DesdeJuarez

Tlen kitowa moyolo.
(¿Qué dice tu corazón?)

No me haré famoso escribiendo, rico mucho menos… pero lo hago como una forma de amor a quienes vivimos juntos este… ¿infierno?

Hay tantas cosas que decir que están mal. También he compartido algunas cosas buenas, pero esta ciudad es… es…

Es algo que debo cambiar, debemos cambiar, debemos dialogar para que este mejor y no es fácil cuando somos tan distintos.

Es más, te la pongo así, te diré lo que no me gusta y lo que siento al respecto.

Te advierto, cuando termines de leer tal vez mi sentir te parece ofensivo, pero más agredido me siento yo ante la indiferencia que nos ha llevado hasta aquí…

Juan Hernán III Ortíz Quintana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tlen kitowa moyolo.

 

(¿Qué dice tu corazón?)

 

 

 

 

Por Hernán Ortiz

 

  

No me haré famoso escribiendo, rico mucho menos… pero lo hago como una forma de amor a quienes vivimos juntos este… ¿infierno?

 

Hay tantas cosas que decir que están mal. También he compartido algunas cosas buenas, pero esta ciudad es… es…

 

Es algo que debo cambiar, debemos cambiar, debemos dialogar para que este mejor y no es fácil cuando somos tan distintos.

 

Es más, te la pongo así, te diré lo que no me gusta y lo que siento al respecto.

 

Te advierto, cuando termines de leer tal vez mi sentir te parece ofensivo, pero más agredido me siento yo ante la indiferencia que nos ha llevado hasta aquí…

 

Tal vez sea normal lo que pasa aquí, pero entonces me declaro enemigo de lo normal.

 

No me gusta de esta ciudad que vivimos donde...

 

Un gobierno estatal que no tiene capacidad para que los ruteros cumplan la ley.

 

Un gobierno municipal donde ¿quién es el director de Servicios Públicos que desde el principio de la administración llega con guardaespaldas y no puede hacer que trabaje bien su dirección?

 

La publicidad es más importante que protección civil, la planeación de la ciudad, el Instituto de la Mujer , el Desarrollo Económico y la protección a la infancia.

 

Este lugar donde una niña migrante se suicida en un refugio.

 

Donde los autos son más importantes que las personas.

 

Donde por ser tarahumara te impiden entrar a un bar.

 

Donde las cicatrices antiguas y cicatrizadas de la autopsia revelan la existencia de un violador que sigue libre.

 

Donde es más importante pelear los votos que buscar con vida a Tomatito.

 

Donde Rafita ya no está.

 

Las mercancías son transportadas con más cuidado que las personas.

 

A la policía les damos chalecos antibalas probados con salvas.

 

En esta ciudad fue donde popularizamos poner muros para mantener fuera a los indeseables, idea que tal vez nos copió Trump.

 

Se diseñó el modelo de atención de la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia contra la Mujer en Ciudad Juárez, luego fue replicado a nivel nacional en la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra la Mujer. Lo que nunca les dijimos es que siguen matando mujeres.

 

Se impulsó el desarrollo urbano por medio de un instituto autónomo de investigación y planeación, práctica que ha sido emulada por muchos municipios del país. Pero también es aquí donde menos caso se le hace y cada vez se le quitan más recursos y facultades.

 

Esta ciudad ha aumentado su cantidad de pobres en los últimos años.

 

La impunidad es promovida incluso por la propia autoridad.

 

El dinero público se usa para el negocio de unos cuantos.

 

El estado del drenaje arroja olor a mierda por muchas calles de la ciudad.

 

En Juárez vivimos mucha gente, casi la mitad de la población estatal, pero es botín de pocos y causa de todavía menos.

 

Juárez ha sido nombrada una ciudad resiliente y la violencia y el crimen no han mejorado en 10 años.

En Ciudad Juárez nos importa hablar de las cosas buenas, porque preferimos ignorar los problemas; no se solucionan, pero puedo elegir no enterarme.

 

Aquí nos gusta rezar, tal vez algún día dios se apiada de la ciudad y nos manda paz y prosperidad.

 

Nos encanta depender económicamente de la maquiladora, pero no le damos todo nuestro corazón pues tal vez, ¿cómo saber? Una parte importante de la economía se apoya en el comercio informal.

 

En Juárez nos gusta extender la ciudad, aunque no la podamos mantener.

 

Nos gusta culpar al gobierno, pero lo mantenemos ahí, incuestionable y hasta le aplaudimos si nos lo pide.

 

Nos quejamos de la ineficiencia de los Ministerios Públicos, pero no hacemos nada por revertir sus cargas laborales que hacen imposible, IMPOSIBLE que hagan bien su trabajo.

 

En esta ciudad nos duelen los crímenes, pero no exigimos a la autoridad, nos olvidamos rápido de las víctimas, nos dejamos dominar por el temor, el diálogo y la comunión son palabras fantasiosas que parecen no tener sentido… ni razón.

 

Me duele tanto Juárez, estoy tan frustrado y enojado con todo lo que hemos permitido que suceda…

 

Que de verdad, con el corazón en la mano y lágrimas en el rostro te digo desde el fondo de mi ser.

 

Juárez, Chingas a tu padre.

 

Porque madre no tienes.

 

 

Post scriptum. Antes de que alguien diga que si no me gusta que me puedo ir, le puedo contestar, que no me gusta y no me iré porque lo que pasa está mal y prefiero asumir la perversa maldad de frente y cambiar lo que vivimos.

 

 

 

 

Hernán Ortiz
jhiiio@hotmail.com

jhortiz@uacj.mx

 

 

No al despojo de la tierra.
PARTICIPA:
http://noalcercoenlomas.wordpress.com


 

 Hernán Ortiz, Maestro en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y antropólogo por la Universidad Veracruzana. Actualmente  desempeña como Docente Investigador en la UACJ y es director de la Organización Ciudadanos por una Mejor Administración Pública (http://www.cimap.org.mx)

 


Sábado, 18 de Agosto de 2018

Cerrar ventana