La Nota Nostra

Amalia Mendoza ‘’La Tariacuri’’

¿Cómo les cuento es mis tres lectores? No puedo transmitir tantas emociones en tan escuetas palabras. Intentaré narrar esta pequeña anécdota que lleva una ligera dosis de jiribilla. Todavía era muy pequeño, creo que aún no alcanzaba la escuela primaria. Como ya sabrán en un hogar de clase baja, desde hace muchos años la única ventana hacia el exterior es la televisión. Para entonces el hogar contaba con una Magnavox, con imagen de blanco y negro, su única virtud es que no era de bulbos, decían que ya era de transistores, eso era lo que menos importaba, de cualquier manera el mecanismo interno nadie lo entendía, lo que si importaba era lo que sintonizábamos.

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

 

 

 

 

Amalia Mendoza

 

‘’La Tariacuri’’

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock

 



¿Cómo les cuento es mis tres lectores? No puedo transmitir tantas emociones en tan escuetas palabras. Intentaré narrar esta pequeña anécdota que lleva una ligera dosis de jiribilla. Todavía era muy pequeño, creo que aún no alcanzaba la escuela primaria. Como ya sabrán en un hogar de clase baja, desde hace muchos años la única ventana hacia el exterior es la televisión. Para entonces el hogar contaba con una Magnavox, con imagen de blanco y negro, su única virtud es que no era de bulbos, decían que ya era de transistores, eso era lo que menos importaba, de cualquier manera el mecanismo interno nadie lo entendía, lo que si importaba era lo que sintonizábamos.

 

Religiosamente era ver a María Victoria, en “La criada bien criada” pocas cosas recuerdo del teleshow, así entre nébulas, tengo imágenes de la actriz María Victoria, y jamás se me olvidó, a mamá le encantaba ver cuando aparecía Juan Gabriel actuando y cantando. Eso era en la semana, pero los domingos seguramente se encendía la TV para ver Siempre en Domingo, el conductor Raúl Velazco siempre causaba polémica. La generala decía: “mira ese viejo como habla”.

 

Sin embargo, el conductor no era el que acaparaba la atención. Como si fuera ayer recuerdo a Amalia Mendoza “La Tariacuri”, era un personajazo de los que ya no hay. Atentos todos a la pequeña pantalla de la Magnavox, el señor Velazco anunciaba y aparecía a escena esa señora, para entonces ya lucía con cuerpo de piñata, sin embargo, la pasión que le imprimía a sus canciones se adornaban con profundas gesticulaciones y una voz tan energética que no podías moverte, porque te enganchaba.

 

“Ella siempre llora”, decía la Generala previendo algo que ya había visto. En un tono medio emocionada, pero a la vez sentenciando que ya sabía lo que venía. En medio de la canción “amarga navidad” las notas ya se escuchaban con la voz quebrada, las arrugas de La Tariacuri se pronunciaban aún más, la señora cantaba sin clemencia y sin el miedo a que se le callera el rostro a pedazos, sus ojos jamás, jamás se descomprimían y su cuerpo destilaba cada movimiento arañando al viento con fuerza, con una presencia que solo las que nacen con estrella lo pueden hacer y  conectarlo con la gente. Efectivamente, la premonición de la Generala era cierta, La Tariacuri, soltaba sollozos, nunca supe si era buena actriz, o las canciones eran tan biográficas que le dolían, el caso es que su performance era imperdible. Con un par de canciones hacía que la pequeña pantalla tuviera más rating que todos los programas de María Victoria.

 

La TV, ya no es a blanco y negro, y ahora hay mucho que ver, pero todos los días se persiguen a los candidatos, los medios de comunicación les hacen marca personal y se enteran desde lo que comen hasta lo que zurran, y así como la Generala predecía el llanto de la Tariacuri, me pasa lo mismo cuando veo a los suspirantes: Meade y Anaya seguro hablarán pestes de AMLO, este último dirá las frases de cajón como: la mafia del poder, amor y paz, no me voy a enojar o, voy a detener la construcción del aeropuerto. Margarita y el Bronco dirán algo sobre las inclemencias del INE y la propaganda millonaria dedicada a los tres primeros y la miseria hacia los dos independientes.

 

A través de las imágenes ya tan desgastadas puedo predecir que gane quien gane, la gente va a llorar pues de los cinco no se hace uno enterito: Meade carga con la pesada lápida de su partido, Anaya con su nave industrial, Margarita huele a los muertos de Felipe, el Bronco apesta a ratero electoral. AMLO solo se roba las “H”, pero carga con el peso sus cuates como Paco Ignacio Taibo -fundador del proyecto Morena- asoma el cobre y propone un régimen de los más oxidados de la historia como lo tienen Corea de Norte, Cuba o Venezuela y se resume así: “si no estás de acuerdo conmigo, estás en mi contra”.

 

 

…..gane quien gane, yo digo que la gente va a llorar….va a llorar.

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com

FB: Ramón Quintana W.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com


Ramón Quintana Woodstockes Licenciado en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Licenciado en Psicología, con maestría en Investigacion. Es oriundo de Cd. Juárez en la zona poniente-periferica. Es comunicador en el IMER, fotgrafo de ocasión y columnista por necesidad. FB: Ramón Quintana Woodstock. El-mail: refrigerador97@hotmail.com

 

 


Martes, 01 de Mayo de 2018

Cerrar ventana