cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

La traición de Sicilia

 

Carlos Murillo González

A la gente de Ciudad Juárez, por su valentía y resistencia ¡Kita Shiwe!
 

La caravana por la paz en cabezada por el poeta Javier Sicilia y cuya terminación en Ciudad Juárez en los primeros días de julio llamó la atención nacional e internacionalmente, pudo haber sido el parteaguas de una verdadera agenda nacional surgida desde y para la sociedad de no haber sido traicionada por quienes la sugirieron y encabezaron.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Aquel dos de octubre


De la Redacción


Son pasadas las tres de la madrugada y estoy en la acera frente al Kiko’s de la avenida Juárez dentro de una bandada de alumnos de la prepa dos que en zigzagueos y a saltos desde el Zócalo busca cobijo para llegar al amanecer y a la corrida de los camiones “Bellas Artes – CU” que llevan a territorio libre y seguro. El miedo transpira en los rostros. Está Rubí, ojos verdes a medio abrir, y Sergio, el copete inmune a la agitación de la jornada. Hay una chica que se unió al grupo en Santo Domingo. Tiene las manos manchadas de la pintura con que estuvo estampando consignas en las mantas para el mitin de Tlatelolco. No dice su nombre. No es muy alta. Tiene el pelo desordenado y me dirige una sonrisa torcida. Hay un debate sobre si avanzar por Bucareli hacia el mercado y ahí esperar, o caminar por Reforma al parque de La Madre.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA NECESIDAD DE ORGANIZARNOS PARA EL PLEBISCITO: EN FAVOR O EN CONTRA, DEL PROYECTO JUÁREZ ILUMINADO


Leobardo Alvarado


SOBRE EL PLEBISCITO aprobado por el Instituto Estatal Electoral para que sean las y los ciudadanos quienes decidan si desean el proyecto Juárez Iluminado, vale recordar la historia local reciente.

El año 2005 se buscó el referéndum para impedir que se llevara a cabo lo que coloquialmente se conoció como "Ciudad Vallina"; o la propuesta del desarrollo del Plan San Jerónimo. Entonces el Congreso Local negó esa posibilidad, pese que de las alrededor de 44 mil firmas que se necesitaban para avanzar el proceso, las y los ciudadanos que participamos de aquel momento logramos recabar más de 55 mil firmas.[1] En este sentido es importante reconocer el papel preponderante que tuvo el Consejo Ciudadano por el Desarrollo Social donde confluíamos diversas organizaciones de la sociedad civil.
 


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Son inevitables unas nuevas Elecciones en España?

Germán Gorraiz Lopez

La utopía de Pablo Iglesias tras las Elecciones del 28-A era la formación de un Gobierno de Cambio PSOE-Unidas Podemos que diera prioridad a la implementación del llamado Estado social y democrático de Derecho y a una regeneración democrática (mediante la extirpación del cáncer metastásico de la corrupción que habría fagocitado todos los estamentos del Estado español), aunado con una reforma posibilista de la Constitución del 78, intento fallido debido a la impaciencia de Pablo Iglesias por “alcanzar los cielos por asalto” en lugar de transitar por la senda marcada por il poverello D´Assisi: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Recuperar el pasado

Para Alfonso Cuarón.
 

El pasado es una de mis obsesiones desde que tengo memoria literaria y me sedujeron la historia, la biografía y la novela histórica. La revelación vino con Sinhué el egipcio de Mika Waltari que a los doce o trece años un alma caritativa puso en mis manos. Me di cuenta de que podía vivir vidas ajenas a través de la letra y nació mi admiración por quiénes son capaces de recrear los tiempos idos.

¿Qué tanto podemos recuperar del pasado? Esta pregunta me vino a la mente al ver Roma, la película de Cuarón que anda en boca de todos. Sabido es que detesto la crítica y no pienso comenzar a ejercerla hoy. Tiempo habrá para comentar esta singular producción. Quiero compartir inquietudes nacidas de esta experiencia. ¿Es el pasado –el personal o el colectivo- un país extranjero donde todo tiene un aire diferente? Puede ser o no. Lo indudable es que para algunos siempre tendrá un atractivo múltiple: de la ensoñación al horror, del olvido imposible a la recuperación posible.

Miguel ngel Snchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

Recuperar el pasado

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

Para Alfonso Cuarón.

 

  

          El pasado es una de mis obsesiones desde que tengo memoria literaria y me sedujeron la historia, la biografía y la novela histórica. La revelación vino con Sinhué el egipcio de Mika Waltari que a los doce o trece años un alma caritativa puso en mis manos. Me di cuenta de que podía vivir vidas ajenas a través de la letra y nació mi admiración por quiénes son capaces de recrear los tiempos idos.

 

¿Qué tanto podemos recuperar del pasado? Esta pregunta me vino a la mente al ver Roma, la película de Cuarón que anda en boca de todos. Sabido es que detesto la crítica y no pienso comenzar a ejercerla hoy. Tiempo habrá para comentar esta singular producción. Quiero compartir inquietudes nacidas de esta experiencia. ¿Es el pasado –el personal o el colectivo- un país extranjero donde todo tiene un aire diferente? Puede ser o no. Lo indudable es que para algunos siempre tendrá un atractivo múltiple: de la ensoñación al horror, del olvido imposible a la recuperación posible.

 

Alguien podría decir que no es éste el caso del cineasta. Pero, ¿qué tanto puede recuperar del pasado? Parece más factible que una obsesión por recuperar el tiempo ido –con su carga de hechos y personajes- se cumpla, ángel o demonio, en el creador literario.

 

José Emilio Pacheco no fue ajeno a esta tentación. Hombre que se rehusó a los ejes viales, a las nomenclaturas planas, al olvido de lo que fue y nutrió generaciones, logró en Las batallas en el desierto recuperar una época y llevarla hasta generaciones posteriores no como un empolvado objeto de museo ni como daguerrotipo de nostalgias, sino con toda la fuerza de algo vivo, cercano, actual, doloroso. Creo que lo mismo se puede decir de Roma.

 

          Como el escritor no es historiador sino algo más, un colonizador de los sueños, como quería un lector de Tolkien, Pacheco dice de su libro que es la “crónica falsa de la verdadera destrucción de la colonia Roma antes del terremoto”. Es la narración en primera persona de un hombre que ve a distancia su niñez en aquella colonia del llorado DeFe que nos arrebataran, junto con los saleros, “modernizadores” de la laya del insólito Dr. Mancera. Hay una mezcla de nostalgia, angustia, indignación y desesperanza, en un tono que reconocerán quienes hayan vivido los prejuicios, las hipocresías, las fantasías, el sentido de la educación, la ignorancia profunda sobre el hombre, los mitos y la resignación de las clases sociales “en ascenso”.

 

El narrador aparece e inicia su plática con el lector como si ambos estuvieran en el rincón de una de las últimas cantinas de la Roma intentando esa recuperación del pasado: Me acuerdo, no me acuerdo: ¿qué año era aquél? y entra de inmediato en una descripción de cosas, hechos, objetos, costumbres e ideas que meten al lector al remolino de la época:

 

          Fue el año de la poliomielitis: escuelas llenas de niños con aparatos ortopédicos; de la fiebre aftosa: en todo el país fusilaban por decenas de miles reses enfermas; de las inundaciones: el centro de la ciudad se convertía otra vez en lagunas, la gente iba por las calles en lanchas... no obstante lo cual México tiene forma de cornucopia o cuerno de la abundancia y había en marcha un proceso de modernización social que incorporaba al lenguaje nuevos términos: tenquíu, oquéi, uasamara, sherap, sorry… y transformaba las costumbres hasta que únicamente los pobres seguían tomando tepache y nuestros padres se habituaban al jaibol que en principio les supo a medicina.

 

          En este ambiente del México de la posguerra, de las clases medias con pretensiones avecindadas en la capital, Pacheco construye a su personaje, Carlitos, a través de los recuerdos de Carlos-adulto y recupera el sentido de una época, de una clase, de un ambiente:

 

          Había tenido varios amigos pero ninguno le cayó bien a mis padres: Jorge por ser hijo de un general que combatió a los cristeros; Arturo por venir de una pareja divorciada […] Alberto porque su madre viuda trabajaba en una agencia de viajes, y una mujer decente no debía salir de su casa.

 

Después de este párrafo no hay necesidad de que Carlos-adulto entre en detalles sobre los prejuicios familiares que explican la satanización a su primer amor infantil: todos somos hipócritas, no podemos vernos ni juzgarnos como vemos y juzgamos a los demás.

 

          Hasta yo que no me daba cuenta de nada sabía que mi padre llevaba años manteniendo la casa chica de una señora, su exsecretaria, con la que tuvo dos niñas.

 

Es la suya una familia de segunda generación después de la revolución, profundamente enemiga de la clase gobernante, de los “pelados” que se alzaron con el poder y luego no vacilaron en atacar a la Santa Madre Iglesia, pero al mismo tiempo corroída por la envidia hacia ellos. En el mundo de esas familias todo es ordenado, todo tiene una jerarquía diseñada en una instancia superior, que si bien ha sido violentada momentáneamente -la venida a menos de las familias “decentes”- no ha perdido la esperanza de recuperarse cuando los ladrones en el poder sean puestos en su lugar. Y aun amenazada por desviaciones de otra naturaleza, como la “casa chica” del padre o la lujuria del hermano mayor, perdurará siempre y cuando las cosas no se vean y de ellas no se hable, cuando se decida que “lo malo” no es tal.

 

          Así, las sirvientas a las que el hijo mayor acosa son despedidas por “provocar al joven”, y las infidelidades del padre reciben vagas alusiones de la “verdadera señora” sólo cuando la situación económica se ve resentida por ese “otro gasto”. En cuanto el padre prospera nadie vuelve a mencionar la existencia de la “casa chica”.

 

En este ambiente, pues, el enamoramiento infantil de Carlitos cae como una bomba. Es algo que no se puede ignorar como a la “casa chica” del padre, o la calentura del hermano, o los fraudes fiscales en el negocio familiar. Es amor, y el amor aquí es un gran desconocido, es un germen de peligro, es subversión. Es explosivo, es corrosivo, va en contra de las leyes de la Naturaleza y de Dios... es algo que los niños no pueden sentir. Carlitos le declara ese amor a Mariana, la madre de Jim, su mejor amigo, y le hace prometer que no revelará el secreto. Aquélla se muestra comprensiva. Ella es de otro mundo. Pero todo se sabe y la madre de Carlitos enfrenta a su hijo, pues fue “una mujer pública, una ramera, la madre de un bastardo”, la que le arrancó la inocencia.

 

          Nunca pensé que fueras un monstruo. ¿Cuándo has visto aquí malos ejemplos?

 

Y decide tomar medidas de fondo.

 

          En cuanto se te baje la fiebre vas a confesarte y a comulgar para que Dios Nuestro Señor perdone tu pecado.

 

El padre, más moderno, enfrascado en el aprendizaje del inglés y la lectura de textos de teoría empresarial, propone una solución científica para corregir las desviaciones de Carlitos y lo lleva a un consultorio psiquiátrico, aunque se pregunta si no estará sufriendo las consecuencias de un golpe en la cabeza cuando bebé o si su conducta será producto de la inmoralidad que se respira en este país bajo el más corrupto de los regímenes.

 

La madre atribuye la tragedia a otras causas:

 

          Tenía que suceder: por la avaricia de tu papá, que no tiene dinero para sus hijos aunque le sobre para derrocharlo en otros gastos, fuiste a caer, pobre niño, en una escuela de pelados. Imagínate: admite al hijo de una cualquiera. Hay que inscribirte en un lugar donde sólo haya gente de nuestra clase...

 

Es claro que en la familia de la madre nunca hubo un escándalo.

 

          Hombres honrados y trabajadores. Mujeres devotas, esposas abnegadas, madres ejemplares. Hijos obedientes y respetuosos. Pero vino la venganza de la indiada y el peladaje contra la decencia y la buena cuna.

 

Así pues, Carlitos es separado de ese medio bajuno, alejado de su amor, sometido, y su pecado echado al clóset familiar donde, Dios mediante, poco a poco sería cubierto por el polvo del olvido. Sin embargo se entera de que la madre de su amigo –Mariana- se ha suicidado, y que su amigo –Jim- terminó odiándolo.

 

Al negarse a perder el objeto y el recuerdo de ese primer amor suyo, corre al edificio de departamentos donde conoció a Mariana y ahí se enfrenta a la otra siniestra mitad de esta sociedad que cierra los ojos ante lo feo y ante el pecado, que también es capaz de borrar físicamente aquello que prefiere no haber vivido: nadie habla de Mariana, todos niegan su existencia. El poder del amante, quien supuestamente la llevó al suicidio, se ha encargado de obliterar su memoria. Carlitos sólo puede refugiarse en el llanto. Luego viaja al extranjero a estudiar, y a fin de cuentas el recuerdo se le diluye hasta que únicamente puede recuperar sólo estas ráfagas, estos destellos que vuelven con todo y las palabras exactas aunque sabe que…

 

          ...existió Mariana, existió Jim, existió cuanto me he repetido después de tanto tiempo de rehusarme a enfrentarlo. Nunca sabré si el suicidio fue cierto […] Demolieron la escuela, demolieron el edificio de Mariana, demolieron mi casa, demolieron la colonia Roma. Se acabó esa ciudad. Terminó aquel país. No hay memoria del México de aquellos años. Y a nadie le importa: de ese horror quién puede tener nostalgia. Todo pasó como pasan los discos de la sinfonola. Nunca sabré sin aún vive Mariana. Si viviera tendría sesenta años.

 

 

13 de enero de 2019.


  

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Aquel dos de octubre
Visita al palacio verde
Un ranchero cuentacuentos
La risa, remedio infalible
El oficio de Manuel Buendía
De aerolitos y pequeñas cosas
Septiembre
‘’Píntame angelitos negros’’
Medio pan y un libro
Señor y esclavo de la palabra
Recuerdo de Héctor Pérez Martínez
Recuerdo de un libro
El más triste de los alquimistas
¿Para qué sirve la literatura?
Elogio del periodismo
No se admiten milagros
Prohibida la entrada a mujeres, uniformados, ambulantes y perros
Un mexicano en NormandA
Angustia tecnolgica
9 das de junio

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Aquel dos de octubre
| Juego de Ojos
Lastima Rector y Corral. No sueltan el poder
| chileKNqueso
Acude Alcalde al lanzamiento del Programa de Prevención de Siniestros Viales para Niños, Niñas y Adolescentes | Portada
Autorizan extensión de horario para
venta de licor durante el Buen Fin
| Portada
Tiran a hombre encobijado en un
crucero de Pradera de los Oasis
| Portada
Otorgará GobFed 100 apoyos
económicos para el bienestar de niñ@s hij@s de policías municipales
| Portada
Templado, con máxima
en los 24º C.: PC
| Portada
Atado y torturado hallan
cadáver en la colonia Obrera
| Portada
Arrojan a hombre descabezado en
las proximidades del Camino Real
| Portada
Asesinan a tiros a joven en
un parque de la Bellavista
| Portada
Matan a tiros a un hombre junto a
las oficinas de Gobierno del Estado
| Portada
Seguir con el operativo en Culiacán,
con muertos, era frenar la 4T: AMLO
| Portada
Hallan asesinado al activista
Cruz Soto Caraveo en la sierra
| Portada
Atiende Obras Públicas 21 diques
y pozos de absorción en un mes
| Portada
Sin agua colonias del suroriente
por trabajos de la Jmas en la red
| Portada
Reciben Alcaldes de El Paso
y Juárez a Sociedad de Escritores
Viajeros Americanos
| Portada
Asesinan a hombre entre los
puestos de 'Los Cerrajeros
| Portada
Da arranque el presidente desde
Oaxaca a ''La Escuela es Nuestra''
| Portada
Recomienda Protección Civil
revisar calentones antes de que baje
más la temperatura
| Portada
| Gotera


Gotera


    Don Justo el verdugo.
    Después del ultraje en la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCyA), el trabajador se ha de jugar, literalmente, la suerte ante una segunda instancia: (jajaja) en un volado.
    Así de jalado de los pelos pero es el azar el que eventualmente define el derrotero del cincuenta por ciento de los juicios laborales en esta frontera.
    Es porque los casos se reparten 'uno para ti uno para mí', entre los dos tribunales colegiados a donde los abogados acuden en busca del amparo contra los fallos cien por ciento patronales de la JCyA.
    Y en esa suerte de lotería macabra, los obreros tendrán una mediana oportunidad de justicia si el albur dicta que su expediente vaya a la corte Dos.
    Porque sí el legajo va al tribunal Uno...uta¡ se acabó, es igual o más empresarial que la misma Junta.
    Cosillas de la justicia laboral panista suministrada a los que..'menos tienen, menos saben y menos pueden', siempre en las oraciones de Javier Corral.


Más Gotera

Leviatán

Linda Eastman Kodak


Ramón Quintana Woodstock

 

Ahora me toca contar estas historias a mi hija. Viajamos 23 kilómetros para llevar un perro rescatado al veterinario, el tema de conversación es The Beatles, nunca me imaginé hablar estos temas con ella, el año pasado lejos estaba de pensarlo, los temas poco a poco se han ido diversificando, mientras manejo y hablo como tarabilla viene a mi mente la imagen de mi cuate Rodolfo quien fungía como el principal influencer de secundaria, apenas tenía 13 años, pero para entonces ya mis libros tenían -casi todos- motivos de los Beatles.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Taiwán y su progreso ecónómico / “Ensayo”

 

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

Era muy común caminar por los tianguis y encontrar cajas enormes de herramientas por muy bajo precio, era la década de los ochentas y la euforia por tener estos implementos básicos para meterle mano al auto o para limpiar el patio eran muy palpables. Luego en un día de uso, las posibilidades de que sirvieran eran muchas, pero no así, el echo de que fueran duraderas. La mala fama los de los productos taiwaneses también salió a flote, ya que básicamente estaban diseñados para salir del apuro y no para que perduraran toda la vida, entonces esa idea de tener una herramienta en casa por poco dinero que a la postre te sacaría de las vicisitudes del momento embonó bien con la ideología del mexicano, quien se caracteriza por no hacer planes duraderos, no invierte y no ahorra, así que en cada hogar había alguna herramienta de fabricación taiwanesa.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Crónica de una marcha, desfilamos para proteger el agua del desierto

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

El domingo 8 de septiembre, aproximadamente 60 personas del Frente Ecosocial Paso del Norte, asistieron a Samalayuca para un conversatorio. En la lista de asistencia se anotaron 150 personas… las otras 90 eran vecinos del lugar.

Se habló de los riesgos de poner una mina en la zona, habitantes de Samalayuca cuestionaban sobre los “candados ecológicos” que se prometen pues las tolvaneras no se pueden detener y no hay disponibilidad de agua, según la CONAGUA (DOF 08-02-2018).

Al calor del debate se acordó manifestarse en Samalayuca en la fiesta del Grito, el 15 de septiembre y como si de un augurio se tratara una tolvanera nos cortó la visibilidad. ¿Qué candado podría detener esto? Gritó una voz femenina que se perdía entre el ruido del viento igual que una imagen difusa por la tierra.


Mas Juárez

Sindéresis

Lastima Rector y Corral. No sueltan el poder

 

Francisco Flores Legarda


ALUMNO.
Cada ser me aporta una lección, pues con sus cualidades me muestra lo que se debe hacer y con sus defectos me enseña lo que no se debe hacer. Cuando me encuentro frente a un prisionero de su EGO, obsesionado en someter a su capricho a los demás, lo considero un tirano útil porque me da la oportunidad de luchar contra mis reacciones de antipatía y vencerlas. Aprender a amar a los enemigos, aunque éstos nunca me correspondan, es el mejor ejercicio para mi corazón.
Jodorowsky
 

Cuatro días después de la ocupación militar de Ciudad Universitaria, y luego de la andanada de descalificaciones desde el PRI en su contra, el rector Javier Barros Sierra renunció.

La nota principal de Excélsior del 23 de septiembre de 1968 dice: “Presenta su renuncia irrevocable el rector de la Universidad”. En el sumario de esa información se lee: “Barros Sierra dimite, instando a la cordura; ha tropezado con ‘incomprensión y encono’ de adentro y de afuera”.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com