Leviatán

El duelo de los futbolistas que pierden un clásico

Los domingos es religiosamente el desayuno acompañado de periódicos como el Universal, en éste me une un vinculo afectivo, ya que ahí reportea David Fuentes, periodista que salió de Televisa Juárez básicamente coaccionado por Héctor González. David se cayó ´parriba, ahora es un ínclito investigador, que se codea con Héctor de Mauleón y más de tres veces ha sido citado por Sergio Sarmiento, anda con los grandes de la pluma.

Leo en el Universal: “Redes exhiben fiesta de jugador de Chivas tras perder el clásico” “Por un video de Instagram quedó evidenciado que rápido olvidaron la derrota del América”.

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

 

 

 

 

 

El duelo de los futbolistas

 

que pierden un clásico

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock

 

 

Los domingos es religiosamente el desayuno acompañado de periódicos como el Universal, en éste me une un vinculo afectivo, ya que ahí reportea David Fuentes, periodista que salió de Televisa Juárez básicamente coaccionado por Héctor González. David se cayó ´parriba, ahora es un ínclito investigador, que se codea con Héctor de Mauleón y más de tres veces ha sido citado por Sergio Sarmiento, anda con los grandes de la pluma.

 

Leo en el Universal: “Redes exhiben fiesta de jugador de Chivas tras perder el clásico” “Por un video de Instagram quedó evidenciado que rápido olvidaron la derrota del América”.

 

¿Entonces no es bueno olvidar? ¿hasta qué grado es necesario conservar esa furia deportiva? El chamaco deseaba celebrar su cumpleaños, pero como perdieron dos partidos al hilo, ¿debió haberse abstenido de hacer fiestas? ¿tampoco podía salir al antro? ¿debió irse a la iglesia a rezar tres Padres Nuestros? ¿en dónde se entierra un partido perdido? ¿hay algún sitio donde se lleven a cabo las exequias?...

 

Esa nota me lleva a pensar que el jugador estaba obligado a guardarse, no beber y tener un duelo obligado, porque las redes son inclementes. Ahí se critica todo lo que hacemos TODOS, solo que unos lo hacen en secreto y otros también. El asunto es, que el que se deja ver pierde, ese es el juego maldito: hazlo sin que te vean, si te filman ya valiste. En un país colmado de borrachos, nos hace daño ver que otro se empine la botella, ¿y cómo no quieren que lo haga si es lo que le han enseñado, o lo aprendió en Plaza Sésamo?...es futbolista, no doctor.

 

En los estadios lo que abunda no es el futbol, son los alcohólicos, los hay de aquellos que son periódicos y los consuetudinarios, el caso es que en este país, fácilmente el 85% de la población tiene problemas de alcoholismo, pero no lo sabe y si lo sabe se hace pendejo. Vean todas las bromas que aparecen en las redes relacionadas a los borrachos, a veces porque es fin de semana o porque hace calor, hasta en las rapiñas sale lo borracho, se roban la cerveza como si aquello fuera la piedra filosofal. Pero eso causa mucha gracia, muchísima.

 

La imagen que se tiene de un alcohólico es aquella de un hombre meado, tirado en la calle, nadie jamás aceptará que tiene problemas con la bebida porque nunca se ha meado y acude al trabajo regularmente, y sentencia: “yo casi no tomo, nomas el fin de semana”, “a  mi no me domina el alcohol por eso nunca falto al trabajo” o, “a medios chiles hasta manejo mejor” Pero no se da cuenta de su adicción con pequeños síntomas como: “si voy, pero qué va a haber de beber”, “la fiesta está bien aburrida, no hay nada qué tomar”…Entonces aparece un joven en las redes sociales que solo manifiesta lo que bien aprendió de la sociedad, pero se le fustiga porque es futbolista, además perdió dos partidos y está obligado a estar triste. -¡qué no sabe ese idiota que con su derrota afectó al país y todavía se atreve a irse de pedo!

 

Yo no sabía que al perder un clásico conllevaba enlutarse. Por favor, alguien que me explique eso, ya que lo que los psicólogos tratamos de darle seguimiento al duelo a través de cinco etapas que identificamos: Negación, ira, negociación, depresión, aceptación.  Quien se dedique a dar terapias y haya atendido a un futbolista que padezca de duelo porque perdió un clásico, háganmelo saber, deseo conocer su conducta, ¿qué pregunta, qué dice, se abraza de la pelota y llora, su duelo se mide, comparado con qué, con un legrado, un atropello, un asesinato a mano armada? ¿es un duelo parecido a la pérdida de una madre, de un tío, de un hermano? ¿en su casa no se hacen fiestas durante una semana, un mes, un año, cuánto es prudente?

 

¿Cómo es el pesar de un joven que pierde un clásico? ¿se hace  pijamada vestidos de negro?  Don Jorge Vergara, le ofrezco mis servicios gratuitos, además de ser psicólogo, soy investigador, tal vez Conacyt, con este próximo título me acepte en el doctorado: “LOS DUELOS DE LOS FUTBOLISTAS QUE PIERDEN UN CLÁSICO AFECTAN A LA NACIÓN”. No sé si sea bueno este: “CANTEMOS EL HIMNO MIENTRAS BEBEMOS CERVEZA EN EL ESTADIO AZTECA; EL DIARIO DE UN ENLUTADO QUE PIERDE UN CLÁSICO. ESTUDIO DE CASO”.

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com

FB: Ramón Quintana W.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com


Ramón Quintana Woodstockes Licenciado en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Licenciado en Psicología, con maestría en Investigacion. Es oriundo de Cd. Juárez en la zona poniente-periferica. Es comunicador en el IMER, fotgrafo de ocasión y columnista por necesidad. FB: Ramón Quintana Woodstock. El-mail: refrigerador97@hotmail.com

 


Miércoles, 20 de Marzo de 2019

Cerrar ventana