Gotera

      

De la Redacción

    Agüita bendita.
    En la tómbola de fin de año de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (Jmas), todos los desafortunados pagan, o se las cortan.
    En esa especie de siniestro sorteo, las máquinas impresoras del negocio más jugoso de la región, asignan al azar 'adeudos' entre los miles y miles de clientes cautivos (aquí sí hasta con la acepción de esclavos).
    Y es que aparte de cervecereos, casi todos los juarenses tienen la costumbre de tomar agua.
    Así ocurre durante el mes en curso, cuando a decenas ¿centenas o miles? de paganos le fueron entregados  recibos con mágicos adeudos de 500, 1000 o más pesos.
    Claro que muchos lo rechazan de inmediato y sencillamente no pagan, pero ya con la mitad de los incautos que apoquinen el negocio está hecho.
    Porque además de pavo, los chapeteados directivos y empleados de la Junta Particular, perdón, Municipal (o más bien estatal) de aguas deben recibir sus bien engordados aguinaldos...y adivine usted quién los paga.


Jueves, 08 de Noviembre de 2018

Cerrar ventana