DesdeJuarez

Juárez. żCiudad resiliente?

María Luisa García Amaral, además de llamarme pendejo a la menor oportunidad, me decía que la ciudad era la costra de las relaciones sociales. Que en la ciudad se ve reflejada la manera en que la gente vive.

Ciudad Juárez es sucia. Evidencia de ello son los eventos que se anuncian en los postes de la ciudad, la mayoría de mediana calidad e intrascendentes culturalmente, violan los reglamentos municipales, ensucian y a cambio los juarenses les damos nuestro dinero.

Juan Hernán III Ortíz Quintana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juárez. ¿Ciudad resiliente?

 

 

 

 

Por Hernán Ortiz

 

 


María Luisa García Amaral, además de llamarme pendejo a la menor oportunidad, me decía que la ciudad era la costra de las relaciones sociales. Que en la ciudad se ve reflejada la manera en que la gente vive.

 

Ciudad Juárez es sucia. Evidencia de ello son los eventos que se anuncian en los postes de la ciudad, la mayoría de mediana calidad e intrascendentes culturalmente, violan los reglamentos municipales, ensucian y a cambio los juarenses les damos nuestro dinero.

 

Una ciudad donde las políticas de accesibilidad son una burla con coladeras abiertas en las rampas, pendientes más pronunciadas que las de los estacionamientos y adoquín para el paso de silla de ruedas. Una ciudad que no refleja el más mínimo respeto ni a normas, ni a personas, ni a instituciones. Tan poca es la seriedad de las instituciones gubernamentales que vivimos en una ciudad donde la policía estatal es baleada en su propio cuartel. No una sino CUATRO veces.

 

Juárez es una ciudad de migrantes, siempre lo ha sido. Pero ahora tiene miedo a la gente extraña, olvidando que es la fauna extraña lo que le ha dado vida. Este sentimiento se ve en la gran cantidad de murallas que se construyen para que la gente no se mezcle, sino que sólo vivan en el fraccionamiento los que demuestran tener recursos o posibilidad de vivir dentro de las murallas. Aun, como diría el Chito, sin saber si están durmiendo con el enemigo.

 

¿Ciudad deprimida? Las calles oscuras, por oscuros intereses. Las calles abiertas como ¿cicatrices del alma? Según datos del INEGI, Chihuahua es de los primeros lugares en suicidios en el país. Juárez tiene casi la mitad de la población de Chihuahua. Es algo que debería llamar nuestra atención. ¿Por qué se deprime la gente? No lo sé. En charlas me han dicho que tal vez sean las elevadas expectativas que se van formando en las redes sociales. Pienso que eso es muy estúpido. Pero también recuerdo que vivimos en una ciudad donde es un negocio, usar magia para manipular a las personas, que se enamore, que me mire, que regrese, amarres y desamarres… Sí confiamos en la magia no sólo para construir relaciones sociales sino para manipularlas, sí somos un pueblo con una muy mala educación, si consideramos que el artículo tercero dice:

 

“El  criterio  que  orientará  a  esa  educación  se  basará  en  los  resultados  del  progreso  científico,

luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios.”

 

Esta ciudad donde vivo, es una ciudad sucia, llena de baches, con infraestructura de mala calidad, banquetas que se rompen por la complicidad de malos constructores e inspectores de obra pública, donde la prioridad es que circulen las mercancías, no las personas, donde caminar es un deporte extremo, donde las bardas separan a la población, donde se abren centros comerciales con negocios que mucha gente nunca tendrá recursos para visitar y donde en la clandestinidad se abren mercados donde se compra desechos de enseres y ropa para simular que se puede vivir mejor.

 

Con un poco de cuidado, se puede observar que la ciudad demuestra las relaciones de indiferencia, corrupción, robo y tranza.

 

Pero también, se puede ver como hay gente que ha tomado espacios públicos para construir algo distinto. Pienso en la Plaza Cervantina, el Bazar del Monu, los jóvenes que practican parkour en el Parque Oriente. Si alguien se da la oportunidad de vagar por la ciudad, puede ver una gran cantidad de murales impresionantes a lo largo de la ciudad. Quetzalcoatl en el desierto, animales africanos, paisajes fantásticos, Uma Thurman y John Travolta en una escena de Pulp Fiction.

 

Aquí esta lo curioso, el gobierno ha permitido una ciudad corrupta y deprimente. La población ha buscado formas de embellecerla. Claro se puede decir que la corrupción empieza con el ciudadano, pero al ciudadano no le pagan para que cumpla y haga cumplir la ley.

 

La esperanza, la oportunidad para vivir en una ciudad mejor está en que nuestros gobiernos no son eternos, pero los que queremos a Juárez, sí.

 

 

 

 

Hernán Ortiz
jhiiio@hotmail.com

jhortiz@uacj.mx

 

 

No al despojo de la tierra.
PARTICIPA:
http://noalcercoenlomas.wordpress.com


 

 Hernán Ortiz, Maestro en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y antropólogo por la Universidad Veracruzana. Actualmente  desempeña como Docente Investigador en la UACJ y es director de la Organización Ciudadanos por una Mejor Administración Pública (http://www.cimap.org.mx)

 

 


Martes, 20 de Noviembre de 2018

Cerrar ventana