cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Masacre


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Día 1.- Un equipo forense alemán investigó una masacre brutal y los resultados de la investigación comienzan a ser divulgados. Luego de prolongadas y exhaustivas pesquisas en la escena del crimen, los expertos emitieron un informe que ha sido calificado como “escalofriante” por quienes lo han conocido.

“El estudio de los restos, que fueron encontrados en el 2006 y están en muy mal estado, ha revelado que las víctimas fueron golpeadas con objetos contundentes […]. Sistemáticamente sufrieron la rotura de la parte inferior de sus piernas”, sostiene el reporte, en donde se indica que “el estudio de las fracturas que les provocaron antes de morir, indican claramente que [las víctimas] fueron torturadas y/o mutiladas cuando ya estaban muertas”, según trascendió en fuentes de la Academia de Ciencias.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

HABLEMOS DE ESTA FOTOGRAFÍA Y QUÉ SIGNIFICA PARA ESTA CIUDAD


Leobardo Alvarado


El sábado pasado, 23 de septiembre, varios ciclistas en un evento organizado por el Colectivo Fixie Beat, colgaron una bicicleta blanca en la ciudad. Una bicicleta que representa una diversidad de elementos que es necesario reflexionarles y así acercarse a lo que estas acciones estarían significando para Ciudad Juárez.

Como se sabe, desde hace ya tiempo los Colectivos de Ciclistas que proponen el uso de la bicicleta como un medio de transporte saludable para el medio ambiente y la gente, están reclamando su espacio en la ciudad. Esta vez, lo hicieron bajo la convocatoria “Homenaje a los ciclistas caídos en Ciudad Juárez”. [1]


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Existen ''presos políticos'' en España?

Germán Gorraiz Lopez

El Tardofranquismo sería hijo del Tejerazo o golpe blando de 1.981 en el que los líderes políticos confinados en el Congreso fueron “invitados” a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraban intocables el establishment asociado al sistema monárquico, al sistema político bipartidista y a la “unidad indisoluble de la nación española” y estaría plasmado en la todavía vigente Constitución de 1.978, Carta Magna que estaría blindada ante cualquier cambio institucional que se pueda producir en el Estado español con lo que se cumpliría una vez más el testamento de Franco : “Todo está atado y bien atado”. El Tardofranquismo sería un anacronismo político que bebería de las fuentes del centralismo jacobino francés y del paternalismo de las dictaduras blandas y que incluirá en su cartografía la llamada “Doctrina Aznar”, distopía que tendría como ejes principales la culminación de la “derrota institucional de ETA para impedir que el terrorismo encuentre en sus socios políticos el oxígeno que le permita sobrevivir a su derrota operativa” y el mantenimiento de la “unidad indisoluble de España “, lo que se traducirá en la aparición de “presos políticos “ en la sui generis democracia española, de los que serían paradigma los 8 jóvenes de Alsasua y los Presidentes de Omnium y Assemblea Nacional Catalana (ANC) junto con Oriol Junqueras y 7 Consellers del Govern catalán.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Memoria de “Los heraldos negros”

El traje que vestí mañana
no lo ha lavado mi lavandera:
lo lavaba en sus venas otilinas,
en el chorro de su corazón, y hoy no he
de preguntarme si yo dejaba
el traje turbio de injusticia.

 

El 15 de abril se cumplieron 77 años de la muerte de César Vallejo, un mes después del aniversario 123 de su nacimiento. A casi cien años de que el poeta peruano comenzara a dar a la poesía universal su impronta memorable, su obra sigue igual de vigorosa y vigente, quizá más porque escasos han sido los grandes bardos que puedan opacar su legado. Esto lo apunto como dato y con cierta tristeza.

¿Habría quien dijera de Vallejo, a su muerte, lo que Pope de Newton? También los poetas dispersan las tinieblas y crean la luz con la palabra. Espero que esto no sea una exageración. Creo que con un alud de imaginación y originalidad, el peruano le torció definitivamente el cuello al cisne modernista de muy engañoso plumaje para dar a luz la poesía vanguardista y comprometida que causó escozor en la sociedad peruana de su época, como habría de suceder en otros lares en donde surgió, incluso en aquellos “más desarrollados”.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

Memoria de “Los heraldos negros”

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

El traje que vestí mañana

no lo ha lavado mi lavandera:

lo lavaba en sus venas otilinas,

en el chorro de su corazón, y hoy no he

de preguntarme si yo dejaba

el traje turbio de injusticia.

 

 

 

          El 15 de abril se cumplieron 77 años de la muerte de César Vallejo, un mes después del aniversario 123 de su nacimiento. A casi cien años de que el poeta peruano comenzara a dar a la poesía universal su impronta memorable, su obra sigue igual de vigorosa y vigente, quizá más porque escasos han sido los grandes bardos que puedan opacar su legado. Esto lo apunto como dato y con cierta tristeza.

 

          ¿Habría quien dijera de Vallejo, a su muerte, lo que Pope de Newton? También los poetas dispersan las tinieblas y crean la luz con la palabra. Espero que esto no sea una exageración. Creo que con un alud de imaginación y originalidad, el peruano le torció definitivamente el cuello al cisne modernista de muy engañoso plumaje para dar a luz la poesía vanguardista y comprometida que causó escozor en la sociedad peruana de su época, como habría de suceder en otros lares en donde surgió, incluso en aquellos “más desarrollados”.

 

          Pensemos en Archibald MacLeish, contemporáneo de Vallejo, quien desde la capital del imperio postuló que la poesía y la revolución política encuentran terreno común en un mundo cambiante: “Hay una muy buena razón por la que la relación de la poesía con la revolución política debiera interesar a nuestra generación. La poesía, para la mayoría, representa la intensa vida personal del espíritu único. La revolución política representa la intensa vida pública de una sociedad con la cual el espíritu único debe, pero no debe, hacer su paz. La relación entre ambas contiene un conflicto que nuestra generación entiende: el conflicto entre la vida personal de un hombre, y la vida impersonal de muchos hombres.”

 

          Vallejo comenzó a escribir muy joven y tuvo una vida literaria productiva de sólo 22 años, pues murió a los 46. En su mundo los intelectuales se formaban en la aurora, los hechos transcurrían de manera vertiginosa y quienes sentían el llamado de la reflexión y de participar activamente en la vida social y política, eran impelidos a crecer al ritmo de un mundo que parecía correr.

 

          César comienza a publicar en 1916, en la convulsión de la Primera Guerra Mundial, conflicto que involucró a muchos países y afectó en distinto orden a casi la totalidad del planeta. Poco más tarde vivió la primera revolución socialista del mundo, aquella que transformaría no sólo a la Rusia zarista sino al mundo entero a lo largo del siglo XX, porque dio lugar a tesis sociales, políticas y económicas que polarizaron al planeta: sus consecuencias se resintieron independientemente del lado que se estuviera. “Pese a los errores de su sistema científico”, dijo el gran Hugh Trevor-Roper, “Marx permanece en un apartado sin pares […] E incluso cuando sus errores han sido contabilizados, lo resultante de su obra altera todo nuestro universo intelectual, de tal suerte que querer desentenderse de ella es como intentar vivir sin electricidad”.

 

          Una de las repercusiones más interesantes fue la aparición de propuestas estéticas que latían al compás de movimientos sociales mundiales, regionales y locales. No se trata de una explicación simple que asimile las formas literarias a tal o cual ideología o al misterio del arte, sino de una gran complejidad artística que acompañaba a un mundo complejo.

 

          Al analizar la producción literaria latinoamericana de esa época, José Carlos Mariátegui distinguía tres periodos: uno colonial, otro cosmopolita y otro nacional. El primero era el que se explicaba por la supeditación social y política que significó la Colonia; en el segundo se podían percibir elementos provenientes de la producción literaria de otros países y el tercero es en el que se logra un lenguaje propio. Varios escritores, entre la tercera y la quinta década del siglo XX lograron ese lenguaje que fue conformando una copiosa producción latinoamericana, como podemos ver, por mencionar sólo a tres, en Vicente Huidobro, Pablo Neruda y Octavio Paz. La narrativa también fue una veta sumamente pródiga.

 

         Mariátegui no era sólo un acucioso teórico social sino también un excelente analista literario. Las páginas de la revista Amauta, que fundó en 1926, fueron visitadas por las plumas más creativas de la época. Borges, Martí, Unamuno, André Bretón y muchos más publicaron en Amauta. Por supuesto, también César Vallejo, quien gozaba de la admiración de Mariátegui. En Siete ensayos sobre la realidad peruana, uno de los textos clásicos de la teoría latinoamericanista, Mariátegui incluye a César Vallejo en el apartado sobre literatura, donde lo describe como el precursor de una nueva conciencia y una nueva poética peruana.

 

          No estaba equivocado Mariátegui. Sin embargo, la transición entre los tres periodos que visualizó en las letras peruanas, esquema aplicable en realidad a prácticamente toda la literatura latinoamericana, significa rupturas, representaba dejar atrás tradiciones. Estas novedades están acompañadas a menudo de incomprensión. Quizá fue por ello que César Vallejo sintió pequeño el patio literario en el que se movía en Perú y fue el impulso que lo llevó a buscar nuevos aires literarios a Europa, donde encontró el ambiente creativo que buscaba… y también la intolerancia política.

 

           Los heraldos negros fue el primer poemario que publicó Vallejo, en 1919, cuando aún vivía en Perú. La fuerza expresiva de estos poemas los ha mantenido a salvo del paso del tiempo. Puedo decir que el poema introductorio, que lleva el mismo nombre del libro, es quizá uno de los más lúcidos, inteligentes y desafiantes que se hayan escrito. Una ayuda de memoria para los poco aficionados a la poesía:

 

          Hay golpes en la vida tan fuertes…¡Yo no sé!

          Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos

          la resaca de todo lo sufrido

          se empozara en el alma…¡Yo no sé!

          Son pocos, pero son… Abren zanjas oscuras

           en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.

          Serán tal vez los potros de bárbaros atilas

          O los heraldos negros que nos manda la Muerte.

 

          La obra de Vallejo, pues, no está en el preciosismo apolítico, sino que nos ofrece una sustancia telúrica, pero, y ahí encuentro una paradoja hechicera, pues como dice mi amigo, el perdido en los Alpes, “[…] hay otra clave, que es la diferencia fundamental entre la poesía (y la literatura) del mundo anglo-euro con la del mundo latinoamericano. Dice MacLeish y en tiempo futuro, que para los poetas ‘American as well as English … the time is near’. Pero a esa altura del partido unas cuantas decenas de poetas ya habían dado la vida en América Latina por causas políticas; y ni hablar de las centenas de políticos que en algún momento de su vida incursionaron por la poesía. Pero digo mal; en Nuestra América no hay políticos por un lado y poetas por otro. Es toda una ensalada maravillosa de luces y sombras que a mí me presentan un poeta más humano que el purista de academia o biblioteca. Lo que para MacLeish fue una posibilidad de generaciones futuras, para gente como César Vallejo fue un rito de pasaje tan natural como hacer el amor en un cementerio. La mezcla de periodistas, poetas, políticos todavía aterra y fascina en algunos antros académicos euro-yanquis”.

 

          Yo a mi vez citó otro fragmento del estadounidense: “La verdadera maravilla no es aquella que los diletantes literarios dicen sentir: la de que la poesía deba ocuparse tanto de un mundo público que tan poco le concierne. La verdadera maravilla es que la poesía se ocupe tan poco de un mundo público que le concierne tanto”.

 

          La lectura de la obra de Vallejo y de muchos otros escritores latinoamericanos que contribuyeron a darle brillo a las letras de nuestro continente hoy es sólo material para quienes tienen interés específico en la poesía o en la literatura. Entre las limitaciones de los programas de estudio -por ejemplo del bachillerato, que intentan abarcar una gran cantidad de contenidos para que los estudiantes aprueben los exámenes de evaluación- nuestros jóvenes han perdido la oportunidad de conocer a poetas que nos han dado sentido de pertenencia y momentos luminosos de la experiencia poética.

 

          Recuperemos, pues, a César Vallejo.

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.
 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Masacre
El embajador
Donald who?
Memoria de “Los heraldos negros”
En defensa de la palabra
¡Nunca más!
(IV y concluye)
Política exterior y política interior
(III de IV)
La guerra de la prensa
(II de IV)
Propaganda e ideología
(I de IV)
Marzo, mes de la expropiación
Otra imagen del General
De Ahmedabad a Alabama
La gran pantalla mexicana
Censura, sociedad y política
Señor y esclavo de la palabra
Goodbye, Ben
Escribir en las tinieblas
Sí, pueden comernos vivos
¿Quién le teme a Robert Kozloski?
Ve y dilo en la montaña

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Tirotean, ejecutan a trabajador
de desponchadora en El Mezquital
| Portada
Construirá Municipio paso
peatonal al poniente de la ciudad
| Portada
Celebra Google con un 'doodle'
los 100 años de Pedro Infante
| Portada
Derribarán juarenses un ovni
en la cinta ''The Skywatchers''
| Portada
Ganan juarenses 1ro. y 2do. lugar en
el INCmty con dispositvos de seguridad
| Portada
Inaugura Alcalde obras de
pavimentación en la Nueva Galeana
| Portada
Abandonan caballo muerto en
calles de colonia Angel Trías
| Portada
Fresco fin de semana con
vientos de mediana fuerza: PC
| Portada
Videocámaras permitirían la
reducción de la violencia: Alcalde
| Portada
Matan gatilleros a uno y
lesionan a otro en Zaragoza
| Portada
Hallan cráneo humano a orillas
del canal en Alamos de Senecú
| Portada
Interpone Municipio queja
urgente por cobro de estacionamiento en la Central Camionera
| Portada
Detiene Fiscalía a presunto autor
intelectual en ejecuciones de ministeriales
| Portada
Arrestan municipales a banda de
asaltantes de clientes bancarios
| Portada
En ambiente de respeto y
transparencia las elecciones para consejeros de la UACJ: Rector
| Portada
Dan arranque oficial al
programa del ''Buen Fin''
| Portada
Roban a bebé en Chiapas
y lo encuentran acá
| Portada
Impide niebla los vuelos desde la
CDMX; cientos de pasajeros varados
| Portada
Ordena Juez retiro de sellos de clausura
en estacionamiento de Central Camionera
| Portada
Arde tráiler cargado de pastura
en la carretera a Cuauhtémoc
| Portada

Gotera

    Candil de la calle.
    Sabrá la bola si el tal Orson, ese que supuestamente mató a sangre fría a tres de su mismo apellido, Black, sea el citado energúmeno.
    Pero lo que sí quedó demostrado es que cuando un poder superior sea de este u otro país así lo quiere y ordena, el aparato policiaco estatal sí funciona, chido.
    Así como si les tronaran los dedos, rápidos y certeros los casi cien uniformados de GobEdo pusieron bajo sitio y catearon los campos menones de Cuauhtémoc hasta dar con el interfecto.
    Jálale cochino matón¡, parece que se oía decir a los de la macana, y eso que acá la ley ni lo requería, pues ni acusación formal había en su contra.
    Qué importa, todo fue que los güeros, quesque de la DEA y el FBI, así lo quisieran y la Fiscalía tuvo que abrir temprano y sus muchachos hasta se peinaron y 'asus órdenes jefe'.
    Eeeeh qué tal manada de judas¡ pero contra los malillentos que causan el terror y vacían pueblos de la misma zona al pie de la sierra (esos que tenían plazo perentorio corralista de 72 horas para abandonar la entidad)...nada.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

LA ANTEPENULTIMA DE DUARTE

Víctor M. Quintana Silveyra

 

La volvió a hacer. Aunque su sexenio vive sus últimas horas, sigue dando lata. Como el robot de  Terminator I del que ya sólo quedaba una mano con antebrazo mecánico, pero se seguía moviendo para hacer el mal. Así llega César Duarte al final de su gobierno.

Si varias organizaciones de la sociedad civil le impidieron a los serviles diputados imponer la reforma constitucional para crear un sometido Consejo de la Judicatura el jueves pasado, el Congreso vuelve a convocar a período extraordinario para el próximo lunes con ese punto en la agenda. Duarte quiere a toda costa salirse con la suya. Burlase del Pueblo de Chihuahua una y otra vez, hasta el último segundo antes de entregar su agonizante mandato.



Más Palabra

La Nota Nostra

En honor a los mensos

 

Ramón Quintana Woodstock

 

De los personajes más famosos en el país mexicano fue un pintor de nombre Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez. Formó parte de un grupo de muralistas revolucionarios que planteaban un nuevo orden social; no solo en el arte, también en el sistema de gobierno que ya se venía acomodando en la Europa lejana. La política adquiría un nivel de primacía gracias a la propaganda que se desplegaba a través de lo murales que plasmaban Rivera, Siqueiros y Orozco….

 

Más nota

Mediometro

¿A qué obedece el repunte violento con hasta 80 ejecuciones por mes?
No hay tal, es el nivel 'normal'
Falta, o no hay trabajo ministerial
Hay 'arreglo' con gente de la Fiscalía
Faltan armas y capacitación policial
Quieren, no pueden; simple ineficiencia
Ni quieren ni pueden, el hampa los supera
Es ineficacia de la policía preventiva
Aún es parte de 'la guerra vs el narco'
No importa: 'se están matando entre ellos'
     Resultados

DesdeJuárez

Cosa buena, cosa mala

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Hemos empezado mal.

También bien, pero mal.

Me explico y seré breve.

Por un lado tenemos el hecho de que la ciudad se cae a pedazos, literalmente, se abren boquetes bajo los autos o camiones. Lo he visto con estos malditos ojos que se comerán los gusanos. Otro hecho es que no tenemos una total cobertura de alumbrado público. Otro más, que la policía no alcanza a vigilar  toda la ciudad para proteger a la ciudadanía, por eso tiran tantos cuerpos por las calles, al menos uno al día y eso es terrible. Los servicios de salud, de bomberos, de transporte público, no cubren toda la ciudad.

No son percepciones, son hechos.

¿Por qué sucede esto?


Mas Juárez

chileKNqueso

El gran teatro de la política

 

Francisco Flores Legarda

 
“La historia es la maestra de nuestras acciones.”
Nicolás Maquiavelo


Sin duda alguna el sexenio que está a punto de llegar a su fin ha sido un episodio que ha dejado huella dentro de la historia de México. Más allá del partidismo tenemos quever los hechos de la forma en la que se han suscitado, hablar de Peña Nieto es hablar del presidente de pantalla, ese al que su carrera política la dejaron en segundo término durante su campaña para convertirlo en una marca registrada de la televisión, es una novela que se vive desde los pinos.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2017, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com