chileKNqueso

Horror econůmico


Casi todos los adultos desean llegar a
ser como un niño que juega a lo que quiere
.
Jodorowsky


He leído comentarios incisivos hacia el director de PEMEX, Octavio Oropeza Romero, referidos a su insuficiente “saber técnico” sobre la materia de la empresa que dirige (lo mismo se podría atribuir a Manuel Bartlett al frente de CFE) Lo que sí me parece es que el encargo está en relación directa con su jefe, el presidente Andrés Manuel López Obrador. Él les tiene confianza para recuperar el control del Estado sobre sus empresas, a fin de cuentas, es el objetivo estratégico que se ha propuesto y nos propuso durante su campaña. Como toda estrategia, esta no avanza como cuchillo en mantequilla, por el contrario, pincha en hueso dirían los taurinos y genera inconvenientes, le exige al gobierno operar movimientos tácticos, lo que se ha reprochado como improvisación.

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

 

 

 

 

Horror económico

 

 

 

 

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

Casi todos los adultos desean llegar a

ser como un niño que juega a lo que quiere.

Jodorowsky

 

 

He leído comentarios incisivos hacia el director de PEMEX, Octavio Oropeza Romero, referidos a su insuficiente “saber técnico” sobre la materia de la empresa que dirige (lo mismo se podría atribuir a Manuel Bartlett al frente de CFE) Lo que sí me parece es que el encargo está en relación directa con su jefe, el presidente Andrés Manuel López Obrador. Él les tiene confianza para recuperar el control del Estado sobre sus empresas, a fin de cuentas, es el objetivo estratégico que se ha propuesto y nos propuso durante su campaña. Como toda estrategia, esta no avanza como cuchillo en mantequilla, por el contrario, pincha en hueso dirían los taurinos y genera inconvenientes, le exige al gobierno operar movimientos tácticos, lo que se ha reprochado como improvisación.

 

Se choca con los criterios establecidos por la tecnocracia, la cual se abrió paso para combatir la corrupción que dejó el gobierno de José López Portillo, grupo de técnicos que se propuso una difusa y nunca lograda renovación moral de la sociedad. Con sofisticación -nunca tan bien aplicada la palabra pues tiene como antecedente filológico la palabra sofisma- se vendió que por sí mismas las corridas estadísticas y las fórmulas de cálculo eran herramientas para modernizar al país. El saber técnico es neutral, no tiene intereses ni pasiones, se presumía.

 

Era el supuesto para desarticular la corrupción, “los datos duros” pues. Se requirió de modificaciones sucesivas a la Constitución, mismo que tuvieron su tiempo culminante durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Y así, el saber técnico, los tecnócratas, mejor dicho, creyeron cumplimentados los detalles de su reinado. La extracción de recursos públicos a costa de la precariedad de millones.

 

Todo bajo una decadente normalización de los mercados que no se conmovían la mayor cosa ante la proliferación de las actividades delictivas. Se normalizaron las muertes violentas, las desapariciones, las extorsiones. Lo valioso ha sido mantener la salud de las variables macroeconómicas. Sin considerar ese valor intangible llamado confianza, el cual tiene sus ejes en la honestidad y el respeto. X, Y, escamoteado en las láminas de presentación de los tecnócratas que llevaban a Wall Street.

 

Es hasta ahora que se comienza a desmontar el horror económico en el que refundieron a México, la industria del saqueo de la cual el robo de combustible es sólo uno de sus rostros.

 

Cuando los que tienen mucho qué decir nada dicen. Enterarnos de las alertas del robo de combustible que detectaba Francisco Gil Díaz. Enterarnos sobre la verdad sobre una campaña que hablaba de la CFE como una empresa de “clase mundial cuando la dirigía Alfredo Elías Ayub. Enterarnos, por boca de Emilio Lozoya Austin, si llegó a la dirección de PEMEX por sus prolijas habilidades técnicas o por estar al servicio de exclusivos intereses privados.

 

Enterarnos, aunque sea escrito sobre una servilleta, acerca de las concesiones o beneficios otorgados derivados de la reforma energética que recayeron en funcionarios, exfuncionarios, políticos o empresarios cómplices. Algo debe saber Pedro Joaquín Caldwell.

 

La explosión del ducto de gasolina en Tlalhuelilpan, Hidalgo, el viernes 18 de enero de 2019, es consecuencia anunciada del despojo sistemático al que la población fue invitada en calidad de cómplice y de chivo emisario.


 

Salud y larga vida

 

 

Profesor por oposición de la Facultad de Derecho de la UACH

@profesor_F

Freelance

 

 

 

Francisco Flores Legarda

panchoflores9@yahoo.com.mx

panchoflores9@hotmail.com

Twitter @profesor_F

 

 

 


Viernes, 01 de Febrero de 2019

Cerrar ventana