Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Recuperar el pasado


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Para Alfonso Cuarón.
 

El pasado es una de mis obsesiones desde que tengo memoria literaria y me sedujeron la historia, la biografía y la novela histórica. La revelación vino con Sinhué el egipcio de Mika Waltari que a los doce o trece años un alma caritativa puso en mis manos. Me di cuenta de que podía vivir vidas ajenas a través de la letra y nació mi admiración por quiénes son capaces de recrear los tiempos idos.

¿Qué tanto podemos recuperar del pasado? Esta pregunta me vino a la mente al ver Roma, la película de Cuarón que anda en boca de todos. Sabido es que detesto la crítica y no pienso comenzar a ejercerla hoy. Tiempo habrá para comentar esta singular producción. Quiero compartir inquietudes nacidas de esta experiencia. ¿Es el pasado –el personal o el colectivo- un país extranjero donde todo tiene un aire diferente? Puede ser o no. Lo indudable es que para algunos siempre tendrá un atractivo múltiple: de la ensoñación al horror, del olvido imposible a la recuperación posible.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz debe transparentar la actuación de las fuerzas policiales militarizadas


Leobardo Alvarado


La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, tiene el gran reto de transparentar lo que sucede en la policía y las decisiones que sobre la seguridad para la ciudad se están tomando en ese espacio. De acuerdo a los boletines que emite la Presidencia Municipal de Juárez los trabajos de intercambio de información que allí se llevan a cabo “han permitido generar un reporte de la situación actual de Ciudad Juárez, el cual es enviado a la Mesa Central de Inteligencia en la Ciudad de México, permitiendo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tenga al alcance toda la información de interés para la generación de políticas públicas.”


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Será Theresa May la Nueva Dama de Hierro?

Germán Gorraiz Lopez

Por caos (Khaos o “vacío que ocupa un hueco en la nada”) entendemos algo impredecible y que se escapa a la miope visión que únicamente pueden esbozar nuestros ojos ante hechos que se escapan de los parámetros conocidos pues nuestra mente es capaz de secuenciar únicamente fragmentos de la secuencia total del inmenso genoma del caos, con lo que inevitablemente recurrimos al término “efecto mariposa” para intentar explicar la vertiginosa conjunción de fuerzas centrípetas y centrífugas que terminarán por configurar el puzzle inconexo del caos ordenado que se estaría gestando en EEUU y que por efecto mimético se extenderá al resto del mundo.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

No creo en el fin del hombre…

Hace años descubrí que puedo hablar con los muertos.

Recientemente me instalé en un nicho sacramental para charlar un poco con William. Nos reímos porque casi todos lo creen muerto y preparan ceremonias recordatorias de su supuesta partida hace 56 años.

No fumo, así que no acepté la pipa de tabaco curado de Luisiana que me ofreció. Y como él dejó de beber, nadamás echó una mirada nostálgica a la botella de ajenjo que le presenté.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No creo en el fin del hombre…

 

 

 

 

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

          Hace años descubrí que puedo hablar con los muertos.

 

          Recientemente me instalé en un nicho sacramental para charlar un poco con William. Nos reímos porque casi todos lo creen muerto y preparan ceremonias recordatorias de su supuesta partida hace 56 años.

 

          No fumo, así que no acepté la pipa de tabaco curado de Luisiana que me ofreció. Y como él dejó de beber, nadamás echó una mirada nostálgica a la botella de ajenjo que le presenté.

 

          Hablamos del Condado de Yoknapatawpha. Creo que le aburrió mi insistencia comparativa. No sabe y no le importa si José Emilio inspiró en aquella tierra su comarca de la colonia Roma. Insistí. Se irritó. Atenazó mi vista con sus ojillos de águila y siseó: “Una de las cosas más tristes es que lo único que un hombre puede hacer durante ocho horas, día tras día, es trabajar. No se puede comer ocho horas, ni beber ocho horas diarias, ni hacer el amor ocho horas... lo único que se puede hacer durante ocho horas es trabajar. ¡Y esa es la razón de que el hombre se haga tan desdichado e infeliz a sí mismo y a todos los demás!”

 

          No entendí qué tenía que ver esta homilía con mi pregunta, pero así es William. Entonces le respondo que es un “big short man”… Él se atusa el bigote y casi en un suspiro dice que mi oxímoron es patético. No está de humor. Creo que piensa en la señora Coldfiel y en Quentin. Sé, porque me lo ha dicho, que en realidad no quiso que éste la dejara, pero no pudo vencer el torrente de vida que habían cobrado sus criaturas. Insisto en el coloquio. Recuerdo que hace 56 años, el 6 de julio, un viernes, según dicen los incrédulos, murió. Responde con una mirada midriática. Hace cincuenta y seis años, el 6 de julio, un viernes, dice, hubo una explosión atómica en Nevada que contaminó a más seres humanos que en Hiroshima. William no está para charlas esta tarde. Le pido cortésmente que vuelva a su Mictlán literario y cierro de golpe el libro.

 

          William Faulkner era bajo de estatura, elegante, no muy agraciado, desordenado, pendenciero y alcohólico. Su amorosa madre lo quiso consolar y le dijo que no se preocupara, que era feo, pero con cara de gente decente. Cató muchos oficios antes de convencerse de que escribir era en lo único en que realmente sobresalía. Escribía sin medida, casi hasta perder el sentido. Las páginas saltaban de su máquina cual conejos en celo. La palabra escrita, esa manera de hablarle a los que aún no han nacido, era su bálsamo. Crear mundos nuevos como un dios del Olimpo rabioso y ebrio le daba sobriedad a su propia existencia. 

 

          Dice Richard Ellmann que a lo largo de su vida William evitó los discursos y nunca se vio como un hombre de letras, sino como un campirano al que le gustaba contar historias. También detestaba a los entrevistadores. Cuando uno lo cuestionó sobre su “técnica”, respondió que no era ni albañil ni cirujano, profesionales estos que a diferencia de los escritores, sí debían dominar una “técnica”. Y en su trato con las clases dominantes, Manuel Vicent recuerda que John Kennedy coleccionaba personajes para adornar sus cenas privadas y convidó a Faulkner a la Casa Blanca. Por su mesa habían pasado ya los grandes: Norman Mailer, Saul Bellow, Arthur Miller, Sinatra… los sospechosos comunes, pues. Incluso Pau Casals había iluminado con su violonchelo alguna velada. Faulkner le contestó a vuelta de correo: “Señor presidente: yo no soy más que un campesino y no tengo ropa apropiada para ese evento. Ahora bien, si usted tiene algún interés en cenar conmigo, con mucho gusto le invito a mi casa de Rowan Oak, en Oxford, Misisipi”.

 

          Su conocida aversión a la tribuna despertó el morbo del mundillo literario cuando viajó a Estocolmo para recibir el Nobel de Literatura el 10 de diciembre de 1950. Era el primer estadounidense en recibirlo desde el fin de la segunda guerra y los reflectores glotones y los insaciables micrófonos aguardaban impacientes su discurso. Pero habló tan bajo y fue tan breve, que la homilía pareció perderse entre la luz quebradiza del Stockholm Konserthuset. Sólo los más cercanos alcanzaron a escuchar la profesión de fe que hoy me ha permitido conversar con él: “Yo no creo en el fin del hombre”.

 

          Para William Faulkner, cuya alma se liberó de la materia hace cincuenta y seis años, la novela también era el ateneo de sus antepasados y el congreso de sus descendientes, tal como lo planteara otro día de julio, cuarenta y siete años después, uno de sus epígonos, Carlos Fuentes.

 

          Recuerdo hoy a William con las palabras, breves y casi tímidas -punta de un formidable iceberg como los diálogos interiores de sus personajes- que aquel lunes dirigiera a los miembros de la Academia.

 

          “Siento que este premio me ha sido otorgado, no a mí como persona, sino a mi trabajo: a una vida de trabajo en la agonía y el sudor del espíritu humano, no en procura de gloria y menos aún de dinero, sino de crear, a partir de los materiales del espíritu humano, algo que no existía antes. Por eso, no soy más que un guardián de este premio. A su porción en dinero no será difícil encontrarle un destino acorde con el propósito y el significado que le dan origen. Pero querría hacer lo mismo con el reconocimiento, usando este momento como un pináculo desde donde me escuchen los hombres y las mujeres jóvenes que ya están dedicados a las mismas angustias y tribulaciones que yo, entre quienes está aquel que algún día ocupará el mismo lugar que yo ocupo ahora.

 

          “Nuestra tragedia de hoy es un miedo físico general y universal tan largamente padecido, que a duras penas lo podemos soportar. Ya no quedan problemas del espíritu sino tan sólo una pregunta: ¿cuándo seré aniquilado? Es por eso que […] el joven que escribe actualmente ha olvidado los problemas del corazón humano en conflicto consigo mismo, que solos bastarían para producir buena escritura porque son lo único sobre lo cual vale la pena escribir, lo único que justifica la agonía y el sudor. Debe aprenderlos de nuevo. Debe enseñarse a sí mismo que lo más despreciable es tener miedo; y una vez aprendido, olvidarlo para siempre sin dejar espacio en su taller para nada que no sean las verdades y certezas del corazón, sólo las verdades universales sin las cuales cualquier relato es efímero y fatal: el amor, el honor, la piedad, el orgullo, la compasión, el sacrificio. Mientras no lo haga, su trabajo está bajo maldición. No escribe sobre amor sino sobre lujuria, sobre derrotas en las que nadie pierde nada valioso, sobre victorias sin esperanza y, lo peor de todo, sin piedad ni compasión. Su dolor no llora sobre fibras universales y no deja huella. No escribe sobre el corazón, sino acerca de las entrañas.

 

          “Mientras no aprenda estas cosas, escribirá como si estuviera viendo el final del hombre e inmerso en él. Me rehúso a aceptar el fin del hombre. […] Es inmortal, no por ser el único entre todas las criaturas que posee una voz inagotable, sino porque tiene un alma, un espíritu capaz de compasión y sacrificio y fortaleza. El deber del poeta, del escritor, es escribir sobre estas cosas. Tiene el privilegio de ayudar al hombre a resistir aligerándole el corazón, recordándole el coraje, el honor, la esperanza, el orgullo, la compasión, la piedad y el sacrificio que han enaltecido su pasado. La voz del poeta no debe ser solamente el recuerdo del hombre, también puede ser su sostén, el pilar que lo ayude a resistir y a prevalecer.”

 

1 de julio de 2018


  

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Recuperar el pasado
Año Nuevo
Navidad
La risa, remedio infalible
A vuelta de correo
Para decir México
Jesús Blancornelas, in memoriam
20 de noviembre
Hora 11... día 11... mes 11
Romance sonámbulo
El niño Fidencio
Nuestra historia
Un libro llamado Ulises
Exvotos
Aquel dos de octubre
El misterio de la creación
La bestia
Los paradigmas
Los idus de septiembre
Medios públicos

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

''Los cobardes ataques lejos
de amedrentarnos nos mantienen más unidos'': Alcalde Cabada
| Portada
Una decena de policías heridos y uno
muerto en seis atentados gatilleros
| Portada
Tirotean la casa del comandante
Daniel Paulín; varios escoltas heridos
| Portada
| Gotera
Balacean a policías municipales en cuatro
distintos puntos; dos habrían muerto
| Portada
Preparan tributo musical a
la banda británica Queen
| Portada
Desalojan el Issste en la Zona
Pronaf por conato de incendio
| Portada
Pide Catastro aprovechar últimas dos
semanas con 15% de descuento en predial
| Portada
Ejecutan a tiros a mujer
en la Unidad Benito Juárez
| Portada
De calidad, servicios que brinda el
Hospital Veterinario Universitario
| Portada
Presenta Reina Castro sus
libros en San Elizario, Texas
| Portada
Aprueba Cámara de Diputados la
creación de la Guardia Nacional
| Portada
Arrestan a ''El Ruso'' por droga y
armas; aseguran 22 kilos de 'cristal'
| Portada
Atiende Bomberos más de 100
incendios en lo que va del año
| Portada
Allá donde la gente ¿no tiene que comer?
| La Nota Nostra
Ejecutan a agente ministerial en
su domicilio de Colinas del Sur
| Portada
Casi 4 mil juarenses se han
registrado en el Censo del Bienestar
del Gobierno de México
| Portada
Brinda ICB servicio dental gratuito
a personas con capacidades diferentes
| Portada
Da Alcalde banderazo a trabajos de
pavimentación en colonia Tierra Nueva I
| Portada
Atrapa la migra a 247 centromericanos
al cruzar por el sur de Nuevo México
| Portada

 

Gotera

    Porque si el lobo aparece...♫♪
    Por mientras el desabasto nos alcanza, hagamos ya las cuentas del desastre y desde luego, de una vez dejar muy, pero mucho muy claro, que toda esta decomunal miseria que nos derrota (en ese futuro-presente) por la falta de gasolina, es todísima culpa del muy ojeis del peje.
    Bueno, por si llega a suceder.
    Y si lllega a ocurrir, desde ya tendremos bien explicado porque las calles están llenas de automóviles abandonados, y por lo tanto vandalizados; de porque nuestros hijos perdieron el año escolar y hasta por que m'hija quedó sin novio al no encontrar este rutera con chorrito de gas.
    Así de apocalípticos y pinchones andan los diputados del partido del gober, verdaderamente enkbrona2 porque no ha faltado suministro acá como en algunas gasolineras del bajío.
    Sin embargo lo dan por hecho: "Pide Diputada Patricia Jurado informe a los titulares de PEMEX y de Secretaría de Energía, sobre la situación de desabasto de combustible en Chihuahua", así, esa es la cabeza del boletín.
    De ahí pasa a decir que aunque sí hay "(...) todo esto puede desencadenar en una oleada de pánico que agote las reservas de combustible en nuestra entidad lo que podría llevar a la paraestatal verse rebasada en su capacidad para surtir este combustible, al no cubrir las demandas de los ciudadanos chihuahuenses".
    Luego con los ojos desorbitados y pelos de punta imagina la señora que "ante una falta prolongada de los combustibles derivaría en un encarecimiento de alimentos y servicios básicos", y le faltó decir que la hambruna ocasionaria muertes por montones (bueno, a lo mejor no tantas las eternas  masacres gatilleras).
    ¿Y la mayor guerra que jamas nadie haya desatado contra la corrupción?, es decir contra el robo de hidrocarburos por 65 mil millones de pesos al año, claro, ni media palabra, ni la más mínima alusión...he ahí la piojez de los corralistas.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Roma. La radiografía de una colonia fifí


Ramón Quintana Woodstock

 

Llegué a la función con muchas expectativas, traté de no ver ningún guión anterior o alguna sinopsis que me direccionara la forma de ver la película.


Hay que destacar que los dos grandes monstruos Cinemex y Cinépolis quedaron exentos de la distribución fílmica, como se sabe Hollywood es el principal proveedor de materia prima, por lo tanto, los balazos, violencia, el sexo y la sangre nunca son faltantes. Ello direcciona la forma de ver y de interpretar el resultado de un filme, nos indica qué es bueno y qué es malo en el mundo de la pantalla grande.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Allá donde la gente ¿no tiene que comer?

 

Ramón Quintana Woodstock

 

¿Qué hemos hecho para merecer esa gente? ¿Que pecado hemos cometido para decir que somos compatriotas de esos veracruzanos que organizaron una carnicería ambulatoria? ¿Cómo decir que en este país no pasa nada? ¿Así queremos que vengan turistas? Que vergüenza siento de ser mexicano y que repulsión por aquellos que no tienen clemencia por chingar al país. Las imágenes me duelen; sucede que en carretera La Tinaja–Isla, muy cerca de Cosamaloapan, Veracruz, sucede un percance con el traslado de reses, y la gente en tumulto se roba los vacunos y de paso destazan uno, en la forma más vil, rupestre, imbécil y decepcionante. 5 segundos fueron suficientes para provocar un vómito moral. Ese mismo video deberían de enseñárselo a los centroamericanos que creen que este país está lleno de Galileas, Paulinas, Thalías y Luis Migueles. Acá también hay gente que debería de irse.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Juárez. ¿Ciudad resiliente?

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

María Luisa García Amaral, además de llamarme pendejo a la menor oportunidad, me decía que la ciudad era la costra de las relaciones sociales. Que en la ciudad se ve reflejada la manera en que la gente vive.

Ciudad Juárez es sucia. Evidencia de ello son los eventos que se anuncian en los postes de la ciudad, la mayoría de mediana calidad e intrascendentes culturalmente, violan los reglamentos municipales, ensucian y a cambio los juarenses les damos nuestro dinero.


Mas Juárez

A la Cabeza

Un mes de apasionamiento

 

Francisco Flores Legarda


Ilusión y verdad
Jodorowsky


Cumplido un mes al frente del gobierno de México, el presidente López Obrador reitera su agenda de campaña y actúa en consecuencia. Un mes de apasionamientos, desde los hogares hasta los medios de comunicación y, por supuesto, en las redes y los partidos políticos, Andrés Manuel se ha convertido en la referencia de la política mexicana actual. Ahora él está acotado por la investidura de presidente constitucional, ya no corre por la libre que le obsequió la condición de presidente electo, el limbo jurídico relativo que aprovechó gracias al apoyo que tiene en la actual legislatura del Congreso. Pero ahora dispone de los recursos del Estado que le otorga la Constitución para centrarse en el objetivo superior que se ha propuesto: reducir desigualdades económicas.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com