chileKNqueso

Sadismo


Es un éxtasis sentir como una felicidad
nueva surge en un pasado doloroso.

Jodorowsky


El lunes tres de septiembre por la tarde, en la explanada de la Rectoría de la UNAM, una concentración pacífica de estudiantes del plantel CCH Azcapotzalco fue interrumpida violentamente por un grupo de delincuentes que en la jerga estudiantil se les conoce como porros. Como reacción, en redes y medios, se desató la “porrología”. Un saber único de lo que sólo se desarrolla en México, así de originales, en torno al vocablo porro. Se trata de un eufemismo para nombrar a delincuentes que tienen su matrícula en la UNAM o en el IPN característicamente. La universidad ha sido profanada y la indignación es unánime. Favor de tomar la bandera puma y alzar el vuelo.

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

 

 

 

Sadismo

 

 

 

Francisco Flores Legarda

 

 

 

Es un éxtasis sentir como una felicidad

nueva surge en un pasado doloroso.

Jodorowsky

 

 

El lunes tres de septiembre por la tarde, en la explanada de la Rectoría de la UNAM, una concentración pacífica de estudiantes del plantel CCH Azcapotzalco fue interrumpida violentamente por un grupo de delincuentes que en la jerga estudiantil se les conoce como porros. Como reacción, en redes y medios, se desató la “porrología”. Un saber único de lo que sólo se desarrolla en México, así de originales, en torno al vocablo porro. Se trata de un eufemismo para nombrar a delincuentes que tienen su matrícula en la UNAM o en el IPN característicamente. La universidad ha sido profanada y la indignación es unánime. Favor de tomar la bandera puma y alzar el vuelo.

 

El análisis político o lo que se pretende así, busca conspiraciones sin comprobar, especula sobre un tema oscuro que al retorcerlo puede llevar a la divagación entre el porro de derecha y el porro de izquierda. Así, como no queriendo, queda al margen el hecho delictivo. Estos grupos estudiantiles que surgieron al amparo de la animación de contiendas deportivas tienen décadas depredando la vida universitaria. Cada vez que hay un evento explosivo, como el mencionado, se demanda su erradicación y no pasa nada.

 

La golpiza que recibieron los estudiantes es la marca de una patología: sadismo. El placer de producir sufrimiento es el dato desnudo y primario. Esta patología no es privativa de los grupos llamados porriles, ya se ha instalado en los niveles de educación básica y se le conoce popularmente bajo el anglicismo de bullying. El sadismo se encuentra también en las pandillas de barrio, así como entre los jóvenes reclutados como sicarios al servicio del crimen organizado. Lo encontramos en la violencia intrafamiliar y en los feminicidios. Y hay más, sólo lo menciono para establecer que el marco y el fondo del sadismo no se restringe al campus. 

 

Al nombrar al porro se le estigmatiza y a la vez se le protege. El porro es violento y tiene una patente de impunidad al estar matriculado en una institución autónoma. Una investigación sinceramente universitaria tiene que comenzar a partir de los directores de planteles ¿Qué saben sobre los porros? Son una fuente de primera mano, no periodística. En honor a la autonomía se tiene que garantizar que las instancias de gobierno de la universidad se hagan cargo, antes que llevar el conflicto al foro de los políticos profesionales. 


Y la paradoja que viene justo a la celebración del 50 aniversario del movimiento estudiantil de 1968 y la expulsión de la figura presidencial de su territorio: el regreso triunfal del presidencialismo al campus de nuestra Máxima Casa de Estudios. Ya veremos.

  

 

Salud y larga vida.

@profesor_F

Freelance

 

 

 

Francisco Flores Legarda

panchoflores9@yahoo.com.mx

panchoflores9@hotmail.com

Twitter @profesor_F

 


Jueves, 13 de Septiembre de 2018

Cerrar ventana