La Nota Nostra

Secuestrador…

debes de estar muy enojado con la vida por haberte dado tan poco y por no ser nadie ni nada. Eres uno de tantos delincuentes que se pierde en un universo de inservibles, que decidieron no ir a la escuela y pasársela viviendo la fiesta eterna, drogándose y allegándose dinero de la manera más baja, ruin y corriente. Pero te diré que la vida no es injusta, y que cada quien es sastre de su propio destino.

Como psicólogo entiendo tu amplia y generosa envidia: ¿cómo soportar a un joven exitoso, que va a la universidad? Comprendo la rabia que circula por tu cuerpo cuando vez a la gente feliz, sonriendo y logrando sueños, tu conducta patológica radica en que tu primer circulo social te enseñó muchas cosas, otras tu aprendiste, pero ninguna buena.

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Secuestrador…

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock

 

 

debes de estar muy enojado con la vida por haberte dado tan poco y por no ser nadie ni nada. Eres uno de tantos delincuentes que se pierde en un universo de inservibles, que decidieron no ir a la escuela y pasársela viviendo la fiesta eterna, drogándose y allegándose dinero de la manera más baja, ruin y corriente. Pero te diré que la vida no es injusta, y que cada quien es sastre de su propio destino.

 

Como psicólogo entiendo tu amplia y generosa envidia: ¿cómo soportar a un joven exitoso, que va a la universidad? Comprendo la rabia que circula por tu cuerpo cuando vez a la gente feliz, sonriendo y logrando sueños, tu conducta patológica radica en que tu primer circulo social te enseñó muchas cosas, otras tu aprendiste, pero ninguna buena.

 

Has desechado el valor del esfuerzo, porque nadie te dijo cómo era ni como se llega, tu coraje viene de muy adentro, es esa parte que no pudiste ser y que te convierte en energúmeno, es ahí cuando culpas a la vida y al sistema, y en un flash ya eres todo un asesino….

 

No hay lugar, no hay forma, no hay convenio, no hay trato, no hay espacio en esta tierra donde omitas tu castigo. Antes de que mueras amortizarás todo, absolutamente todo, nadie, absolutamente nadie se va de aquí sin pagar la cuenta, sin saldar la factura de los daños. Siempre se cumple, a veces se nos olvida el daño que hicimos, pero la vida jamás se resetea, la vida no olvida. En el índice de sus memorias la vida menciona un capítulo que dice: “el que obra mal se le pudre el culo” y en su prólogo, se explica con detalle que el autor de nuestros días ha dejado un mensaje para aquel que es justo pero también otro para los inicuos. Mahoma lo dijo: “Quien asesine a un creyente con premeditación será condenado a permanecer eternamente en el Infierno, además caerá en la ira de Dios, y recibirá su maldición y un castigo terrible” (Corán 4:93).

 

Pero tu, secuestrador, no asumas que el infierno está después de la muerte, no es tan fácil librarse, crees que muriendo, todo se arregla, pues no, la ley de la vida te hundirá en vida, porque así lo dice la ley del Talión en el Código Hammurabi: “el que mata a espada, perecerá por la espada”, nadie escapa del daño que hace matando a otro con alevosía y, porque quien anda mal, termina mal, la ley universal del Boomerang así lo dice, “todas las cosas malas y buenas que haces a otra persona volverán tarde o temprano, muchas veces más temprano que tarde”….pero vivirás para sentirlo, para palparlo, para sufrirlo….no hay vuelta de hoja….

 

Tu conducta hará que toda esa ralea que te protege y que te vanagloria se funda en lo más profundo del sufrimiento, y no porque yo lo diga, porque así lo sentencia la palabra de la biblia que tu religión practica: “El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre” (Génesis 9:6). Pero si crees que tatuándote una virgen, o yendo a la Villita sanarás todo ese daño, estás muy equivocado. Newton lo sentencia en su tercera ley: “causa y efecto”, a toda acción obedece una reacción, es decir, nada pasa en esta tierra sin que tenga consecuencias.

 

Nadie sabe cómo ni cuando será el final de tus días secuestrador, y mucho menos se sabe cuál es el billete de cambio para pagarle a la vida el daño que le has hecho, quienes saben de ti, lo que haces y quienes están contigo serán perseguidos por la guadaña de la conciencia, tus sueños no serán limpios ni sanos, y se perfectamente que le tendrás miedo al espejo y lo evadirás, y que tu consumo se incrementará para poder dormir, para olvidar lo que has hecho, pero atención, ese tipo de anestesia no sirve, aun no se inventa un borrador que limpie la roña del corazón, al menos no en esta vida.

 

Vivirás muchos años para sufrir en vida, la tuya y en la de tus patrocinadores, esos que te aplaudieron cada evento como si fueras un héroe. Larga vida señor…espero que sea muy larga. 

-----------------------------------------------

 

A los padres de Norberto Ronquillo: un abrazo enorme, del tamaño de mi Ciudad Juárez. Estamos con ustedes. -¡Qué Norberto llegue a la Gloria, se la merece!

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com

FB: Ramón Quintana W.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
refrigerador97@hotmail.com


Ramón Quintana Woodstockes Licenciado en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Licenciado en Psicología, con maestría en Investigacion. Es oriundo de Cd. Juárez en la zona poniente-periferica. Es comunicador en el IMER, fotgrafo de ocasión y columnista por necesidad. FB: Ramón Quintana Woodstock. El-mail: refrigerador97@hotmail.com

 


Lunes, 10 de Junio de 2019

Cerrar ventana