cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Una lección de semana santa


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Homero nos cuenta que Odiseo era el apuesto, inteligente y valiente rey de Ítaca y lo tenía todo: vasallos que lo adoraban.Uun gran palacio. Prestigio entre los pueblos helénicos (lo de “griegos” lo inventamos nosotros). Abundantes riquezas y una esposa de película, ni más ni menos que la correteable Penélope. Y como si esto fuera poco, también era el favorito de Atenea y la diosa se le aparecía de tarde en tarde para conversar. Un buen día Penélope le dio un hijo, Telémaco, y su felicidad fue completa.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz debe transparentar la actuación de las fuerzas policiales militarizadas


Leobardo Alvarado


La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, tiene el gran reto de transparentar lo que sucede en la policía y las decisiones que sobre la seguridad para la ciudad se están tomando en ese espacio. De acuerdo a los boletines que emite la Presidencia Municipal de Juárez los trabajos de intercambio de información que allí se llevan a cabo “han permitido generar un reporte de la situación actual de Ciudad Juárez, el cual es enviado a la Mesa Central de Inteligencia en la Ciudad de México, permitiendo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tenga al alcance toda la información de interés para la generación de políticas públicas.”


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Peligra la vida del Papa Francisco?

Germán Gorraiz Lopez

La denuncia pública realizada por el Papa Francisco en el Instituto San Carlo de MIlán en el que acusa a Europa y a EE.UU. de "alimentar y provocar las guerras en Siria, Yemen y Afganistán para procurar ingresos económicos mediante la venta de armas" así como de "ser los responsables de la muerte de niños y civiles inocentes en esos países" habría encendido las alarmas de las cancillerías occidentales.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Vida de perros

Por la recta que lleva a Perote -la carretera con más topes por metro lineal en Veracruz y muy probablemente en el mundo- vi a un perro muy serio que trotaba de prisa. Era un streeter-cruzado-con-callejero de pelambre grasiento decorado con costras de lodo aquí y allá. El rabo mordisqueado y una oreja gacha me dijeron que era un rudo entre la jauría del rumbo. Sin embargo, algo había en su porte que me cautivó. Era, ¿cómo decirlo?, cierta altivez, un aire de firmeza y seguridad y una mirada inteligente y reflexiva.

Miguel Ángel Sánchez de Armas


 

 

 


Vida de perros

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

          Por la recta que lleva a Perote -la carretera con más topes por metro lineal en Veracruz y muy probablemente en el mundo- vi a un perro muy serio que trotaba de prisa. Era un streeter-cruzado-con-callejero de pelambre grasiento decorado con costras de lodo aquí y allá. El rabo mordisqueado y una oreja gacha me dijeron que era un rudo entre la jauría del rumbo. Sin embargo, algo había en su porte que me cautivó. Era, ¿cómo decirlo?, cierta altivez, un aire de firmeza y seguridad y una mirada inteligente y reflexiva.

 

          “¿A dónde irá ese perro con tanta prisa?”, me pregunté. ¿”Qué asuntos urgentes tendrá en una mañana de sábado?” En el tope coincidimos. Se detuvo con las patas delanteras sobre la joroba y el morro en alto, la cabeza ligeramente ladeada. La oreja gacha, trozada por mitad, se agitó en la brisa. Nuestras miradas se encontraron y entonces, seguro de que no le echaría el auto encima, cruzó la vía y se perdió en una calle polvorienta.

 

          Ese encuentro me recordó que he conocido a muy pocos perros en mi vida. A resultas de la revolcada que me dio una vieja dálmata en casa de mis abuelos paternos, les tengo miedo. Tendría yo tres años y comía una salchicha que se le antojó al viejo, chimuelo y casi ciego animal. Se acercó, olfateó el bocado, dio una tarascada y se llevó la salchicha con todo y mi mano. Grité. La perra se espantó y quiso correr pero no me soltaba. Apareció el abuelo. Volaron cintarazos. Llegó la abuela con el “¡Jesús!” y el “Santísimo” en la boca. Me rescataron. La perra fue enviada al exilio. La salchicha se perdió en el ajetreo y yo me quedé con un terror a los canes que más de medio siglo después no me puedo quitar.

 

          De mis escasos encuentros perrunos, tengo algunas memorias divertidas y otras sobrecogedoras.

 

          Hace como cien años, mis hermanos y yo adoptamos a “roldán”, el pastor alemán de un vecino. Lo rebautizamos “tribilín” y durante algunos días lo alimentamos de lo que mamá ponía en la mesa. La pobre, que a diario batallaba para estirar un magro gasto, se puso como basilisco y salimos todos, niños y perro, a escobazos. Pero los niños y los perros hablan el mismo idioma y en las noches siguientes “tribilín” encontró una ventana abierta y una cama para no dormir a la intemperie... hasta el domingo en que mis horrorizados padres descubrieron a su camada abrazada al perro que, lo juro, roncaba.

 

          Con el tiempo crecí y me casé. Una madrugada después de una juerga descubrí en la cochera a una famélica y asustada perrita y en un arrebato la adopté y la llevé a casa... con los resultados que imaginará el lector. Yo tuve más suerte que el animal, pues dormí en el sofá. Luego fui padre de una hijita y un día la hijita quiso un perrito. En una tienda de mascotas adquirí por una cantidad exorbitante una bolita de pelo con ojos, garantizada libre de pulgas y enfermedades contagiosas que, a la manera de la película de los Gremlins, en poco tiempo se transformó en el perro más tonto del mundo y en una nauseabunda máquina de lamer.

 

          Un domingo por la mañana, sobre la autopista a Cuernavaca, un chucho corrió entre los coches en el momento en que yo aceleraba la motocicleta y quedó paralizado en la trayectoria de 450 kilos de metal y conductor. No fueron más de tres segundos. Lo vi aplanarse sobre la panza. En su mirada, que se trabó con la mía, apareció un espanto de muerte, una visión del fin del mundo. En la siguiente escena voy patinando sobre mi costado izquierdo con el casco chirriando en el asfalto, la motocicleta vuela fuera de la carretera y el perro va rumbo al Olimpo de sus antepasados.

 

          Otra tarde, de entre una milpa a la orilla de un camino, aparecieron tres perros enormes que corrían y brincoteaban en una extraña danza erótica. El que iba a la cabeza hizo una cabriola, tomó tierra y se aventó en la trayectoria del auto, su mirada fija en mí, los belfos hinchados, la lengua de fuera, todo él una expresión de júbilo. Quedó atorado en la defensa y lo arrastré un buen trecho antes de lograr orillarme.

 

          También he sido agredido por estos acólitos de San Roque. Apenas la otra noche, en un restaurante de postín, un diminuto y perfumado braco me estuvo gruñendo y mostrando los colmillos cada vez que su dueña se descuidaba. Y en mi anterior empleo andan diciendo que yo fui culpable de la muerte de la pelusa, compañera del canelo. La pobre quedó en calidad de calcomanía cuando se rehúso a darle el paso a un camión materialista.

 

          Creo que destapé la Caja de Pandora del mundo canino. Parece que el amor a los perros es más intenso que el amor por la justicia. “¿Cómo es posible que le tengas miedo a los perritos, si son lo más lindo del mundo?”, exclama con voz aguda mi cuata AB, la que tiene un doctorado en ciencia política. Cuando le recuerdo que hace poco un rottweiler destazó a su dueño, que están documentados casos de doberman que se almorzaron a los bebés que debían cuidar y que en la obra de Orwell napoleón utiliza a los mastines que secuestró cuando cachorros para oprimir a los demás animales de la granja, responde con un mohín de fastidio: “¡Ay, tú siempre tan exagerado!”

 

          De vez en vez un conocido me para en la calle y con ojo entrecerrado y voz silbante quiere saber si realmente lancé los 450 kilos de mi motocicleta contra un indefenso perrito en la carretera a Cuernavaca. Pone ojos de plato cuando digo que así fue y alza los hombros con desdén al escuchar el tímido colofón de mi aventura: tres meses con un cabestrillo y una fortuna en medicinas y rehabilitación.

 

          El colmo es CM. Luciendo la más brillante de sus sonrisas me extendió un libro de Benítez Carrasco y con ironía afilada cual estilete de Capeto apostrofó: “Pues nunca he sabido que a un periodista alguien le haya escrito un poema... ¡como ha sucedido con los perros!”: Con una pata colgando / -despojo de una pedrada- / pasó el perro por mi lado. / Un perro de pobre casta. / Uno de esos callejeros / pobres de sangre y de estampa.

 

          Respondí que estaba equivocada. Que en la poética popular bardos hubo que cantaron a los informadores. “¿Ah sí?”, contestó. “¿Cómo quién?” Me exprimí el seso y sólo recordé las formidables estrofas de Guillermo Aguirre: En torno de una mesa de cantina, / en una noche de invierno, / regocijadamente departían / seis alegres bohemios. Ella examinó sus cuidadas uñas y sin mirarme dijo: “Sí, claro. Ustedes los periodistas... son... medio... bohemios, ¿verdad?”

 

          Me doy cuenta de que es imposible ganar y acepto que en el poema de Benítez hay al menos una estrofa con imágenes afortunadas, aquella que reza: Y adiós la desconfianza. / Que ya se tiende a mis pies / a tiernos aullidos habla, / ladra para hablar más fuerte, / salta, gira, gira, salta, / lloran, ríen, ríen, lloran / lengua, orejas, ojos, patas, / y el rabo es un incansable / abanico de palabras.

 

          Y desde luego que es mérito de condigno, si esta condición se puede aplicar a un poeta, que imagine un cielo de los perros en donde un San Roque recibe a los gozques y los recompensa por los sufrimientos en su valle de lágrimas: Para ti... un rabo de oro, / para ti... un ojo de ámbar; / tú tus orejas de nieve; tú, tus colmillos de escarcha. / Tú... tu muleta de plata.

 

          Estoy deprimido. ¡Protesto! Sólo quise documentar mi escasa relación con el mejor amigo del hombre. No me merezco un trato así. Quizá deba regresar al columnismo político. Entonces nadie se metería conmigo.

 

          Mas no puedo dejar de preguntarme: ¿a dónde van los perros?

 

 

07 de abril de 2019.


  

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Una lección de semana santa
Vida de perros
Perfidia en el Potomac
Fumer tue
Recuerdo del General
Intolerancia
Tras la huella de Gandhi
Cine y propaganda
Carta a García
¿Para qué sirve la historia?
El mundo de Jimmy
La casa de mi amo
Lo que el arte nos comunica
Recuperar el pasado
Año Nuevo
Navidad
La risa, remedio infalible
A vuelta de correo
Para decir México
Jesús Blancornelas, in memoriam

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Desplegará municipio más de
500 elementos durante las celebraciones de semana santa
| Portada
Balaceados en La Perla,
mueren dos y uno agoniza
| Portada
Lo asesinan dentro de unas
tapias en Parques del Mirador
| Portada
Rescata la migra a 3 guatemaltecos
perdidos en Sierra Blanca
| Portada
Define AMLO política
de Comunicación Social
| Portada
VIRGINIA PRATS
| La Nota Nostra
Lo matan a tiros a un lado de
una iglesia en Tierra Nueva I
| Portada
Listo el Municipio para recibir
a 250 mil visitantes el Domingo
de Pascua en El Chamizal
| Portada
Dictan fallo condenatorio
a dos mujeres que prostituían a 15añera
en bar de la zona Centro
| Portada
Anuncian campaña ''El Mejor Puente''
para incentivar el consumo local
| Portada
Ejecuta grupo armado al comandante y un
policía, además de un civil en Anáhuac
| Portada
Secuestran a mujer pero es liberada sin
el pago del dinero exigido por rescate
| Portada
Invitan a 5ta edición de la
Beerbena este 17 y 18 de abril
| Portada
Arresta municipal a menor que asegura
haber paricipado en 5 ejecuciones
| Portada
Balacean, ejecutan a joven
en Hacienda de Las Torres
| Portada
Anuncia Club Rotario valoraciones
para labio leporino o paladar hendido
| Portada
Más vientos y 20% de
probabilidad de lluvia: PC
| Portada
Lo llevan a terreno y
asesinan en colonia Las Arenas
| Portada
Entran migrantes por una puerta
en el muro y se entregan a la migra
| Portada
Inaugura Alcalde 44 edición
del Festival Internacional de Drama
Español Siglo de Oro
| Portada

Gotera

    El sicariato laboral.
    Lo de la fuga delincuencial de una maquiladora roba la atención sí, por dejar a la intemperie económica a más de 650 trabajadores.
    Y se deja ver, en casos así de específicos, la irresponsabilidad del gobierno estatal que permite bajo en muy guango Estado de derecho el arribo de bucaneros de la mano de obra, de barcas pirata sin amarre ni ancla legal alguna.
    Pero junto con casos así de paradigmáticos, son muchos otros los signos de esa política anti obrera.
     Presume GobEdo a través de la Junta de Conciliación y Arbitraje el 'alto' porcentaje de los conflictos que llegan al arreglo sin entrar a litigio, pero échese un ojo al otro por ciento, al menor, que aún así representa cientos o miles de casos en la entidad.
    Ahí por ejemplo la puerta giratoria a que se enfrenta el trabajador: la falsa restitución en su empleo, una y otra vez, y una y otra vez más hasta acumular decenas de ocasiones de ese simulacro, formal y 'legal', fraudulento.
    Eso, apenas como uno de los perniciosos efectos de la reforma laboral que estableció ya no salarios caídos de forma indeterminada, sino sólo y máximo un año.
    La jugarreta va dirigida claramente a provocar que el trabajador quede mal por pedir tantos permisos si ya ha conseguido nuevo empleo --para poder reintalarse por unos días y ser despedido una vez más--
    O, finalmente, a que renuncie al juicio por temor a quedar 'sin Juan y sin las gallinas'...y todo bajo la inmoral cómplice actuación de Gobierno del Estado.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

El duelo de los futbolistas que pierden un clásico


Ramón Quintana Woodstock

 

Los domingos es religiosamente el desayuno acompañado de periódicos como el Universal, en éste me une un vinculo afectivo, ya que ahí reportea David Fuentes, periodista que salió de Televisa Juárez básicamente coaccionado por Héctor González. David se cayó ´parriba, ahora es un ínclito investigador, que se codea con Héctor de Mauleón y más de tres veces ha sido citado por Sergio Sarmiento, anda con los grandes de la pluma.

Leo en el Universal: “Redes exhiben fiesta de jugador de Chivas tras perder el clásico” “Por un video de Instagram quedó evidenciado que rápido olvidaron la derrota del América”.



Más Leviatán

La Nota Nostra

VIRGINIA PRATS

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Es sábado y atiendo a la presentación de un libro, es del maestro Flores Simental quien es catedrático de la licenciatura en periodismo en la Ciudad Universitaria. Es un cronista natural que viene cargado con un tambache de sus libros y que para efectos de la presentación en sociedad, se ha vestido con una guayabera amarilla que le da un cariz especial a su semblante, ahora se dispone a decirnos quien es Virginia Prats, pero un día antes ya lo había visto en un programa de radio, me dio una embarrada, por eso estoy aquí, porque me dejó con media daga adentro, así que vine por la revancha.

 

Mediometro

La desatada cacería de agentes ministeriales a manos de sicarios ¿se debe a?
Represalia al buen desempeño policiaco
Disputa entre grupos internos
Ataques casuales, inconexos
'Acalambramiento' al gobernador
Por favorecer a uno de los cárteles
Al 'cobro' de pérdidas por acciones policiacas
Respuesta a las advertencias oficiales
Acción de predominio narco en la entidad
Generar desgobierno con objetivo electoral
     Resultados

DesdeJuárez

El estado más peligroso

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

¿Recuerdas esa película? Esa donde un tipo con una máscara de rostro angulado y largos bigotes dice “el pueblo no debería temer a sus gobernantes, son los gobernantes los que deberían temer a su pueblo”. V de Vendetta, se llama.

Ya sé, ya sé que eso es una película, aun así, es verdad que la gente le tiene miedo a su gobierno. Con justa razón, por ejemplo, el 23 de marzo Jesús Estrada reporta en La Jornada que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos considera a Chihuahua como el estado más peligroso en México para ser un activista. En los últimos 10 años han asesinado a 27 ¿“activistas”?


Mas Juárez

A la Cabeza

Los más pobres

 

Francisco Flores Legarda


Si me pides elegir entre el cerebro y el sexo,
prefiero el corazón.

Jodorowsky


No sé a ustedes, pero a mí me han parecido cuatro meses del nuevo gobierno muy energéticos. La modorra de las administraciones que lo antecedieron, el exceso de relumbrón a falta de sustancia de interés público, como en un eterno diálogo entre el presidente de turno y los grandes empresarios sin agregar otros jugadores. Las conferencias de prensa entre semana y los mítines de viernes a domingo son una forma de actuar/comunicar que el presidente López Obrador va patentizando como sello de su gobierno. En ello le va el propósito de cimentar la cuarta transformación.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com