENÓMENO DE LA INERCIA ELECTORAL PARA EL 2018


MORENA puede ganar en el 2018, así lo dice el entorno electoral hacia el próximo año. Sin embargo, sabemos que su experiencia en gobernar y administrar es poca, al menos para el caso de Chihuahua. A la par de que construyen sus candidaturas, a las que hoy se llama “coordinaciones” para evitar caer en actos de campaña adelantada, quienes competirán al interior de su partido para que en un futuro cercanos se les elija, debieran formarse en esta tarea, la de gobernar y administrar. Por el contrario, de no hacerlo los riesgos que corren de fracasar son altos. Va en ello la confianza que depositen en MORENA las y los ciudadanos.

Leobardo Alvarado

 

 

 

 

 

 

EL CASO DE MORENA Y EL

 

FENÓMENO DE LA INERCIA

 

ELECTORAL PARA EL 2018

 

 

 

Leobardo Alvarado

 


MORENA puede ganar en el 2018, así lo dice el entorno electoral hacia el próximo año. Sin embargo, sabemos que su experiencia en gobernar y administrar es poca, al menos para el caso de Chihuahua. A la par de que construyen sus candidaturas, a las que hoy se llama “coordinaciones” para evitar caer en actos de campaña adelantada, quienes competirán al interior de su partido para que en un futuro cercanos se les elija, debieran formarse en esta tarea, la de gobernar y administrar. Por el contrario, de no hacerlo los riesgos que corren de fracasar son altos. Va en ello la confianza que depositen en MORENA las y los ciudadanos.

 

Por supuesto, para lograr sus propósitos la tarea que tienen es ardua, y en medio de todo, deberán darse tiempo para aprender. En ese sentido, aquí no es el propósito vaticinar o no el éxito de MORENA en las elecciones del año próximo. Lo que se trata de exponer es una realidad, que aunque sea tal, no busca asustar a nadie; sino en todo caso, pretende dar nociones para que el electorado y quienes sean electos se anticipen y se preparen para comprender mucho de lo que se avecina. Por cierto, hablamos del fenómeno de MORENA por ser quien parece va más adelantado en la ruta 2018, pero esta cuestión va para todos quienes aspiran a ser gobierno y no tienen la experiencia.

 

Como se sabe, las elecciones cuando se elige presidente de la república es un fenómeno que lo arrastra todo. Nada queda impasible ante semejante fuerza. Por lo que se ha venido construyendo en los últimos años en todos los ámbitos relacionados con la política, la del año próximo será una elección que como antes hemos dicho, va a partir el país.México se va a dividir claramente porque persiste la idea de que es el sistema de partidos el que debe dar salida junto con su clase política a los problemas que se enfrentan.

 

Allí está el frente supuestamente “de carácter no electoral” por México promovido entre el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, más lo que sumen. Es importante recordar que en el pasado reciente, se construyó el Pacto por México, salvo que ahora no está el PRI, no se vería diferencia. MORENA con algunos rasgos que le diferencian de los demás partidos, pertenece a ese sistema. Entre esas características que a MORENA le harían distinto, están aquellas a nivel de recurso humano; estas engloban a quienes más allá del partido, comprometidos con una visión distinta de como debieran ser las cosas en México, poco a poco se han corrido hacia MORENA para alcanzar los objetivos de ser gobierno.

 

Por supuesto, no se obvia en esta reflexión a quienes han huido del barco que se hunde y están aprovechando la coyuntura para cambiar de bando. Por otro lado falta ver cuánto crecen las potenciales Candidaturas Independientes (CI). Las verdaderamente importantes por el impacto político y electoral en términos de avanzar las discusiones sobre la democracia representativa. Allí están los casos de Wikipolítica y Pedro Kumamoto, Mary Chuy representando la causa indígena, y la iniciativa derecho humanista Ahora con Emilio Álvarez Icaza. Aquellas CI que antes he llamado de los cínicos, por supuesto que juegan un papel, pero como también antes he apuntado, sólo sirven para erosionar la figura legal de las CI ante el electorado. También, hay que decir que cada vez serán menos las personas cínicas quienes a través de ellas lleguen a ostentar algún poder.

 

El fenómeno pues de la inercia en la elección federal, sin duda, llevará al gobierno a algunas personas que no tienen experiencia en gobernar, ni en administrar los recursos públicos. Hacer política desde el ejercicio del poder que otorga ser gobierno es un gran reto. Precisamente, en gran medida quienes siempre han deseado que las cosas sean distintas desde la oposición, ahora tienen la posibilidad de ser gobierno. Se debe reconocer que mucho han luchado por ello, pero también, que su realidad les puede alcanzar. Asimismo, la elección del próximo año abre la puerta para aquellos que han huido de otros entornos políticos, y aprovecharán su experiencia y condición por lo que sólo esperan para ser llamados a formar filas del gobierno nuevo. Saben que se les necesitará.

 

MORENA será gobierno por inercia.Las elecciones federales dividirán el país, cierto, pero probablemente la elección finalmente se resuelva repartiendo el gobierno entre el poder que representan los partidos políticos, todos; y tal vez alguna CI. Es difícil decir que Andrés Manuel López Obrador vaya a ganar la presidencia, y más difícil, afirmar que si MORENA ganara, sería en un sentido de lo que se llama “carro completo”. Sin embargo, debe pensarse ya que algunos gobiernos regionales sin duda serán de MORENA. Por tanto, lo que se puede esperar es una situación como sucedió en la hoy CDMX, cuando por primera vez MORENA participó en la elección y ganaron varias delegaciones y nominalmente, sus votos crecieron en números extraordinarios.

 

De lo que hablamos en el fondo es del resultado de esa inercia. Gente que será votada. Sobretodo y eso es claro en algunas regiones. Posiciones puntuales como diputaciones o senadurías por cantidad de votos. Las alcaldías puede que sean difíciles pero también algunas se ganarán; no debe dudarse que pueden sumar gran cantidad de regidurías. Andrés Manuel López Obrador quien sabe si lo logre, pero por ahora se debe reconocer que va en caballo de hacienda. Así pues, la cuestión de ese resultado es la misma ¿Sabrán o no sabrán gobernar y administrar los recursos públicos y las instituciones quienes lleguen a ser gobierno por parte de MORENA u otros? Más valdría se prepararan para ello.

 

Como se apunta al inicio, va el voto de confianza que por primera vez mucha gente deposite en su favor. Un bono de confianza que se puede perder pronto; porque hay harta probabilidad de que se enfrente en ese sentido una presión extraordinaria.

 

 

 

Leobardo Alvarado

luitbard01@gmail.com

 

  ----------

 

Leobardo Alvarado. Activista social  por los derechos culturales y los derechos humanos. Integró el movimiento Pacto por la Cultura. Junto con otros activistas, hombres y mujeres, impulsó la refundación de Ciudad Juárez como una ciudad de derechos. Promotor y gestor cultural para lograr que la cultura sea un eje horizontal en la sociedad juarense. Ha participado en diversas coyunturas de la lucha social. Actor y colaborador de diversos colectivos artísticos. Ha publicado diversos textos en diferentes medios, revistas, libros, etc. Editor de www.juárezdialoga.org cuyo perfil está encaminado para atender las necesidades de comunicación de la sociedad civil organizada de Ciudad Juárez y la región de la que esta ciudad es parte, así como el Movimiento Social de las ONG´s en el Estado de chihuahua.


Jueves, 14 de Septiembre de 2017

Cerrar ventana