DesdeJuarez

La policía no es poca cosa

Para que exista la democracia es esencial que debatan distintos puntos de vista, que se pongan en la mesa las alternativas y la ciudadanía decida tomar una postura. Las opiniones pueden ser opuestas y bueno en ocasiones una implica eliminar a la otra. La eutanasia, el aborto, son ejemplos claros de debates polarizados donde llegar a un acuerdo no significa el fin de la discusión. Legalizar o despenalizar, el debate no termina.

Durante años, creo, he escrito presentando mi punto de vista, coincide o no con el de mucha gente, pero es la primera vez que me parece esencial cuestionar el punto de vista de otro articulista pues es sumamente relevante un tema que quiere hacer pasar por desapercibido.

Juan Hernán III Ortíz Quintana

 

 

 

 

 

 

 

La policía no es poca cosa

 

 

 

 

Por Hernán Ortiz

 

 

 

 

Para que exista la democracia es esencial que debatan distintos puntos de vista, que se pongan en la mesa las alternativas y la ciudadanía decida tomar una postura. Las opiniones pueden ser opuestas y bueno en ocasiones una implica eliminar a la otra. La eutanasia, el aborto, son ejemplos claros de debates polarizados donde llegar a un acuerdo no significa el fin de la discusión. Legalizar o despenalizar, el debate no termina.

 

Durante años, creo, he escrito presentando mi punto de vista, coincide o no con el de mucha gente, pero es la primera vez que me parece esencial cuestionar el punto de vista de otro articulista pues es sumamente relevante un tema que quiere hacer pasar por desapercibido.

 

Bueno, mi comentario será leído por unos cuantos, cinco o seis. El impacto del Diario es relevante por ser el único periódico más o menos serio de circulación local. No incluyo al Mexicano por sus encabezados como el de que la Fiscalía ha sido embrujada, ni al Hoy porque… ¿alguien compra el Hoy?

 

El Norte, terminó su edición impresa por sus malas finanzas que dependían de los contratos gubernamentales, así que uno de los escritores del Don Mirone, pasó a ser parte de las filas del Diario. Opinión pública sin debate. No es poca cosa. Es mucha responsabilidad.

 

Por eso, cuando en la columna editorial de El Diario se escribe: “Muy rudimentarios los muchachos de Gutiérrez Casas como aspirantes a espías. Ahora que el penoso incidente no pasó a mayores y quedó en lo meramente anecdotario, debemos dejar constancia sobre lo que hubo atrás de esa maniobra.”

 

No pasó a mayores es dejar de lado la cantidad de evidencias de que algo está jodidamente mal con la policía. Que no es poca cosa si pensamos que su principal función es la seguridad ciudadana y no ser el brazo armado de un político en conflicto. No es un ejército feudal. Tal vez sea difícil entenderlo para gente que piensa que un presidente municipal merece los honores de un Conde o Duque.

 

Empecemos. En una conferencia de prensa, qué delito cometían los jóvenes que filmaban con su celular. ¿Qué delito cometieron? ¿Usurpar funciones? Claro que no, ni lo van a poder probar y no habrá juez ni Ministerio Público que le dé seguimiento al caso. ¿Mintieron? De acuerdo… castíguenlos con el látigo de su desprecio.

 

¿Estaban tomando fotos para saber que periodistas dan seguimiento a Cabada? Lo mismo hace Gobernación con cualquier reunión de Organizaciones Civiles. Con el tiempo hasta conocemos al encargado, nos saludamos y platicamos. Debemos disminuir la paranoia, observarnos, retratarnos, apuntarnos y opinarnos en los asuntos públicos es lo más normal del mundo. Es lo que se llama Mapa de Actores, donde vas identificando a las personas relacionadas con algún tema y las ubicas en un esquema para ver qué tan cerca o lejos están de tu posición.

 

Debo decir que no estoy de acuerdo que se haga un mapa de actores con recursos públicos como lo hizo el Gobierno del Estado respecto a los medios de comunicación, pero para definir posturas políticas es lo más normal. El Estado debe atender lo público, no las posturas personales, por eso una herramienta de análisis político como el mapa de actores, y más si es de medios, no debe usarlo el Estado. Eso beneficia a un particular no al pueblo en general.

 

Pero el caso es que los jóvenes no cometían ningún delito y la editorial del Diario les dio el trato de “halcones”, que en los medios de comunicación se ha definido como una posición de una pandilla de asesinos.

 

Los jóvenes tomaban fotos de un candidato que buscando la reelección perdió y como otros tantos ahora está enojado. Si querían provocar lo lograron, pero no podemos permitir que alguien que regresará a ser Presidente de la ciudad actúe por berrinche, ¿o sí?

 

En resumen y según se ha informado los escoltas capturaron a dos, otro más se les escapó, llamaron a la policía los arrestaron y se los llevaron. Resultaron con golpes en rostro y brazos. La policía que los presentó ante el Juez de Barandilla dijo en su informe que habían encontrado a los dos jóvenes peleando afuera del Sanborns.

 

Varias cosas están torcidas aquí.

 

Primero.

 

¿Quiénes son los escoltas? Policías o privados, no hicieron su trabajo. Un escolta debe cuidar a su “principal o VIP” según le llaman. Arrestar civiles lo distrae de su función y además es obligación de seguridad pública. Si los escoltas son parte de la policía están mal entrenados, sí son seguridad privada, están mal informados de su labor y cobran por ello. En ambos casos debemos considerar que los escoltas estaban armados y preguntarnos, ¿es correcto dar armas a quien no sabe hacer su trabajo?

 

La siguiente cosa que está muy, pero muy jodida es que entregan a los jóvenes a la policía. El informe policíaco dice que se les encontró peleando entre ellos y por eso fueron consignados. La policía mintió.

 

¿Cuántas veces no habrá mentido la policía para hacer parecer que su actuación está conforme al reglamento? Un policía al entrar en contacto con una situación en la que tiene que aplicar la fuerza debe también aplicar un criterio establecido en el Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza. Al final de este texto dejaré el fragmento dónde establece cómo debe irse aplicando la fuerza según la situación, por lo pronto dejaré una imagen que es arte del Protocolo.

 

 

En el caso que nos compete, hay vídeos que desmienten la versión de la policía, además de que una de las víctimas es hijo de un Visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Pero ¿qué pasa cuando no hay vídeos de la manera en que la policía aplica la fuerza? ¿Mentirán?

 

La policía está por ser recertificada por Instituto para la Seguridad y la Democracia (phttp://insyde.org.mx/). Este proceso requiere evidencias, y muchas de ellas son por medio de documentos y procesos burocráticos. Tenemos evidencia de que la policía trabaja, pero en este caso en particular, tenemos evidencia de que miente en el informe. Lo peor, miente a favor de quitar molestias, simples molestias al Presidente Municipal con licencia.

 

¿Qué tan fácil es mentir? En este caso lo fue mucho. El descaro y el cinismo además son de temer. No sabemos si el Alcalde seguirá usando a la policía y motivándole a que mienta para quitarle molestias.

 

En el 2012, después de que Plan Estratégico dio información que incomodó al entonces Presidente Héctor Murguía, alias, “El Teto”, sus oficinas fueron robadas. Los rumores eran que era una forma de represalia. ¿Será que ahora las represalias se hacen a plena luz del día con la fuerza de la policía?

 

Armando Cabada, ya demostró que quita privilegios a sus regidores si no piensan como él, fue el caso de Irma Medrano. También ha demostrado que puede utilizar la fuerza armada como si fuera el Sheriff de Nottingham

 

¿Será que mientras Cabada este en el poder debemos cuidarnos de sus caprichos? No todos somos hijos de un Visitador de Derechos humanos… muchos pasamos desapercibidos, y podemos ser tildados de molestos. Una sembradita de droga, una calentadita o un sustito, sólo para dejar de molestar.

 

 

*-*-*-*-*-*-*-*

 

 

Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza.

DOF: 18/10/2017

 

Sección Tercera

 

Niveles para el Uso de la Fuerza

 

Artículo 6. El Uso de la Fuerza comprende diferentes medios y mecanismos de control disponibles para las y los Integrantes frente a aquellas situaciones que vulneren o puedan vulnerar los derechos y libertades de las personas o la seguridad pública, que les permitan establecer la diferencia en el Uso de la Fuerza en la planeación y toma de decisiones ante acciones específicas para enfrentar las agresiones recibidas o las resistencias encontradas.

Artículo 7. Las y los Integrantes podrán hacer Uso de la Fuerza en los siguientes niveles:

            I.        Presencia policial: Es la primera forma de contacto que tienen las o los Integrantes con la ciudadanía en general. Se manifiesta a través de:

                        a.     El uso adecuado del uniforme;

                        b.    El uso adecuado de equipo (acorde a las circunstancias), y

                        c.     Actitud diligente.

            II.       Verbalización: Interacción, a través del uso de palabras entre la o el Integrante y la persona o grupo de personas a intervenir, sin que éstas se resistan a las órdenes que reciben, con la finalidad de disuadirlos o convencerlos. La verbalización se caracteriza por lo siguiente:

                        a.     La comunicación oral con la energía necesaria y de términos adecuados;

                        b.    Sea realizada con habilidades de comunicación, y

                        c.     Esté orientada a la persuasión.

La verbalización debe ser utilizada en todos los niveles del Uso de la Fuerza, en la medida de lo posible, observando el respeto irrestricto a los derechos humanos.

            III.      Control de contacto: Es el nivel de Uso de la Fuerza que puede utilizar la o el Integrante ante una

resistencia pasiva. Se debe tomar en consideración cuando menos lo siguiente:

                        a.     Emitir órdenes directas y claras, por ejemplo: "No pase"; "deténgase"; "tire el arma"; "salga de ahí"; "identifíquese"; "alto", entre otras expresiones;

                        b.    Advertir la inobservancia a la orden;

                        c.     Enfatizar que su nivel de resistencia podría complicar su situación;

                        d.    Implementar acciones de prevención para evitar una resistencia activa, y

                        e.     Entablar un diálogo que permita concientizar el cumplimiento de la ley.

            IV.      Control físico: Es el empleo adecuado de medios, métodos, técnicas, tácticas, armas menos letales y equipo que permitan controlar, inmovilizar y conducir a una persona o grupo de personas causando el menor daño posible, con el fin de inhibir la resistencia activa. Se pueden emplear técnicas, tales como:

                        a.     Sujeción de antebrazos o brazos;

                        b.    Presión en nervios sensoriales;

                        c.     Formaciones para el control de multitudes;

                        d.    Llaves de sujeción, y

                        e.     Aquellas en las que sean capacitados.

            V.       Técnicas defensivas menos letales: Es el empleo de técnicas y tácticas que permitan a la o el Integrante defenderse, controlar y/o inmovilizar en proporción a la agresión no letal, mismas que pueden ser:

                        a.     Defensa policial;

                        b.    Formaciones para el control de multitudes, y

                        c.     Aquellas en las que se encuentren capacitados.

            VI.      Fuerza potencialmente letal: Es la acción que puede causar daño físico severo o la muerte y que la o el Integrante realiza o puede realizar frente a una agresión letal, en defensa propia o de terceros, y en caso de un peligro inminente de muerte o de lesiones graves que representen una amenaza a la vida y sólo cuando otras medidas resulten insuficientes.

La o el Integrante puede recurrir al uso de armas de fuego solamente cuando sea estrictamente inevitable para proteger una vida.

 

Artículo 8. El Uso de la Fuerza sólo se justifica cuando la agresión es:

            I.        Real: Si la agresión se materializa en hechos apreciables por los sentidos, sin ser hipotética ni imaginaria;

 

            II.       Actual: Si la agresión se presenta en el momento del hecho, no con anterioridad o posterioridad, o

            III.      Inminente: Si la agresión está próxima a ocurrir y, de no realizarse una acción, ésta se consumaría.

Artículo 9. Las y los Integrantes deben aplicar un trato diferenciado a las personas, cuando ello tenga por objeto proteger y garantizar el ejercicio de un derecho, dando especial atención a niñas, niños y adolescentes u otros grupos o personas en situación de vulnerabilidad

 

 

 

Hernán Ortiz
jhiiio@hotmail.com

jhortiz@uacj.mx

 

 

No al despojo de la tierra.
PARTICIPA:
http://noalcercoenlomas.wordpress.com


 

 Hernán Ortiz, Maestro en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y antropólogo por la Universidad Veracruzana. Actualmente  desempeña como Docente Investigador en la UACJ y es director de la Organización Ciudadanos por una Mejor Administración Pública (http://www.cimap.org.mx)

 

 


Lunes, 09 de Julio de 2018

Cerrar ventana