cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

De sirenas y ballenas


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Es posible que los calores y la contaminación me hayan reblandecido el seso, pero a mediados del quinto mes de la cuarta transformación siento la urgencia de confesarme en público: no entiendo a las mujeres.

Mi cuata G. tiene un doctorado, el respeto de sus colegas y un ángel de hijo, pero está en el ácido porque transita por el oscuro callejón que va de los 39 a los 40. Otra chómpira, S., también con Ph.D., galardonada con una de las más prestigiadas becas estadounidenses y madre de una linda hija, lo único que quiere es que alguien le diga mamacita en su propio idioma. R., quien desde la preprimaria nunca ha tenido una calificación inferior a diez y se doctoró en la universidad europea de mayor prestigio y antigüedad, está inconsolable porque se le rompió una uña.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz debe transparentar la actuación de las fuerzas policiales militarizadas


Leobardo Alvarado


La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, tiene el gran reto de transparentar lo que sucede en la policía y las decisiones que sobre la seguridad para la ciudad se están tomando en ese espacio. De acuerdo a los boletines que emite la Presidencia Municipal de Juárez los trabajos de intercambio de información que allí se llevan a cabo “han permitido generar un reporte de la situación actual de Ciudad Juárez, el cual es enviado a la Mesa Central de Inteligencia en la Ciudad de México, permitiendo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tenga al alcance toda la información de interés para la generación de políticas públicas.”


Más MarcaPasos

 

desde
España

Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

El más triste de los alquimistas

Cierta noche de bohemia en un café de la ciudad de México con su amigo René Tirado, Jorge Cuesta escribió en una servilleta: “Porque me pareció poco suicidarme una sola vez. Una sola vez no era, no ha sido suficiente”.

Esas palabras, dice Rodolfo Mata, se convirtieron en profecía cumplida “pues efectivamente, el suicidio de Cuesta tiene que ser revivido por cada lector que se interna en su Canto a un dios mineral” con el ánimo de entender el poema.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

  

 

 

El más triste de los alquimistas 

 

  

 

Miguel Angel Sánchez de Armas 

 

   

          Cierta noche de bohemia en un café de la ciudad de México con su amigo René Tirado, Jorge Cuesta escribió en una servilleta: “Porque me pareció poco suicidarme una sola vez. Una sola vez no era, no ha sido suficiente”. 

 

Esas palabras, dice Rodolfo Mata, se convirtieron en profecía cumplida “pues efectivamente, el suicidio de Cuesta tiene que ser revivido por cada lector que se interna en su Canto a un dios mineral” con el ánimo de entender el poema. 

 

Entre los espíritus excepcionales que pueblan nuestra vida e historia, Jorge Cuesta tiene un nicho especial. Aunque nombrarlos entraña el riesgo de establecer jerarquías, preferencias y calificaciones, confío en no correr riesgo alguno al estimar que Jorge Cuesta es uno sobresaliente. 

 

Hace 76 años, el jueves 13 de agosto de 1942, en el sanatorio del doctor Lavista en Tlalpan, se quitó la vida este cordobés atormentado cuya deslumbrante inteligencia vivía protegida en una personalidad oscura y compleja, poliédrica diría yo, que en materia de letras se conducía con rigor científico y en la vida científica era muy capaz de utilizar su propio cuerpo como terreno experimental. 

 

Cuesta nació en Córdoba en el seno de una familia dedicada al cultivo de la caña, el café y la naranja. A los 18 años se trasladó a la Ciudad de México a terminar sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria y cursar una carrera en la facultad de química de la UNAM. Conoció a Gilberto Owen y se integró al grupo Contemporáneos en donde fue la figura intelectual más poderosa e incómoda. En su obra podemos encontrar el germen de muchos de los pensamientos políticos y literarios de Octavio Paz, quien habría de polarizar la siguiente generación literaria mexicana, aquélla reunida en torno a Barandal, y que se veía a sí misma actuante en un mundo altamente politizado en el cual la revolución socialista de octubre marcaba un sendero a seguir. 

 

Al analizar su personalidad no se debe perder de vista su formación científica que nunca dejó de ejercer. En su natal Córdoba trabajó en el ingenio “El Potrero” en donde perfeccionó un sistema para la destilación de ron; fue funcionario de una agrupación profesional de químicos y desarrolló diversas sustancias cuya efectividad probaba en su propio cuerpo, a la manera de los alquimistas medievales. En cierta ocasión quedó durante varios minutos en estado cataléptico después de ingerir una pócima destinada a provocar ciertos procesos de conservación vegetal.  

 

Su otra persona, la literaria y artística, la encuentro en un pasaje de Octavio Paz, quien lo conoció en 1935 siendo estudiante y Cuesta ya un ensayista admirado: “Eran los días en que se debatía el tema de la ‘educación socialista’. La disputa llegó a la Universidad. El Consejo Universitario discutió con pasión el asunto. Los estudiantes nos agolpábamos en los patios y los corredores del edificio. La lenta marea humana me empujó hacia las puertas en el momento en que salía Cuesta. Alto, delgado, elegante, vestido de gris, rubio, ojos de perpetuo asombro, labios gruesos, nariz ancha, extraña fisonomía de inglés negroide. 

 

 Comenzó, en medio de la multitud y los gritos, una conversación entrecortada. A los pocos minutos dijo: 

 

“-¿Le interesa mucho lo que ocurre aquí? 

 

“-No demasiado. ¿Y a usted? 

 

“-Tampoco. Lo invito a comer. 

 

“Salimos de San Ildefonso y Jorge me llevó a un restaurante. Mi emoción y mi nerviosismo deben de haberle divertido. Era la primera vez que yo comía en un lugar elegante ¡y con Jorge Cuesta! Hablamos de Lawrence y de Huxley, de Gide y de Malraux, es decir, de la curiosidad y de la acción. Esas horas fueron mi primera experiencia con el prodigioso mecanismo mental que fue Jorge Cuesta. Al hablar de mecanismo no pretendo deshumanizarlo; era sensible, refinado y profundamente humano. Pero su inteligencia era más poderosa que sus otras facultades; se le veía pensar y sus razonamientos se desplegaban ante sus oyentes como si fueran algo pensado no por sino a través de él. Una noche tuve la rara fortuna de oírlo contar, como si fuese una novela, uno de sus ensayos más penetrantes: El clasicismo mexicano. Luego me envió un ejemplar de la revista en la que aparecía el ensayo; al leerlo, el deslumbramiento inicial se transformó en algo más hondo y más duradero: una reflexión que todavía no termina. Desde aquellos días mis ideas sobre la literatura han cambiado pero, sin la conversación de aquella noche, tal vez yo no habría comenzado a pensar sobre estos temas. Tampoco habría logrado hacerlo con un poco de rigor e independencia.”   

 

El grupo Contemporáneos tuvo el sello de la intelectualidad, lo cual no es un calificativo. Gracias a los Contemporáneos un reducido sector de la cultura mexicana dio entrada a la producción literaria mundial. Tuvieron la osadía de romper con la tradición artística mexicana del nacionalismo y, parafraseando a Fernando del Paso, obtuvieron legítimamente invitación al gran banquete de la cultura mundial contemporánea. 

 

Este carácter es sumamente acusado en Cuesta. Pero podríamos señalar una subdivisión en su obra. Junto a los profundos ensayos como el que recuerda Paz y su breve obra poética –que por cierto no vio publicada en vida- vive una producción que a riesgo de parecer herejía, podría compararse con las habituales columnas políticas de los diarios. En ella abordaba temas cotidianos de la sociedad: lo mismo las consecuencias sociales y económicas de una campaña gubernamental contra el alcoholismo que reseñas sobre obras de teatro o asuntos político-sociales de la capital y los estados. Los textos de Jorge Cuesta son un híbrido entre la nota informativa y el artículo de fondo.  

 

A comienzo de los años treinta la vida cultural mexicana encontraba ventanas a las que asomaba con sorpresa. Los Contemporáneos hicieron una gran contribución en este renglón. La cultura mundial se introducía a nuestro país, en buena medida gracias a ellos, con prevalencia de la cultura europea y específicamente la dedicación a la literatura francesa -aunque se debe recordar el interés de Tablada por los haikús. Así, una publicación como Examen fue no sólo el vehículo que daba cauce a las inquietudes de un grupo de artistas e intelectuales sino que fue el proyecto editorial adecuado e imprescindible para una importante causa de la cultura mexicana. 

 

Jorge Cuesta asumió la defensa de la escritura de cara al poder. Su exigencia por el respeto a la libertad de expresión es digna de encomio en los anales del periodismo, sobre todo en relación con la época. Con una extraña mezcla de valentía e ingenuidad, pero con una firmeza sin réplica, se rebeló contra la censura, lo mismo frente a funcionarios guatemaltecos cuando Carlos Mérida sufrió los embates de la burocracia de ese país, que cuando luchó en los tribunales contra la censura de Cariátide, la novela de Rubén Salazar Mallén. 

 

Salazar Mallén, autor de la novela, y Jorge Cuesta como director de la revista Examen en la que se publicó un fragmento, fueron acusados por el Excelsior de la época de ultrajes a la moral, acusación que debieron enfrentar en los tribunales. 

 

La firmeza y las convicciones de su papel como periodista, como director de una publicación y como artista hacen de Jorge Cuesta no sólo un gran escritor sino un verdadero ejemplo para el periodismo mexicano. Se trata sin duda de una fuente en la que se debe abrevar más a menudo. 

 

Cito, para terminar, a Rodolfo Mata: “Cuesta aparece en claroscuro como un ‘sueño de la razón’. Y si como escritor la oscuridad le era reprochada reiteradamente, cuenta Xavier Villaurrutia en su ‘In memoriam: Jorge Cuesta’, esto le divertía al grado de hacerlo sonreír y hasta reír. Después de todo, la muerte de ‘el más triste de los alquimistas’ dejó el rastro de una oscuridad multiforme, proteica –y por eso semi-demoníaca-, que se repite y se reescenifica en [su poema] Canto a un dios mineral”. 

 

12 de agosto de 2018 


 

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

De sirenas y ballenas
Una lectora nada común
El síndrome Genovese
All that Jazz
El eterno femenino
Una lección de semana santa
Vida de perros
Perfidia en el Potomac
Fumer tue
Recuerdo del General
Intolerancia
Tras la huella de Gandhi
Cine y propaganda
Carta a García
¿Para qué sirve la historia?
El mundo de Jimmy
La casa de mi amo
Lo que el arte nos comunica
Recuperar el pasado
Año Nuevo

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Venía de Parral con dos maletas
de yerba; la atrapan en el entronque Jerónimo-Santa Teresa
| Portada
La arrestan por tener encerrada a otra
mujer a la que pretendía prostituir
| Portada
Gatilleros lo ejecutan de madrugada
en una vivienda de Palmas del Sol
| Portada
Muere atropellado en De Las
Torres; huye el automovilista
| Portada
Inauguran Feria del Libro
de la Frontera en el CCC
| Portada
Cae célula de ''Los Mexicles'' los
investigarán por cuatro ejecuciones
| Portada
Matan a tiros a joven afuera de
agencia de seguridad sobre Tecnológico
| Portada
Presidirá Cruz Pérez Cuéllar grupo
de trabajo para vigilar elecciones 2019
| Portada
Por hundimientos cierra la Jmas
tramos de Gómez Morín y la 5 de Mayo
| Portada
Anuncian Municipal de Vencidas
y Guerra de Mazos para junio
| Portada
Inaugura Alcalde la
Casa del Periodista
| Portada
Unen sus voces en homenaje
a la música del ‘Divo de Juárez’ para ayudar a pacientes con cáncer
| Portada
Impulsan Cruz Pérez y Ricardo
Monreal eliminar cobro de estacionamiento en centros comerciales
| Portada
Asegura la municipal mil 627 armas de
fuego durante la presente administración
| Portada
Halla Fiscalía restos de dos mujeres
y un hombre en tumbas clandestinas
| Portada
Soleado, en los 33º C.
y vientos ligeros: PC
| Portada
Felicita Alcalde a integrantes de Centauros
de Ciudad Juárez de Fútbol Americano
| Portada
Atendió Servicios Públicos 73 baches
en operativo nocturno por la Zona Centro
| Portada
Ejecutan gatilleros a dos
hombres en la Carlos Chavira
| Portada
Analizan proyecto 'Juárez Iluminado' Alcalde y diputados de Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda | Portada

Gotera

    Y yo por qué?
    Se les hincaba a los juarenses, les lloraba para que lo eligieran mandamás y juraba, desde ese alto encargo, terminar con la pesadilla de la sangre.
    Eso era en campaña, cuando la violencia no se le caía de la boca como bandera junta votos, porque, ya para estos días, el fundamental tema ha desaparecido del discurso de Corral.
    Pero explotaba la matanza incluso desde mucho antes de esa etapa proselitista --o es que ya lo era?-- cuando se lo echaba en cara a su antecesor desde la tribuna del senado.
    Lo agarraba de los taneiros un día sí y otro también, lo exhibía de inútil y le exigía seguridad para los chihuahuenses.
    Ahora, por el contrario, con cara de que está hablando en serio, afirma que el es gobernador y no policía para andar tras los matones, en lo que viene a ser una variante del famoso "¿Y yo por qué?" de demente Fox.
    Y pues quién le entiende, se ha lanzado duro contra todo proyecto, decisión y propuesta de Andrés Manuel López Obrador, pero al mismo tiempo...le implora que venga a enderezarle el barco con la Guardia Nacional que tanto vituperó.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

El duelo de los futbolistas que pierden un clásico


Ramón Quintana Woodstock

 

Los domingos es religiosamente el desayuno acompañado de periódicos como el Universal, en éste me une un vinculo afectivo, ya que ahí reportea David Fuentes, periodista que salió de Televisa Juárez básicamente coaccionado por Héctor González. David se cayó ´parriba, ahora es un ínclito investigador, que se codea con Héctor de Mauleón y más de tres veces ha sido citado por Sergio Sarmiento, anda con los grandes de la pluma.

Leo en el Universal: “Redes exhiben fiesta de jugador de Chivas tras perder el clásico” “Por un video de Instagram quedó evidenciado que rápido olvidaron la derrota del América”.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Altozano y el Nobel de la estulticia

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Desde las tres esferas de gobierno, la ciudad, vista desde arriba, queda en el subterráneo, tres pisos debajo de la superficie, suponiendo que ellos están encima 103 pisos apuntando al cielo. Nosotros no somos noticia nacional, ni aunque haya masacres consuetudinariamente, es mucho más feroz una noticia -por decir algo- que se tropiece el actor del cristo de Iztapalapa o que los patines no pueden estar en las banquetas de la Ciudad de México, porque la gente tiene reflejos de vaca, y no puede brincarlos. Eso es súper importante.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Cinco cosas que podrían mejorar las finanzas y servicios públicos que el municipio no quiere que sepas. La número cuatro te sorprenderá

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Antes de continuar, las cinco son propuestas serias y viables. Decir que la número cuatro te sorprenderá es sólo una broma que rememora algunos anuncios de Internet.
La idea es simple, cinco propuestas que de realizarse el gobierno municipal ahorraría dinero y con eso mejorar sus servicios.
Puede parecer que se adelanta a los tiempos electorales y de campaña. Pero no, las campañas del 2021 se están jugando desde ahora.
Bien, sin más vayamos a las propuestas.


Mas Juárez

A la Cabeza

Augures

 

Francisco Flores Legarda


Si quieres dejar de hacer lo que haces,
deja de ser lo que no eres

Jodorowski
 

Los augures de la catástrofe están a la expectativa de que el Armagedón se realice, más pronto que tarde, sobre suelo mexicano. En los tiempos de López Obrador, que no son sus tiempos. Son los tiempos del mundo globalizado, interconectado, de frágiles equilibrios. Globalización con una arquitectura financiera que gobierna el mundo. Globalización que enfrenta desafíos desde el momento en que la gobernanza financiera no es suficiente para encontrar un modo definitivo para un gobierno mundial.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com