Leviatán

Viva Méjico

Me emociona que les emocione que estén emocionados por la independencia de Méjico, me da harto gusto ver como en el cumpleaños de Porfirio Díaz nos pongamos patrioteros, luego el presidente en turno hace el ridículo antes miles de ridículos que se sienten ridículamente Mexicanos porque se ponen unas garras horribles que llevan tufo de campesino revolucionario, con colores patrios; la verdad es que esa ropa lo único que hace es disimular la panzota de ella y de el, de ahí en más no sirve para maldita la cosa.

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

 

 

 

 

 

Viva Méjico

 

 

 

  

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

Me emociona que les emocione que estén emocionados por la independencia de Méjico, me da harto gusto ver como en el cumpleaños de Porfirio Díaz nos pongamos patrioteros, luego el presidente en turno hace el ridículo antes miles de ridículos que se sienten ridículamente Mexicanos porque se ponen unas garras horribles que llevan tufo de campesino revolucionario, con colores patrios; la verdad es que esa ropa lo único que hace es disimular la panzota de ella y de el, de ahí en más no sirve para maldita la cosa. 

 

La cancha ideal para celebrar el grito es una ciudad rodeada de problemas, de basura y pobreza, en donde el medio informativo más criticón sucumbe ante las inyecciones atómicas de patriotería, todos los canales de radio y TV -ahora en internet quieren estar presente en un aquelarre donde las puñetas mentales engargolan las hojas de la historia, además es un buen pretexto -otro más- para destapar varios sixes de cerveza, tequila, pulque y en su caso una garra con agua celeste. ¡Viva Mejico!

 

Pareciera ser que la independencia es real y que se vive siempre una independencia que todos la sienten, y el que no la sienta y que no la célebre: ¡eeeeeeeeeputoooooo! (me lo gané por márgaro, porque yo no siento ninguna independencia)

 

Lo más paradójico es que quien dará el grito de independencia es un hombre que intentó obnubilar al país con su verbo y su carita bonita, pero sus actos de corrupción lo delataron,  cercó al país con una bola de paleros, secretarios corruptos, testigos mudos, para robarlo pero lo agarraron en la movida y ahora hasta perdón pide. Odebreacht, la casa blanca, el socavón, la casa de Malinalco y muchos casos que se me pasan de momento. Es decir, un pillo que se dice presidente del país, hace el parapeto del grito donde vanagloria a los héroes que nos dieron patria, pero el mismo no puede ser parte de la patria. ¿Entonces, cual independencia, a caso los ladrones ya nos soltaron?

 

Pero qué se puede hacer cuando millones de borregos se han creído que en realidad la independencia si está, existe y que ha servido de mucho. Para ello se contrata una buena tambora, se regalan tamales, luego se pone como acto máximo de representación un mariachi, y listo, el México que hierve en patriotismo se las arregla para que toda la lepra social se olvide para gritar Viva México, henchido de candor y para culminar se canta el himno nacional que es una apología  a la guerra, una defensa del país que se pierde en una combustión interna, pues no hay guerra, los villanos usurpadores no vienen de fuera, están aquí, son de la tubería subterránea del país, son de casa, son de adentro.

 

El himno es como asumir la segunda parte de El son de la Negra, al vulgo le emociona que suene un recuento quijotesco de fantasmas que asechan al país, aunque para ser exactos el español no es lo nuestro,  pues la lírica del himno es un poema que no se entiende a la primera.ni a la segunda, hay que entender de qué se trata con algunas horas de estudio, cosa que en general, es lo que hace falta a este país, por esa razón nos inventaron héroes, muchos de los que aparecen en los billetes con muy poco les alcanzó para ser los ídolos de la vox populi,  el remate de esa pintura llamada fake heroes” se asestó con la invención del Pípila….bella historia, pero sin sustento lógico, pues ninguna loza aguanta una andanada de disparos de aquellos calibres.

 

Pero como aun eso, no es suficiente, ahora resulta que los más patriótico es comerse unos pinches chiles en nogada con 25 ingredientes que inventaron las monjas anorgásmicas de no sé que convento, las televisoras difundirán una y otra vez la receta del platillo para que los borregos vayan corriendo a comprar menjurjes que terminan por hacer una pinchurrienta bandera en un plato. ¡Por favor! esas son frivolidades que la TV acomoda en las cabecitas mexicanas, hay más de 50 millones de pobres que el día 15 de septiembre o cualquier otro día comerán un plato de sopa y frijoles, desayunarán un pan con café y cenarán galletas de animalitos con otro café. 

 

Estos días sirven para reivindicar al ejército con lo agraviados, bañarlos, quitarles lo hediondo y presentarlos como los héroes mexicanos omnipotentes, como la última Tecate en el Azteca, como si los asuntos de Ostula, Tlatlaya, Ayotzinapa, y muchas otras efemérides de sangre ya se hubieran olvidado, ¡Ah! pero los chilangos son felices, les encanta ir al desfile a aplaudirles. Lo que me llena de satisfacción es que los carros del ejército que presentan son los mismos desde 1968, y no se preocupen por la guerra que pudiera venir para ponerlos a trabajar, la guerra es intestina, y creo que nadie está trabajando en eso…..viva Méjico..

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com

FB: Ramón Quintana W.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com


Ramón Quintana Woodstockes Licenciado en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Licenciado en Psicología, con maestría en Investigacion. Es oriundo de Cd. Juárez en la zona poniente-periferica. Es comunicador en el IMER, fotgrafo de ocasión y columnista por necesidad. FB: Ramón Quintana Woodstock. El-mail: refrigerador97@hotmail.com

 


Lunes, 17 de Septiembre de 2018

Cerrar ventana