Gotera

    

De la Redacción

    No, no y no¡¡
    Tundido por la delincuencia, para desgracia "de los que menos tienen, menos saben y menos pueden", el gobernador durante su corto mandato no ha dudado en suplicar en público le sean enviados tanto soldados como policías federales ya para la sierra, los ingobernables municipios aledaños a la capital, o Juárez.
    Igual, de manita sudada, feliz ha trabajado con el club de delegados y subdelegados del extenso abanico de dependencias federales y descentralizadas en la entidad.
    Pero a la víspera de un nuevo gobierno central, Corral no quiere cambios ni en una cosa ni en la otra. Con ese ánimo agrio se da a la tarea de organizar en la mezquindad a los gobernadores de su partido.
    Y lo hace cobijado e impulsado por la clase adinerada, el sindicato patronal porque, así lo hace parecer: tampoco quiere la separación del poder económico del poder político. Duele el destete.
    No quiere lo que sería una Guardia Nacional y prefiere el evidente y añoso fracaso demostrado de las fuerzas federales, y con ello el de su propia policía, en zonas como la serrana y la fronteriza. A saber qué ganancia hay en ese río revuelto.
    Se niega a un sólo representante estatal del gobierno lopezobradorista. Quizá por que ya no será él quien decida --o sus pares en los respectivos estados-- a que individuo prefiere como embajador. No quiere supervisión.
    Total que por estos días a los panistas no hay chile que le embone, chillan y patalean, claro...todavía con la gruesa daga electoral hundida hasta la empuñadura.


Miércoles, 28 de Noviembre de 2018

Cerrar ventana