cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Masacre


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Día 1.- Un equipo forense alemán investigó una masacre brutal y los resultados de la investigación comienzan a ser divulgados. Luego de prolongadas y exhaustivas pesquisas en la escena del crimen, los expertos emitieron un informe que ha sido calificado como “escalofriante” por quienes lo han conocido.

“El estudio de los restos, que fueron encontrados en el 2006 y están en muy mal estado, ha revelado que las víctimas fueron golpeadas con objetos contundentes […]. Sistemáticamente sufrieron la rotura de la parte inferior de sus piernas”, sostiene el reporte, en donde se indica que “el estudio de las fracturas que les provocaron antes de morir, indican claramente que [las víctimas] fueron torturadas y/o mutiladas cuando ya estaban muertas”, según trascendió en fuentes de la Academia de Ciencias.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

HABLEMOS DE ESTA FOTOGRAFÍA Y QUÉ SIGNIFICA PARA ESTA CIUDAD


Leobardo Alvarado


El sábado pasado, 23 de septiembre, varios ciclistas en un evento organizado por el Colectivo Fixie Beat, colgaron una bicicleta blanca en la ciudad. Una bicicleta que representa una diversidad de elementos que es necesario reflexionarles y así acercarse a lo que estas acciones estarían significando para Ciudad Juárez.

Como se sabe, desde hace ya tiempo los Colectivos de Ciclistas que proponen el uso de la bicicleta como un medio de transporte saludable para el medio ambiente y la gente, están reclamando su espacio en la ciudad. Esta vez, lo hicieron bajo la convocatoria “Homenaje a los ciclistas caídos en Ciudad Juárez”. [1]


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Existen ''presos políticos'' en España?

Germán Gorraiz Lopez

El Tardofranquismo sería hijo del Tejerazo o golpe blando de 1.981 en el que los líderes políticos confinados en el Congreso fueron “invitados” a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraban intocables el establishment asociado al sistema monárquico, al sistema político bipartidista y a la “unidad indisoluble de la nación española” y estaría plasmado en la todavía vigente Constitución de 1.978, Carta Magna que estaría blindada ante cualquier cambio institucional que se pueda producir en el Estado español con lo que se cumpliría una vez más el testamento de Franco : “Todo está atado y bien atado”. El Tardofranquismo sería un anacronismo político que bebería de las fuentes del centralismo jacobino francés y del paternalismo de las dictaduras blandas y que incluirá en su cartografía la llamada “Doctrina Aznar”, distopía que tendría como ejes principales la culminación de la “derrota institucional de ETA para impedir que el terrorismo encuentre en sus socios políticos el oxígeno que le permita sobrevivir a su derrota operativa” y el mantenimiento de la “unidad indisoluble de España “, lo que se traducirá en la aparición de “presos políticos “ en la sui generis democracia española, de los que serían paradigma los 8 jóvenes de Alsasua y los Presidentes de Omnium y Assemblea Nacional Catalana (ANC) junto con Oriol Junqueras y 7 Consellers del Govern catalán.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Escribir en las tinieblas

En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

Escribir en las tinieblas

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

 

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

 

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.

 

Sus palabras me atravesaron el corazón como un rayo y me iluminaron cual relámpago salido de un cielo sin nubes. Grossman tiene la valentía de oficiar en el altar de la palabra cuando por doquier se mueven fuerzas para secuestrarla y encapsularla, lo mismo en las fronteras del Medio Oriente que en Sudamérica que a lo largo y ancho de nuestro país, de nuestro estado, de nuestro municipio, mientras casi todos miramos con la indiferencia sombría del verso de Martín Niemöller: Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo.

 

De la edición del New York Times del domingo 13 de mayo tomo unos párrafos de la conferencia de David Grossman:

 

“No es fácil hablar de uno mismo, así que antes de abordar mi experiencia como escritor quisiera hacer unas observaciones sobre el impacto que un desastre, una situación traumática, tiene en el conjunto de una sociedad y de un pueblo. De inmediato recuerdo las palabras del ratón en el cuento de Kafka, cuando al caer en la trampa y mientras el gato se abalanza sobre él, exclama: ‘Cielos, el mundo se hace más estrecho cada día’.

 

“Sí. Tras muchos años de vivir en la extrema y violenta realidad de un conflicto político, militar y religioso, puedo decir con tristeza que el ratón de Kafka tenía razón: cada día que pasa el mundo disminuye y se hace más angosto. También puedo hablar del vacío que lentamente se genera entre el ser humano individual y la caótica y violenta situación externa en la que vive. Esta situación es la que le dicta la vida en todos los aspectos.

 

“Este vacío se llena rápidamente con apatía, con cinismo y, más que nada, con la desesperanza que alimenta situaciones distorsionadas y en ocasiones las hace perdurar durante generaciones.

 

“De ahí que uno se convenza de que tal vez es mejor no pensar y optar por no saber, en la creencia de que se está mejor si se deja en manos de quienes ‘saben más’ la tarea de pensar y dictar las normas morales: Más que todo, me va mejor sin sentir tanto… por lo menos hasta que esto pase. Y si no pasa, por lo menos alivié en algo mi sufrimiento mediante un útil adormecimiento, me protegí lo mejor que pude con ayuda de un poco de indiferencia, una pizca de sublimación, algo de ceguera intencional y grandes dosis de autoanestesia.

 

“En otras palabras, por el perpetuo y muy real miedo a ser herido o muerto, o a una pérdida insoportable, o incluso hacia la simple humillación, todos y cada uno de nosotros, los ciudadanos del conflicto -en realidad sus prisioneros- atemperamos nuestra actividad y nuestro diapasón cognoscitivo interno con múltiples capas protectores que terminan por ahogarnos.

 

“El ratón de Kafka tiene razón: cuando el predador ataca, el mundo en verdad se hace cada vez más estrecho, lo mismo que las palabras que lo describen. Desde mi experiencia, puedo decir que las palabras con las que los ciudadanos de un conflicto prolongado nombran su predicamento se hacen más superficiales en la medida en que el conflicto perdura. El lenguaje gradualmente deviene en clichés y en frases hechas a partir de la fraseología de las instituciones que administran el conflicto -el ejército, la policía, las oficinas de gobierno- y rápidamente se filtra a los medios que dan cobertura al conflicto, germinándose un lenguaje aún más astuto diseñado para dar al auditorio versiones de fácil digestión que en última instancia se trasfunden al idioma íntimo y privado de los ciudadanos del conflicto, incluso si lo niegan.

 

“En realidad este proceso es más que comprensible. Después de todo, la riqueza natural del idioma y su capacidad de tocar los hilos más delicados de la existencia, puede dañar profundamente en la medida en que nos recuerda la generosa realidad de la que estamos siendo desposeídos, de su verdadera complejidad y sutileza. Y conforme permanece este estado de cosas, y se hacen más huecas las palabras usadas para describirlo, el discurso público disminuye y lo que prevalece son las banales acusaciones entre enemigos o entre adversarios políticos en el mismo país. Lo que queda son los clichés que usamos para describir a nuestros enemigos y a nosotros mismos: en última instancia una colección de supersticiones y crudas generalizaciones en las que nos enredamos nosotros mismos y envolvemos a nuestros enemigos. Sí, el mundo en verdad se está haciendo más angosto.

 

“No pienso únicamente en el conflicto del Medio Oriente. En todo el mundo hoy, billones de personas enfrentan un ‘predicamento’ de una u otra naturaleza en el cual la existencia personal y los valores, la libertad y la identidad, están bajo amenaza.

 

“Es en esta realidad en la que nosotros los autores y poetas escribimos. En Israel y en Palestina, en Chechenia y en el Sudán, en Nueva York y en el Congo. En ocasiones, después de varias horas de escribir, pienso que en ese mismo instante otro escritor a quien no conozco está en Damasco o en Teherán, en Kigali o en Belfast, igual que yo inserto en una realidad preñada con tanta violencia, indiferencia y disminución y entregado a esta quijotesca artesanía de la creación. Tengo un aliado distante que no me conoce, pero juntos tejemos una red intangible y de enorme poder: el poder que puede cambiar el mundo y que puede crear mundos, el poder de hacer que los mudos recuperen el habla, el poder para sanar a la humanidad en el sentido profundo que el tikkun tiene en la cábala.

 

“Los escritores sabemos que cuando escribimos, sentimos al mundo moverse. Es flexible, preñado de posibilidades. Ciertamente no está congelado. En donde quiera que permea la existencia humana no hay congelamiento o parálisis y en realidad no hay status quo, aunque muchos se empeñan en hacernos creer que el status quo existe. Cuando escribo, incluso en este momento, el mundo no se me viene encima y no se hace angosto, sino que insinúa gestos de apertura hacia posibilidades futuras.

 

“Escribo, y siento cómo el uso correcto y preciso de las palabras es cual remedio para una enfermedad, como un purificador del aire. Aspiro, y al exhalar, expulso las suciedades y manipulaciones de los rufianes de la palabra y de la variopinta gama de violadores del idioma. Escribo, y siento cómo la ternura e intimidad que tengo con las palabras, con sus diferentes capas, con su erotismo, con su humor, con su alma, me devuelven el ser que fui antes de que fuera nacionalizado y confiscado por el conflicto, por los gobiernos y los ejércitos, por la desesperación y la tragedia.

 

“Escribimos. El mundo no se nos está cerrando. Qué afortunados somos. El mundo no se está haciendo más angosto”.

 

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Masacre
El embajador
Donald who?
Memoria de “Los heraldos negros”
En defensa de la palabra
¡Nunca más!
(IV y concluye)
Política exterior y política interior
(III de IV)
La guerra de la prensa
(II de IV)
Propaganda e ideología
(I de IV)
Marzo, mes de la expropiación
Otra imagen del General
De Ahmedabad a Alabama
La gran pantalla mexicana
Censura, sociedad y política
Señor y esclavo de la palabra
Goodbye, Ben
Escribir en las tinieblas
Sí, pueden comernos vivos
¿Quién le teme a Robert Kozloski?
Ve y dilo en la montaña

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Tirotean, ejecutan a trabajador
de desponchadora en El Mezquital
| Portada
Construirá Municipio paso
peatonal al poniente de la ciudad
| Portada
Celebra Google con un 'doodle'
los 100 años de Pedro Infante
| Portada
Derribarán juarenses un ovni
en la cinta ''The Skywatchers''
| Portada
Ganan juarenses 1ro. y 2do. lugar en
el INCmty con dispositvos de seguridad
| Portada
Inaugura Alcalde obras de
pavimentación en la Nueva Galeana
| Portada
Abandonan caballo muerto en
calles de colonia Angel Trías
| Portada
Fresco fin de semana con
vientos de mediana fuerza: PC
| Portada
Videocámaras permitirían la
reducción de la violencia: Alcalde
| Portada
Matan gatilleros a uno y
lesionan a otro en Zaragoza
| Portada
Hallan cráneo humano a orillas
del canal en Alamos de Senecú
| Portada
Interpone Municipio queja
urgente por cobro de estacionamiento en la Central Camionera
| Portada
Detiene Fiscalía a presunto autor
intelectual en ejecuciones de ministeriales
| Portada
Arrestan municipales a banda de
asaltantes de clientes bancarios
| Portada
En ambiente de respeto y
transparencia las elecciones para consejeros de la UACJ: Rector
| Portada
Dan arranque oficial al
programa del ''Buen Fin''
| Portada
Roban a bebé en Chiapas
y lo encuentran acá
| Portada
Impide niebla los vuelos desde la
CDMX; cientos de pasajeros varados
| Portada
Ordena Juez retiro de sellos de clausura
en estacionamiento de Central Camionera
| Portada
Arde tráiler cargado de pastura
en la carretera a Cuauhtémoc
| Portada

Gotera

    Candil de la calle.
    Sabrá la bola si el tal Orson, ese que supuestamente mató a sangre fría a tres de su mismo apellido, Black, sea el citado energúmeno.
    Pero lo que sí quedó demostrado es que cuando un poder superior sea de este u otro país así lo quiere y ordena, el aparato policiaco estatal sí funciona, chido.
    Así como si les tronaran los dedos, rápidos y certeros los casi cien uniformados de GobEdo pusieron bajo sitio y catearon los campos menones de Cuauhtémoc hasta dar con el interfecto.
    Jálale cochino matón¡, parece que se oía decir a los de la macana, y eso que acá la ley ni lo requería, pues ni acusación formal había en su contra.
    Qué importa, todo fue que los güeros, quesque de la DEA y el FBI, así lo quisieran y la Fiscalía tuvo que abrir temprano y sus muchachos hasta se peinaron y 'asus órdenes jefe'.
    Eeeeh qué tal manada de judas¡ pero contra los malillentos que causan el terror y vacían pueblos de la misma zona al pie de la sierra (esos que tenían plazo perentorio corralista de 72 horas para abandonar la entidad)...nada.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

LA ANTEPENULTIMA DE DUARTE

Víctor M. Quintana Silveyra

 

La volvió a hacer. Aunque su sexenio vive sus últimas horas, sigue dando lata. Como el robot de  Terminator I del que ya sólo quedaba una mano con antebrazo mecánico, pero se seguía moviendo para hacer el mal. Así llega César Duarte al final de su gobierno.

Si varias organizaciones de la sociedad civil le impidieron a los serviles diputados imponer la reforma constitucional para crear un sometido Consejo de la Judicatura el jueves pasado, el Congreso vuelve a convocar a período extraordinario para el próximo lunes con ese punto en la agenda. Duarte quiere a toda costa salirse con la suya. Burlase del Pueblo de Chihuahua una y otra vez, hasta el último segundo antes de entregar su agonizante mandato.



Más Palabra

La Nota Nostra

En honor a los mensos

 

Ramón Quintana Woodstock

 

De los personajes más famosos en el país mexicano fue un pintor de nombre Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez. Formó parte de un grupo de muralistas revolucionarios que planteaban un nuevo orden social; no solo en el arte, también en el sistema de gobierno que ya se venía acomodando en la Europa lejana. La política adquiría un nivel de primacía gracias a la propaganda que se desplegaba a través de lo murales que plasmaban Rivera, Siqueiros y Orozco….

 

Más nota

Mediometro

¿A qué obedece el repunte violento con hasta 80 ejecuciones por mes?
No hay tal, es el nivel 'normal'
Falta, o no hay trabajo ministerial
Hay 'arreglo' con gente de la Fiscalía
Faltan armas y capacitación policial
Quieren, no pueden; simple ineficiencia
Ni quieren ni pueden, el hampa los supera
Es ineficacia de la policía preventiva
Aún es parte de 'la guerra vs el narco'
No importa: 'se están matando entre ellos'
     Resultados

DesdeJuárez

Cosa buena, cosa mala

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Hemos empezado mal.

También bien, pero mal.

Me explico y seré breve.

Por un lado tenemos el hecho de que la ciudad se cae a pedazos, literalmente, se abren boquetes bajo los autos o camiones. Lo he visto con estos malditos ojos que se comerán los gusanos. Otro hecho es que no tenemos una total cobertura de alumbrado público. Otro más, que la policía no alcanza a vigilar  toda la ciudad para proteger a la ciudadanía, por eso tiran tantos cuerpos por las calles, al menos uno al día y eso es terrible. Los servicios de salud, de bomberos, de transporte público, no cubren toda la ciudad.

No son percepciones, son hechos.

¿Por qué sucede esto?


Mas Juárez

chileKNqueso

El gran teatro de la política

 

Francisco Flores Legarda

 
“La historia es la maestra de nuestras acciones.”
Nicolás Maquiavelo


Sin duda alguna el sexenio que está a punto de llegar a su fin ha sido un episodio que ha dejado huella dentro de la historia de México. Más allá del partidismo tenemos quever los hechos de la forma en la que se han suscitado, hablar de Peña Nieto es hablar del presidente de pantalla, ese al que su carrera política la dejaron en segundo término durante su campaña para convertirlo en una marca registrada de la televisión, es una novela que se vive desde los pinos.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2017, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com