Leviatán

Roma. La radiografía de una colonia fifí

Llegué a la función con muchas expectativas, traté de no ver ningún guión anterior o alguna sinopsis que me direccionara la forma de ver la película.


Hay que destacar que los dos grandes monstruos Cinemex y Cinépolis quedaron exentos de la distribución fílmica, como se sabe Hollywood es el principal proveedor de materia prima, por lo tanto, los balazos, violencia, el sexo y la sangre nunca son faltantes. Ello direcciona la forma de ver y de interpretar el resultado de un filme, nos indica qué es bueno y qué es malo en el mundo de la pantalla grande.

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

 

 

 

 

 

Roma. La radiografía

 

de una colonia fifí

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock

 

 

Llegué a la función con muchas expectativas, traté de no ver ningún guión anterior o alguna sinopsis que me direccionara la forma de ver la película.

 

Hay que destacar que los dos grandes monstruos Cinemex y Cinépolis quedaron exentos de la distribución fílmica, como se sabe Hollywood es el principal proveedor de materia prima, por lo tanto, los balazos, violencia, el sexo y la sangre nunca son faltantes. Ello direcciona la forma de ver y de interpretar el resultado de un filme, nos indica qué es bueno y qué es malo en el mundo de la pantalla grande.

 

El primer apunte: Roma es una película para jóvenes que ya hayan cursado la instrucción preparatoria o en su defecto que se haya informado sobre temas claves que acompañan el largometraje ya que se vale de acontecimientos sociales en el México de los setentas que solo quien ha sido instruido sobre los mismos, sabrá interpretarlos, pero sobre todo, asignarles un valor histórico que va concatenado con la trama. Quien no sepa lo de “El Halconazo”, verá el filme sin pena ni gloria y no podrá hilar las escenas, será una película más que quedará en el inconsciente con dos características latentes:  es lenta y es larga.

 

En este sentido siento que la película no es para comer palomitas, es para aquellos que gustan de una cinematografía meramente artística, conceptual, deductiva, hay que ejercitar el cerebro y por lo tanto no te expone nada masticado, de hecho hay que masticarla. Llevar a la novia pensando que van a pasar un momento meloso, definitivamente Roma es la película equivocada.

 

Segundo apunte: Para la gente que vivió esa etapa, es relevante porque desentierra amplios recuerdos que ya no volverán, cosas que fueron tan sencillas, que ahora se perciben impensables, como el hecho de sentarse a ver la TV en familia -en aquella época- sin ninguna repercusión bochornosa con la que tuvieras que sonrojarte junto a tus padres o a tus hijos. Roma desempolva marcas, situaciones, tradiciones, eventos que ya no se ven desde hace muchos lustros en la cotidianeidad del mexicano. El filme que está a blanco y negro abona a ese cúmulo de emociones que el director logra sincronizar con paneos tan solo de segundos.

 

Tercer apunte: Quien familiariza los pequeños detalles como el Choco-milk, los huevos tibios o Coca-cola, ejercitará una empatía automática, y con tan solo eso, la película tendrá un valor nostálgico, que rechinará en el corazón del mexicano más insensible. Lo anterior se puede separar de las actuaciones; una cosa es la escena ambientalista y otra el desempeño de la Tavira y las oaxaqueñas Yalitza Aparicio y Nancy García. No obstante, todo junto, logra una armonía digna de verse, pero insisto: si no se está familiarizado con personajes como el profesor Zobek o Ensalada de Locos…la película no será digerida como quien si conoce a los personajes en mención.

 

Cuarto apunte:  Quienes vivieron en la Colonia Roma de la Ciudad de México, le podrán dar un valor agregado, porque ellos conocen bien los cines, el tranvía, la música, el afilador, al camotero y las calles. Por eso es importante que la obra sea evaluada por los que sobramos, aquellos que no tenemos ninguna relación con chilangolandia. Si este trabajo llega a conmover a los “provincianos” habrá mucha ganancia. Pero pareciera que el trabajo de Cuarón, no solo acaparó a los que no nacimos en la Roma, en la tierra de Trump ya es un suceso y también en Europa.

 

Quinto apunte: Hay que tenerle mucha paciencia, -me refiero a los que no somos cinéfilos, escritores o críticos de cine-. Si la graficamos en una campana de Gauss, la escena fuerte llega a la punta después de casi una hora de rodaje. Transcurre otro cúmulo de minutos para que aparezca otra escena clave y nuevamente hay un gran espacio lento en donde la tercera escena clave es la voz del mar, que se suma como gran actor, después de esas tres escenas vertebrales, que se dispersan mucho una de la otra, la película termina dos horas después, a mi me dejó esa sensación de querer más.

 

No más apuntes.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com

FB: Ramón Quintana W.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com


Ramón Quintana Woodstockes Licenciado en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Licenciado en Psicología, con maestría en Investigacion. Es oriundo de Cd. Juárez en la zona poniente-periferica. Es comunicador en el IMER, fotgrafo de ocasión y columnista por necesidad. FB: Ramón Quintana Woodstock. El-mail: refrigerador97@hotmail.com

 

 


Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

Cerrar ventana