Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Perdido en el Paraíso


Miguel Ángel Sánchez de Armas


             El domingo en la mañana fui a Bellas Artes a comprar un boleto con descuento de viejito para el concierto del 35 aniversario de Ramón Vargas. Cuando conducía por Lázaro Cárdenas y recordaba los días felices de la avenida del Niño Perdido, escuché un aullido de mil gargantas que me puso los pelos de punta.

              Pensé que otro sismo se avecinaba y por instinto busqué un lugar alejado de cables eléctricos, ventanales y edificios peligrosos. Frené a la mitad de la calle. Los gritos eran de terror, pensé, pero no escuchaba la alerta sísmica. Al escudriñar los alrededores vi algo que me confundió: caras alegres tras los volantes, autos que zigzagueaban juguetonamente, pulgares apuntados al cielo, bocinazos de salutación y no mentadas de madre para quien estaba detenido en el centro de la arteria, fuera del auto, colgado a la puerta abierta y con expresión de espanto.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA SUCESIÓN EN LA UACJ PARA EL PERIODO 2018-2024


Leobardo Alvarado


La sucesión en la rectoría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) esta próxima. Hasta hoy en día la situación es de polarización. Contrario a lo que algunas voces sugieren en cuanto a que pesará la división de grupos en la elección, tal vez lo que hay es un alto potencial para caminar en el sentido de la construcción de un proyecto universitario académico. La pregunta que debe hacerse es si por encima de nombres y posturas personales y de grupo, por primera vez las y los académicos, estudiantes y administrativos de la UACJ en conjunto pueden ponerse por encima de las discusiones que actualmente están en los extremos, para de manera abierta buscar construir un consenso de un proyecto académico para la comunidad universitaria y que beneficie a la ciudad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Anticipan Venezuela y Argentina una ciclogénesis económica en América Latina?

Germán Gorraiz Lopez

La conjunción de una nueva crisis del petróleo que podría elevar los precios hasta los 100 $ el barril para finales del 2018 con la excesiva fortaleza del Dólar podría provocar una ciclogénesis económica en América Latina y el Caribe.

La tormenta perfecta: Petróleo y Dólar

Los principales países desarrollados cuentan con reservas estratégicas de petróleo que destinan exclusivamente para uso en situaciones críticas para garantizar el consumo interno durante un par de meses, inventarios que habrían sufrido una caída por debajo de la media de los últimos cinco años. Ello, aunado con un aumento de la demanda energética mundial cercana a 1,5 millones de barriles al año, el recorte de producción pactado entre Rusia y la OPEP y una peligrosa caída de la producción en países como Venezuela (600 mil barriles menos al día), Angola (300 mil barriles menos al día), posibles disrupciones en el bombeo de países inestables como Nigeria y Libia y el incremento de sanciones de EEUU a Irán podría desembocar en un recorte de 1,5 millones barriles, lo que conllevará un peligroso incremento de los precios del crudo hasta niveles de los 100 $ barril para finales del 2018.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Escribir en las tinieblas

En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

Escribir en las tinieblas

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

 

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

 

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.

 

Sus palabras me atravesaron el corazón como un rayo y me iluminaron cual relámpago salido de un cielo sin nubes. Grossman tiene la valentía de oficiar en el altar de la palabra cuando por doquier se mueven fuerzas para secuestrarla y encapsularla, lo mismo en las fronteras del Medio Oriente que en Sudamérica que a lo largo y ancho de nuestro país, de nuestro estado, de nuestro municipio, mientras casi todos miramos con la indiferencia sombría del verso de Martín Niemöller: Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo.

 

De la edición del New York Times del domingo 13 de mayo tomo unos párrafos de la conferencia de David Grossman:

 

“No es fácil hablar de uno mismo, así que antes de abordar mi experiencia como escritor quisiera hacer unas observaciones sobre el impacto que un desastre, una situación traumática, tiene en el conjunto de una sociedad y de un pueblo. De inmediato recuerdo las palabras del ratón en el cuento de Kafka, cuando al caer en la trampa y mientras el gato se abalanza sobre él, exclama: ‘Cielos, el mundo se hace más estrecho cada día’.

 

“Sí. Tras muchos años de vivir en la extrema y violenta realidad de un conflicto político, militar y religioso, puedo decir con tristeza que el ratón de Kafka tenía razón: cada día que pasa el mundo disminuye y se hace más angosto. También puedo hablar del vacío que lentamente se genera entre el ser humano individual y la caótica y violenta situación externa en la que vive. Esta situación es la que le dicta la vida en todos los aspectos.

 

“Este vacío se llena rápidamente con apatía, con cinismo y, más que nada, con la desesperanza que alimenta situaciones distorsionadas y en ocasiones las hace perdurar durante generaciones.

 

“De ahí que uno se convenza de que tal vez es mejor no pensar y optar por no saber, en la creencia de que se está mejor si se deja en manos de quienes ‘saben más’ la tarea de pensar y dictar las normas morales: Más que todo, me va mejor sin sentir tanto… por lo menos hasta que esto pase. Y si no pasa, por lo menos alivié en algo mi sufrimiento mediante un útil adormecimiento, me protegí lo mejor que pude con ayuda de un poco de indiferencia, una pizca de sublimación, algo de ceguera intencional y grandes dosis de autoanestesia.

 

“En otras palabras, por el perpetuo y muy real miedo a ser herido o muerto, o a una pérdida insoportable, o incluso hacia la simple humillación, todos y cada uno de nosotros, los ciudadanos del conflicto -en realidad sus prisioneros- atemperamos nuestra actividad y nuestro diapasón cognoscitivo interno con múltiples capas protectores que terminan por ahogarnos.

 

“El ratón de Kafka tiene razón: cuando el predador ataca, el mundo en verdad se hace cada vez más estrecho, lo mismo que las palabras que lo describen. Desde mi experiencia, puedo decir que las palabras con las que los ciudadanos de un conflicto prolongado nombran su predicamento se hacen más superficiales en la medida en que el conflicto perdura. El lenguaje gradualmente deviene en clichés y en frases hechas a partir de la fraseología de las instituciones que administran el conflicto -el ejército, la policía, las oficinas de gobierno- y rápidamente se filtra a los medios que dan cobertura al conflicto, germinándose un lenguaje aún más astuto diseñado para dar al auditorio versiones de fácil digestión que en última instancia se trasfunden al idioma íntimo y privado de los ciudadanos del conflicto, incluso si lo niegan.

 

“En realidad este proceso es más que comprensible. Después de todo, la riqueza natural del idioma y su capacidad de tocar los hilos más delicados de la existencia, puede dañar profundamente en la medida en que nos recuerda la generosa realidad de la que estamos siendo desposeídos, de su verdadera complejidad y sutileza. Y conforme permanece este estado de cosas, y se hacen más huecas las palabras usadas para describirlo, el discurso público disminuye y lo que prevalece son las banales acusaciones entre enemigos o entre adversarios políticos en el mismo país. Lo que queda son los clichés que usamos para describir a nuestros enemigos y a nosotros mismos: en última instancia una colección de supersticiones y crudas generalizaciones en las que nos enredamos nosotros mismos y envolvemos a nuestros enemigos. Sí, el mundo en verdad se está haciendo más angosto.

 

“No pienso únicamente en el conflicto del Medio Oriente. En todo el mundo hoy, billones de personas enfrentan un ‘predicamento’ de una u otra naturaleza en el cual la existencia personal y los valores, la libertad y la identidad, están bajo amenaza.

 

“Es en esta realidad en la que nosotros los autores y poetas escribimos. En Israel y en Palestina, en Chechenia y en el Sudán, en Nueva York y en el Congo. En ocasiones, después de varias horas de escribir, pienso que en ese mismo instante otro escritor a quien no conozco está en Damasco o en Teherán, en Kigali o en Belfast, igual que yo inserto en una realidad preñada con tanta violencia, indiferencia y disminución y entregado a esta quijotesca artesanía de la creación. Tengo un aliado distante que no me conoce, pero juntos tejemos una red intangible y de enorme poder: el poder que puede cambiar el mundo y que puede crear mundos, el poder de hacer que los mudos recuperen el habla, el poder para sanar a la humanidad en el sentido profundo que el tikkun tiene en la cábala.

 

“Los escritores sabemos que cuando escribimos, sentimos al mundo moverse. Es flexible, preñado de posibilidades. Ciertamente no está congelado. En donde quiera que permea la existencia humana no hay congelamiento o parálisis y en realidad no hay status quo, aunque muchos se empeñan en hacernos creer que el status quo existe. Cuando escribo, incluso en este momento, el mundo no se me viene encima y no se hace angosto, sino que insinúa gestos de apertura hacia posibilidades futuras.

 

“Escribo, y siento cómo el uso correcto y preciso de las palabras es cual remedio para una enfermedad, como un purificador del aire. Aspiro, y al exhalar, expulso las suciedades y manipulaciones de los rufianes de la palabra y de la variopinta gama de violadores del idioma. Escribo, y siento cómo la ternura e intimidad que tengo con las palabras, con sus diferentes capas, con su erotismo, con su humor, con su alma, me devuelven el ser que fui antes de que fuera nacionalizado y confiscado por el conflicto, por los gobiernos y los ejércitos, por la desesperación y la tragedia.

 

“Escribimos. El mundo no se nos está cerrando. Qué afortunados somos. El mundo no se está haciendo más angosto”.

 

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Perdido en el Paraíso
Medio pan y un libro
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
Memoria de Manuel Buendía
El síndrome Genovese
Elogio del periodismo
El político y el creador
Memoria de Los heraldos negros
El Mago de Xalapa
Tan lejos de Dios y tan cerca de Trump…
Amo y señor de la palabra
El gran Satán
''Píntame angelitos negros…''
18 de marzo: un retrato del General
¿Dios no existe?
El judío errante
Masacre
El embajador
Donald who?
Memoria de “Los heraldos negros”

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Masacran a cinco hombres en
una peluquería de Zona Centro
| Portada
Celebran juarenses en la
Megabandera el triunfo de México
| Portada
Matanza de seis hombres
en Torres del PRI; festejaban triunfo de
la Selección Mexicana
| Portada
2-1 gana México segundo
partido, frente a Corea
| Portada
Anuncia Iván Pérez cierre de campaña
con concierto de 'El Tigre Solitario'
| Portada
| Gotera
123
| La Nota Nostra
Sacan de su casa y ejecutan a
tres hombres en Riberas del Bravo
| Portada
A ritmo de Banda, Julio Preciado
impone el baile y el romance en la Feria
| Portada
Ejecutan a mujer y lesionan a
esposo en colonia Emiliano Zapata
| Portada
''Inhumano que la Junta de
Aguas corte el servicio con estos calores'': Candidato Valdivia
| Portada
Las tirotean, muere una y otra
fue lesionada, en Parajes del Sol
| Portada
Inicia la UACJ este lunes
periodo vacacional de verano
| Portada
Encobijado arrojan cadáver
a orillas de colonia Juanita Luna
| Portada
Llora en vivo conductora al
hablar sobre los niños enjaulados
| Portada
Esperaba el camión y lo
ejecutan, en la Ballavista
| Portada
Salen de vacaciones mil
884 escuelas de nivel básico
| Portada
Desaparecen una madre y
su bebé; y una tercera mujer
| Portada
Expone Armando Cabada su plan de
gobierno ante pastores evangélicos
| Portada
Se pierde en la Chaveña,
no recuerda joven donde vive
| Portada

Gotera

    Candil de la calle...
    Porque para su causa electoral tiene sentido, el gobernador hace campaña con cualquier otra cosa menos con las dos principales banderas, las que lo llevaron a encerrarse en Palacio: Duarte a la cárcel y erradicar la violencia.
    Ni una ni otra promesas han resultado en hechos y, todo lo contrario: si bien lo de su entecesor queda en standby, y si hizo ya no puede hacer más daño, lo de la carnicería se ha disparado como flecha hasta las nubes.
    Bajo la tempestad de plomo, cual moscas en verano, por racimos caen los juarenses en matanzas de cinco y de seis.
    Casi a una por hora, las ejecuciones se cuentan en veinte de un día para otro al iniciar el fin de semana, y ya se acumulan 123 en lo que va del mes.
    Viene, si viene Javier Corral a Juárez, pero lo hace a hurtadillas; le entra al proselitismo entre grupos enfocados a causas chicas, y lo hace principalmente donde su partido quizá puede conservar una y disputar otra de las diputaciones, de las que ahora tiene en mayoría, porque ni modo que la alcaldía.
    O habla, y mucho, de asuntos foráneos de los que no le conciernen ni poquito. Casi al estilo del 'verde' que promete hasta impedir la guerra interestelar; el caso es oírse y dejarse oir, ganar adeptos entre 'los que menos saben, menos tienen y menos pueden'.
    Y la sangre...y las masacres apá?


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Don Boletón y el Guasón tumba-eventos


Ramón Quintana Woodstock

 

A tres años de haberse inaugurado el festival Juárez Music Fest se presenta como uno de los más grandes de México solo comparado con Machaca Fest o Corona Capital. El año pasado sorprendió el número de periodistas que cubrieron la develación del Line Up, (de los participantes), no había visto tantos ni siquiera con la visita de un presidente. Locutores, directores, columnistas, cumbieros, gruperos, chayoteros, y todo tipo de gente que trabaja en los medios estuvo presente.



Más Leviatán

La Nota Nostra

123

 

Ramón Quintana Woodstock

 

He dormido poco pero requería levantarme temprano para conseguir algunas refacciones, dejé que pasara el partido de México VS Corea, pues la ciudad y los negocios estaban detenidos, así que ahora debo de moverme rápido antes de que otra cosa suceda, pero sobre todo, el sol es un enemigo que se pelea con la ciudad y su marcador siempre es de puntos a su favor.

A las trece horas del este sábado 23 de junio sigo navegando entre las calles de la ciudad, ahora si saturadas de vehículos. El aire acondicionado no enfría o no se lo permite el clima que para entonces marca 39 grados pero la sensación térmica es de 43 fácilmente y sin negociarla.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Vivir al Este del Edén

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Me gusta el término “outlaw”, ¿se puede traducir como forajido? Así lo haré. Batman es un justiciero pero fuera de la ley; por eso J.J. Jamson escribe tantas editoriales en contra de Spiderman. Tienen grandes poderes o grandes recursos y son personajes de historieta eso les permite aplicar un esquema de justicia al margen de la ley. He tratado de hacer cositas parecidas, dentro del límite de lo real. No puedo ser un forajido siempre. ¿O sí?

Volteé pendones para que la ciudad estuviera menos sucia, pues la Dirección de Limpia no hace su trabajo. Esto hizo que me cazaran. Intervino la policía para evitar que me lincharan los verdaderos delincuentes. Es decir, voltear pendones no es ningún delito, colgarlos sí. En esta ciudad la delincuencia parece siempre tener más facilidades que la legalidad.


Mas Juárez

A la Cabeza

Campañas de odio

 

Francisco Flores Legarda


No pierdas tu tiempo tratando de ser lo que no eres.
Jodorowsky


Hay mundial de futbol en la Federación Rusa o sólo en Rusia. Dicen que a las campañas políticas el balompié les ha mermado atención. Aún así, las campañas siguen con distintos registros. La campaña por tierra de Andrés Manuel López Obrador es incomparable con las otras campañas en cuanto a desgaste físico. Este esfuerzo le alcanzará, probablemente. La gente quiere ver y oír a su candidato, sin mediaciones. Para después decir yo lo vi y oí, a mi no me lo contaron. La originaria comunicación cara a cara.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com