Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

¿Para qué sirve la historia?


Miguel Ángel Sánchez de Armas


El gran Erick Hobsbawm murió a una hora propicia para que los diarios del día siguiente reseñaran con amplitud su óbito. Pero si las noticias llegan al más allá, dudo que el historiador se sintiera halagado con los obituarios simplones que casi sin excepción antepusieron el adjetivo “marxista” a su profesión.

Que ya no esté vivo es un formalismo, un accidente menor para existencias que se tasan por lo transcurrido y no por el final. Este es el caso del inglés que conoció México en 1973 y echó raíces amistosas e intelectuales entre nosotros. La Revista de la Universidad publicó en su número 100 una fotografía que da prueba de ello.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz debe transparentar la actuación de las fuerzas policiales militarizadas


Leobardo Alvarado


La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, tiene el gran reto de transparentar lo que sucede en la policía y las decisiones que sobre la seguridad para la ciudad se están tomando en ese espacio. De acuerdo a los boletines que emite la Presidencia Municipal de Juárez los trabajos de intercambio de información que allí se llevan a cabo “han permitido generar un reporte de la situación actual de Ciudad Juárez, el cual es enviado a la Mesa Central de Inteligencia en la Ciudad de México, permitiendo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tenga al alcance toda la información de interés para la generación de políticas públicas.”


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Adelantará Pedro Sánchez las Elecciones en España?

Germán Gorraiz Lopez

La desafección política de la sociedad española motivada por los sangrantes casos de corrupción del PP (cuyo paradigma sería la sentencia del Caso Gürtel), generó un tsunami popular de denuncia del actual déficit democrático, social y de valores originando un “caos constructivo” que facilitó la presentación de una moción de censura por parte de Pedro Sánchez, quien tras lograr el apoyo del resto de partidos de la oposición consiguió finiquitar el Gobierno de Rajoy y abrir un horizonte limitado en el tiempo para intentar implementar una nueva cartografía socio-política del Estado español.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Para decir México

El sábado fue un hito mexicano, un antes y un después político y social sin paralelo en el presente siglo. Vivimos una jornada de símbolos durante la cual la invocación más frecuente fue aquella que nos identifica como nación y como pueblo, la representación de una solidez de raíces profundas: México.


Decir “México” ¿será como el personaje de la novela de Luis Arturo Ramos quien, rumbo a la América y a la mitad de la mar océano, se pregunta en qué momento dejará de decir “Méjico”, con jota, para comenzar a decir “México”, con equis?


México, lo mexicano, son vocablos que salpican nuestra conversación pero a los que muy raramente damos más que una referencia geográfica: nacimos al sur del Bravo, crecimos en suelo azteca y esperamos que un día nos cubra “esta tierra que es tierra de hombres cabales”.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para decir México

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

          El sábado fue un hito mexicano, un antes y un después político y social sin paralelo en el presente siglo. Vivimos una jornada de símbolos durante la cual la invocación más frecuente fue aquella que nos identifica como nación y como pueblo, la representación de una solidez de raíces profundas: México.

 

           Decir “México” ¿será como el personaje de la novela de Luis Arturo Ramos quien, rumbo a la América y a la mitad de la mar océano, se pregunta en qué momento dejará de decir “Méjico”, con jota, para comenzar a decir “México”, con equis?

 

           México, lo mexicano, son vocablos que salpican nuestra conversación pero a los que muy raramente damos más que una referencia geográfica: nacimos al sur del Bravo, crecimos en suelo azteca y esperamos que un día nos cubra “esta tierra que es tierra de hombres cabales”.

 

           ¿Cuántos de nosotros vamos por la vida con la conciencia de que estamos construyendo un país y que este país se llama México? ¿Pensamos a México como parte de nuestra vida? ¿Es México sólo una abstracción, un trozo del planeta, el lugar en donde nos tocó vivir? 

 

          México, para decirlo en términos profundamente humanos, debiera ser un ideal que nos enlace y nos ponga en comunión con un sentido de la vida. Ser mexicano no es mejor que ser chino, indonesio, boliviano o ruandés. Pero ser mexicano debiera ser reconocernos como una unidad.

 

           El sentido profundo de lo mexicano debe trascender a la idea de que lo que ocurre en Chihuahua, en Sinaloa, en Michoacán, en Coahuila o en Tabasco, no nos concierne; o que la solución de los problemas que agobian al país es responsabilidad única y exclusiva de la autoridad que cobra nuestros impuestos. Debiéramos convertir la palabra “México” en sinónimo de una comunidad en donde el sufrimiento de los doce millones de indígenas que viven en pobreza extrema nos duela tanto como la desgracia de un ser querido. Cada niño sin escuela, cada campesino sin tierra, cada obrero sin trabajo, cada mujer ultrajada, cada joven sin futuro, cada padre de familia sin esperanzas, están presentes cuando decimos “México” … lo mismo que cada logro, que cada triunfo, que cada paso que damos al futuro. Debemos superar la esquizofrenia de varios méxicos –así, con minúscula- que nos parcelan en estadios en donde unos tienen todo o más que todo y otros lo suficiente, mientras que aquellos, la mayoría, desahogan sus vidas en la marginación y en la penuria.

 

          Cuántas veces decimos “México” sin pensar, sin sentir; sin alegría o sin dolor. ¡Y somos tan jóvenes como nación! Nuestra historia ha ido de la aflicción a la angustia por un camino lleno de espinas hacia un ideal de unidad. Nuestra historia, hasta las primeras décadas del siglo XX, es una de las más dramáticas de la historia universal. Hasta la Revolución de 1910, México era un país en busca de sí mismo. El México de hoy es el resultado de una evolución espiritual e ideológica, pero está muy lejos de ser una tierra prometida.

 

Activemos la tolerancia

           Las palabras “concordia”, “acuerdo”, y “cordial”, tienen como raíz común el corazón. A la idea de concordia yo enlazaría un concepto manido y poco reflexionado que es el de tolerancia. El término se usa mucho, especialmente en política, pero se queda en un nivel muy elemental, como en el de soportar al otro aunque tenga diferencias con mi punto de vista o mi visión del mundo.

 

          La tolerancia es un concepto más complejo, que incluye un proceso de recomposición de mi propio punto de vista para colocar en un cierto lugar las diferencias que tengo con el otro. Por eso creo que nos hemos quedado en un nivel de debate muy elemental: acepto -porque la ley así lo determina y no por otra cosa- que otro piense diferente. Pero mi cosmovisión no lo admite y en el momento que sea oportuno intentaré arrebatarle esa opción de ser, de tener un lugar, para que sólo haya otros que comulguen conmigo.

 

           La tolerancia, nos dice el escritor israelita Amos Oz, implica también compromiso. Tolerancia no es hacer concesiones, pero tampoco es indiferencia. Para ser tolerante es necesario conocer al otro. Es el respeto mutuo mediante el entendimiento mutuo. El miedo y la ignorancia son los motores de la intolerancia.

 

           La tolerancia consiste en la armonía en la diferencia. No sólo es un deber moral, sino además una exigencia política y jurídica. La tolerancia, la virtud que hace posible la paz, contribuye a sustituir la cultura de guerra por la cultura de paz.

 

          La tolerancia, dice Teresa de la Garza, “es la virtud indiscutible de la democracia, y la intolerancia conduce directamente al totalitarismo. Una sociedad plural descansa en el reconocimiento de las diferencias, de la diversidad de las costumbres y formas de vida”.

 

El valor de la decisión personal

          Por estos días recorre el mundo, y entre nosotros, la imagen de que México es un país en problemas. A la brutal desigualdad, a la criminal impunidad, al asfixiante centralismo, se suma la violencia del crimen organizado en sus diversas facetas. ¿Cien mil muertos? ¿Miles de secuestrados? Debía bastar uno solo para generar una gran alerta nacional.

 

          Sustituir la cultura de la guerra por la cultura de la paz. Detengámonos unos instantes en este concepto. México, escuchamos a diario, está en una guerra contra el crimen organizado que se ha ramificado en toda la sociedad. Pero hay otra guerra en la que hemos fracasado: la guerra contra la pobreza que agobia a nuestro pueblo. “El mal que causa mayor sufrimiento –dice H. Cohen- es la pobreza. La pobreza es la figura histórica en la que se concreta el sufrimiento de la humanidad; pero la pobreza no es una fatalidad, un destino: es causada por el ser humano. Por ello es histórica y por ello es una injusticia. Si la desigualdad entre los seres humanos es resultado de la acción humana, ¿tiene sentido hablar de igualdad? No, si no asumimos la responsabilidad de la injusticia. El pobre no es pobre porque pague una culpa, sino porque vive en una situación de injusticia creada por los otros hombres… y por lo tanto, éstos tendrán que responder por ella”. Aquí está la verdadera guerra que debemos librar. El crimen organizado es sólo una consecuencia. La raíz profunda de nuestros males es la pobreza y la injusticia que no hemos sabido solucionar.

 

          Al decir “México”, debiéramos abrir los ojos y el corazón al momento que vive la nación. Nos horrorizamos con las imágenes en el noticiario y las narraciones de los diarios, pero somos autistas para lo que no nos afecta directamente. No pensamos, como lo advirtiera Martin Niemöller, que la inacción frente al mal pavimenta su camino a nuestra puerta. Todos recordamos la última línea de aquel su doloroso verso: “Y entonces vinieron por mi… pero ya no había nadie que alzara la voz”.

 

          Me parece que la reconstrucción de la idea de “México”, pasa por recuperar el sentido y el valor de la acción individual. Los asesinatos nos indignan, pero no nos mueven a la acción. Leemos las cifras de los muertos en el combate al narcotráfico como las de la cuenta de cadáveres en eI Yemen o las cifras del genocidio en Ruanda. La conducta indignante de políticos, empresarios y la presunción de que han delinquido, apenas nos merece un alzamiento de hombros. Que doce millones de mexicanos sobrevivan con diez pesos al día ha dejado de ser noticia.

 

          “¿Qué puedo yo hacer?”, se preguntan el hombre en su trabajo, los jóvenes en las escuelas, las madres en sus hogares. La respuesta es casi siempre: “¡Nada!” Mas si pensáramos a México como un cuerpo, como una totalidad, como una idea superior, llegaríamos a la certeza de que, al ser parte de un todo, nuestra acción individual adquiere sentido, fuerza, peso específico.

 

La Orden de la Cucharita

          Jóvenes y viejos tenemos la responsabilidad de cambiar el estado de cosas. ¿Pero cómo? Con un compromiso personal e intransferible, con la convicción de que en nuestras manos está el comienzo de la solución. ¿Suena utópico? Espero que no.

 

          En su libro Cómo curar a un fanático, Amos Oz nos dice:

 

          “Creo que si una persona atestigua una gran tragedia –digamos que un incendio- siempre tiene tres opciones. La primera: echar a correr lo más rápido posible, alejarse y dejar que se quemen los más lentos, los débiles y los inútiles. La segunda: escribir una colérica carta al editor de su diario preferido y exigir la destitución de todos los responsables de la tragedia; o en su defecto, convocar a una manifestación. La tercera: conseguir una cubeta de agua y arrojarla al fuego; en caso de que no se tenga una cubeta, buscar un vaso; en ausencia de éste, utilizar una cucharita –todo mundo tiene una cucharita.

 

          “Sí –dice Amos Oz-, cierto que una cucharita es pequeña y que el incendio es enorme… pero somos millones, y todos tenemos una cucharita. Quisiera fundar la Orden de la Cucharita. Quisiera que aquellos que comparten mi visión –no la de echarse a correr, o escribir cartas, sino la de utilizar una cucharita- salieran a la calle con el distintivo de una cucharita en la solapa, para que nos reconozcamos quienes estamos en el mismo movimiento, en la misma fraternidad, en la misma orden, la Orden de la Cucharita.”

 

          Es decir, la suma de las aparentemente pequeñas voluntades y acciones es lo único capaz de poner remedio a los más grandes males. En el caso de México, esos males se llaman pobreza, desigualdad, injusticia e impunidad. Todos tenemos una cucharita para terminar con ellos. Sólo la suma de las acciones y voluntades individuales desbrozará el camino al México que deseamos heredar a nuestros hijos.

 

 

 

02 de diciembre de 2018

 

 

 

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

¿Para qué sirve la historia?
El mundo de Jimmy
La casa de mi amo
Lo que el arte nos comunica
Recuperar el pasado
Año Nuevo
Navidad
La risa, remedio infalible
A vuelta de correo
Para decir México
Jesús Blancornelas, in memoriam
20 de noviembre
Hora 11... día 11... mes 11
Romance sonámbulo
El niño Fidencio
Nuestra historia
Un libro llamado Ulises
Exvotos
Aquel dos de octubre
El misterio de la creación

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Arrestan a dos presuntos ''polleros''
con nueve personas de Brasil y Ecuador
| Portada
Atiende Tránsito 89% de las denuncias
por estacionarse en las banquetas
| Portada
Más de 700 inmigrantes en la ciudad
son apoyados por el Gobierno Municipal
| Portada
Detiene la Fiscalía a una pareja que
asesinó a golpes a bebé de seis meses
| Portada
Inicia UACJ nueva faceta en
TV con el semanario Acontecer
| Portada
Terminará AMLO carretera de
Badiraguato a Guadalupe y Calvo
| Portada
Tirotean, ejecutan a dos
hombres en colonia Aztecas
| Portada
Seguirán las ráfagas por
encima de los 60 km/h.: PC
| Portada
Asiste Alcalde al arranque del
Campeonato Regional de Béisbol
| Portada
Realizan la ''Marcha de las velas por
las mujeres desaparecidas y asesinadas''
| Portada
Presenta el PAN ''recurso jurídico'' contra
cobro de estacionamienbo en Las Misiones
| Portada
Cuestiona Presidente Municipal
sobre destino final de los proyectos
que solicitó el Congreso de la Unión
para obras e infraestructura
| Portada
Alumnos de la Licenciatura en Trabajo
Social iniciarán sus prácticas escolares
| Portada
Pintas contra el padre Aristeo Baca
en la barda de la Divina Providencia
| Portada
Seis películas seis
de Alfonso Cuarón
| Portada
Tapan 185 baches del bulevar
Óscar Flores en una semana
| Portada
Presenta AMLO plan para
fortalecer a Pemex con 107 mil
millones de pesos en 2019
| Portada
Invitan a conmemorar el 113 aniversario
de la Escuela Superior de Agricultura
| Portada
Desata movilización policiaca
amago de bomba en casa de cambio
| Portada
Ráfagas hasta de 60 km/h.
y 20% de probable lluvia: PC
| Portada

Gotera

    Dejad a los niños...
    De golpe y porrazo, en un tris de anular y gordo, pum caon¡¡ han desparecido en el país miles de niños y niñas de entre los uno a los cuatro años, y los panistas sueltan el llanto, berrean en todo el territorio nacional y acusan a AMLO de traganiños.
    Flap¡¡ se esfumaron los infantes que por generaciones se sucedían en las estancias infantiles de Sedesol (ahora Secretaría del Bienestar), al cumplir los cuatro agresaban pero igual eran sustituidos por otros imaginarios pequeños.
    Por supuesto que al ejército fantasma se le reportaba vivo, de buen diente, y en las bitácoras hasta se contaba con la firma de sus también fantasmagóricos padres o tutores a la hora de llevarlos o bien recogerlos.
    Eran de papel, pero una verdadera mina de oro.
    Los infantes reportaban millonarias ganancias a los dueños de esas guarderías, muchos de ellos de la casta dorada del PAN que regenteaban esos refugios por racimo, de Josefina Vázquez Mota para abajo.
    Y claro, el dolor fue inmenso, algo así como el de una amputación sin anestesia a la altura de los bolsillos.
    No para menos, los alaridos subieron de tono al ver desaparecer en un parpadeo las gordas cuentas bancarias, y luego de que el presidente determinó que  ahora los dineros...irán directo a manos de padres y madres.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Laura Zapata


Ramón Quintana Woodstock

 

Le llamamos sociodrama, la gente que trabajamos con personas sumidas en las adicciones, realizamos esta actividad. Se trata a grandes rasgos de orquestar una obra de teatro improvisada, en donde se le da un tema al grupo de participantes, previamente se les habla por ejemplo de lo que es la figura materna o paterna, conciencia de la enfermedad, control de impulsos, etc. En general nos permite ver más allá de lo que el paciente habla, dice o defiende. Este mismo orquesta su propio papel ya que entre todos definen quién será quién. Es decir, se pone a dialogar al inconsciente, y básicamente lo que ejercita es escupir eso que se oculta. -Por ejemplo- un hombre que patea perros dentro del sociodrama, habla por si solo de lo que acontece en su cotidianeidad.



Más Leviatán

La Nota Nostra

EL BONO DE LA LÁSTIMA

 

Ramón Quintana Woodstock

 

La ironía de estar de lado del Maduro. El gobierno de AMLO se ofrece como mediador para resolver el conflicto, pero no puede resolver el conflicto magisterial de la sección 18 en Michoacán, al que ya le falta poco para cumplir un mes de bloqueos. La CNTE es el sindicato con más poder de choque que hay en México. No se duda de su poder de convocatoria, de lo que si se duda es de que los integrantes sean todos maestros, pero existe una duda mucho más amplia que hace retumbar lo más recóndito de la intelectualidad ¿tendrán cerebro? Para ser maestros no parece. Suponiendo sin conceder, que todos ellos si estén dotados de materia gris, ¿por qué si ya lograron tener la atención del gobierno federal y estatal, aun siguen bloqueando las vías férreas?

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

Juárez. ¿Ciudad resiliente?

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

María Luisa García Amaral, además de llamarme pendejo a la menor oportunidad, me decía que la ciudad era la costra de las relaciones sociales. Que en la ciudad se ve reflejada la manera en que la gente vive.

Ciudad Juárez es sucia. Evidencia de ello son los eventos que se anuncian en los postes de la ciudad, la mayoría de mediana calidad e intrascendentes culturalmente, violan los reglamentos municipales, ensucian y a cambio los juarenses les damos nuestro dinero.


Mas Juárez

A la Cabeza

Terrenos del poder

 

Francisco Flores Legarda


-¿Qué es la felicidad?
- Es creer que algún día la encontraremos.

Jodorowsky


Uno de los argumentos preferidos de la tecnocracia fue el de exhibir las rentas institucionales, ello con el fin de disminuir las insuficiencias del sector público y así reducir las distorsiones de los mercados. Así se fue arando el terreno de las privatizaciones. Al correr de los años, sucesivas administraciones se encargaron de legitimar las rentas institucionales para viejos y nuevos rentistas, sobre las que se estableció la base social del llamado neoliberalismo y se dio aliento a sus propagandistas.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com