cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

La traición de Sicilia

 

Carlos Murillo González

A la gente de Ciudad Juárez, por su valentía y resistencia ¡Kita Shiwe!
 

La caravana por la paz en cabezada por el poeta Javier Sicilia y cuya terminación en Ciudad Juárez en los primeros días de julio llamó la atención nacional e internacionalmente, pudo haber sido el parteaguas de una verdadera agenda nacional surgida desde y para la sociedad de no haber sido traicionada por quienes la sugirieron y encabezaron.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

9 días de junio


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Durante nueve días tuvo el dedo en el gatillo listo a disparar. Durante nueve días arrinconó al borde del colapso a dos naciones, a industrias multinacionales, a consumidores y trabajadores e incluso a sus propios consejeros y aliados republicanos, aterrorizados por las consecuencias de poner miles de millones de dólares en la cuerda floja”, escribe Peter Baker en el New York Times al analizar el más reciente de los sainetes del poderoso e inefable enfant terrible con el que tenemos que lidiar día con día.

Baker, con más resignación que sorpresa, reseña el drama de los aranceles a México -aparecido de la nada y extinguido abruptamente. Estos nueve días de primavera, dice, son un caso de estudio sobre la manera en que Trump enfrenta los embrollados asuntos que desafían a su presidencia y a su país: dramas de su propia confección, en donde él es, por supuesto, el héroe.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz debe transparentar la actuación de las fuerzas policiales militarizadas


Leobardo Alvarado


La Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, tiene el gran reto de transparentar lo que sucede en la policía y las decisiones que sobre la seguridad para la ciudad se están tomando en ese espacio. De acuerdo a los boletines que emite la Presidencia Municipal de Juárez los trabajos de intercambio de información que allí se llevan a cabo “han permitido generar un reporte de la situación actual de Ciudad Juárez, el cual es enviado a la Mesa Central de Inteligencia en la Ciudad de México, permitiendo que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador tenga al alcance toda la información de interés para la generación de políticas públicas.”


Más MarcaPasos

 

desde
España

Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Manuel Buendía, in memoriam

En recuerdo de Benjamín Wong Castañeda, de la estirpe

de periodistas que dieron lustre a nuestra profesión.
 

Hace treinta y cinco años murió asesinado Manuel Buendía Tellezgirón.

El 30 de mayo de 1984 fue miércoles. Por la tarde, el autor de “Red Privada” -la columna cuyo nombre se hizo sinónimo de lo mejor de nuestro periodismo de análisis y reflexión- abandonó la oficina que rentaba en un viejo edificio de Insurgentes, a la altura de la Zona Rosa, en la ciudad de México. Se encaminó al estacionamiento público en donde guardaba su auto. Ahí, en la puerta, fue emboscado. Un sicario lo ultimó de cinco tiros por la espalda.

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

Manuel Buendía,

 

in memoriam

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

En recuerdo de Benjamín Wong Castañeda, de la estirpe

de periodistas que dieron lustre a nuestra profesión.

 

 

 

          Hace treinta y cinco años murió asesinado Manuel Buendía Tellezgirón.

 

          El 30 de mayo de 1984 fue miércoles. Por la tarde, el autor de “Red Privada” -la columna cuyo nombre se hizo sinónimo de lo mejor de nuestro periodismo de análisis y reflexión- abandonó la oficina que rentaba en un viejo edificio de Insurgentes, a la altura de la Zona Rosa, en la ciudad de México. Se encaminó al estacionamiento público en donde guardaba su auto. Ahí, en la puerta, fue emboscado. Un sicario lo ultimó de cinco tiros por la espalda.

 

          El día pardeaba. Vehículos y peatones congestionaban la principal avenida de la capital. El crimen, frente a testigos, fue en realidad una ejecución, una advertencia. Las fotografías del cadáver de Buendía sobre la acera dieron la vuelta al país y al mundo con un claro mensaje: en aquel México, tal era el fin que aguardaba a los practicantes de un periodismo crítico, analítico y, sobre todo, independiente.

 

          Treinta y cinco años han transcurrido y mucha agua ha pasado bajo nuestros puentes. Hoy reconfirmamos que la muerte de Buendía fue ejemplar, pero no en el sentido en que quisieron sus asesinos. Un instante después de la primera oleada de dolor y miedo, en el periodismo mexicano se refrendó el compromiso con la libertad. Y conforme pasan los años, nuevas generaciones de periodistas encuentran en Manuel Buendía un ejemplo de ética, valentía y rigor profesional. Don Manuel sigue entre nosotros por la sencilla razón de que la esencia del periodismo en el que él creía sigue siendo la misma.

 

          Recuerdo a Buendía de muchas formas. Su calidez y el sentido de humor con que engalanaba su trato. La solidaridad y el culto a la amistad. Su profunda convicción de estar transitando por el mejor de los caminos profesionales. Una vez escribió: “Ni siquiera el último día de su vida, un verdadero periodista puede considerar que llegó a la cumbre de la sabiduría y la destreza. Imagino a uno de estos auténticos reporteros en pleno tránsito de esta vida a la otra y lamentándose así para sus adentros: Hoy he descubierto algo importante, pero... ¡lástima que ya no tenga tiempo para contarlo!”

 

          Un hombre comprometido y eficaz. Un periodista preocupado por definir el oficio: “El periodismo no nos permite vivir de ‘lo que fue’, de ‘lo que el viento se llevó’. Al contrario: nos obliga a vivir para lo que es. Un periodista no puede permitir que sus amigos le organicen, como a un pintor, exposiciones retrospectivas.

 

          “Tampoco podemos arrullarnos, como las viejas actrices, en la nostalgia del álbum fotográfico o en el recuerdo de aquellas marquesinas que bordaban nuestro nombre con foquitos de colores. Ni andamos por ahí como los veteranos de una guerra ya olvidada, luciendo antiguas condecoraciones y un atuendo pasado de moda.

 

          “Los periodistas, como el combatiente sin relevo, vivimos y morimos con el uniforme de campaña puesto y el fusil humeante entre las manos.

 

          “Dicho de otro modo menos melodramático: los militantes del periodismo -por vocación y por destino- tenemos que ser, aquí y ahora; y para nosotros ser significa publicar, hacernos oír, ya sea desde una gran cadena de periódicos, o en una modestísima revista provinciana y hasta en una simple hoja volandera.

 

          Manuel Buendía fue asesinado seis meses después de publicado su libro La CIA en México. Mi ejemplar tiene una hermosa dedicatoria en la recia letra de su autor: “Para Miguel Ángel, cuyo afecto para mí se vuelve fortaleza de ánimo en la lucha cotidiana de un combatiente por México”.

 

          Tres décadas y media después, don Manuel Buendía no descansa en paz. Su muerte clama justicia, pero su ejemplo nos sigue iluminando.

 

          Cada año, en esta fecha, publico la misma columna. Sólo actualizo el tiempo transcurrido y añado alguna reflexión. Es la machacona esperanza de que algún día sabremos la verdad sobre el asesinato: quién tomó la decisión, quién organizó el operativo, quiénes consiguieron el arma, planearon la emboscada y jalaron el gatillo; quiénes protegieron –o eliminaron- a los pistoleros.

 

          ¿Los que han purgado condenas por el homicidio son realmente los responsables? Un juez así lo consideró y al parecer habría otros motivos para mantenerlos en prisión, aunque hoy viven en libertad ahogados en el desprestigio y la repulsión. El presunto autor material, así juzgado, niega su participación. El sentido común dice que el o los autores intelectuales escaparon a la justicia y que la muerte del periodista fue consecuencia de una conjura que nadie está en condiciones de desvelar.

 

          Una constante de la historia es que los asesinatos políticos nunca se esclarecen del todo. Y los de los periodistas jamás, ni en el primer ni en el tercer mundo. Acá nos seguimos preguntando quién mató a Buendía en 1984. En Estados Unidos se siguen preguntando quién mató a George Polk en 1948. El cadáver de don Manuel quedó tendido a la vista de todos en la acera de una gran avenida; el de George apareció flotando en la bahía de Salónica. Ambos compartieron la animadversión, en paráfrasis de Vallejo, de los heraldos negros de la antidemocracia.

 

          Es notable, pero nada asombrosa, la estupidez de quienes creen que mediante la eliminación de periodistas pueden protegerse a sí mismos o poner remedio al enojo, al desasosiego o a la inquietud social. Una y otra vez el resultado es, para ellos, contraproducente. Porque la memoria y la palabra no pueden ser asesinadas: Manuel Buendía se transformó en un símbolo cuando exhaló el último aliento, lo mismo que George Polk.

 

          Ese símbolo es el del periodismo que sirve a la sociedad y no a quien se cree dueño del espacio en los diarios. Un día don Manuel escribió: “No entiendo un periodismo sin ideales. Ni el reporterismo, ni la entrevista, ni el reportaje, ni el artículo, ni la crónica, ni el editorial, ni mucho menos géneros de tan comprometido ejercicio como la columna, pueden llevarse a cabo sin un ideal ¿Cuál es ese ideal? Servir a nuestro país con los recursos del periodismo”.

 

          En la historia encontramos ejemplos de esta forma de pensar. Walter Lippmann fue considerado el columnista más influyente en Estados Unidos durante más de 30 años. Hombre complejo, tenaz y brillante, tuvo, como Buendía, la conciencia de que su oficio estaba investido de la grave responsabilidad que da el foro público. Durante la dramática campaña presidencial estadounidense de 1940, al ser cuestionado sobre su posición política, tomó la oportunidad para una definición: “Los columnistas que se echan a cuestas la tarea de interpretar los hechos sociales no deben verse a sí mismos como personajes públicos frente a un electorado ante el cual son responsables”. Y en su columna Today and Tomorrow del New York Herald Tribune escribió:

 

          “Mi postura es que escribo sobre asuntos sobre los cuales creo tener algo que decir, pero como persona no soy nadie de particular importancia. No soy un consejero áulico o un asesor general de la humanidad, y ni siquiera de aquellos que ocasional o frecuentemente leen lo que escribo. Éste es el código que sigo. Lo aprendí de Frank Cobb, quien durante el largo año de su agonía una y otra vez me aleccionó sobre el hecho de que más periodistas habían sido arruinados por la egolatría que por el licor. Y él había tenido la oportunidad de estudiar los efectos de ambas clases de intoxicación.

 

          “El escritor individual no es un personaje público; o por lo menos no debería serlo. Tampoco es una institución ni el repositorio de la ‘influencia’ ni del ‘liderazgo’. Es un reportero y un comentarista que pone ante sus lectores sus hallazgos sobre los temas que ha estudiado y así deja las cosas. No puede abarcar el universo, y si comienza a imaginar que ha sido llamado a tal misión universal, pronto dirá menos y menos sobre más y más cosas hasta que finalmente comience a decir nada sobre todo”.

 

          Hay hombres que forjan sus propias leyendas. En el periodismo de vez en cuando surgen figuras que rompen los moldes no como un reto, sino porque ello es parte misma de su naturaleza. Manuel Buendía fue de esa estirpe. Lo recordamos siempre.

 

 

30 de mayo de 2019.


  

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

9 días de junio
¿Quién mató a George Polk?
Manuel Buendía, in memoriam
De adjetivos y lugares comunes
De sirenas y ballenas
Una lectora nada común
El síndrome Genovese
All that Jazz
El eterno femenino
Una lección de semana santa
Vida de perros
Perfidia en el Potomac
Fumer tue
Recuerdo del General
Intolerancia
Tras la huella de Gandhi
Cine y propaganda
Carta a García
¿Para qué sirve la historia?
El mundo de Jimmy

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Sin agua amplio sector del
poniente por trabajos de la Jmas
| Portada
Intenta utilizar licencia de
conducir falsa y fue detenido
| Portada
Avanzan obras de recarpeteo
de la avenida Ignacio de la Peña
| Portada
Caluroso, en los 37º C.
y vientos ligeros: PC
| Portada
Recibe Municipio obras de remodelación de los parques comunitarios Constitución, Tarento y Riberas del Bravo | Portada
Acribillan, matan a dos
jóvenes en la Plaza Juan Gabriel
| Portada
Ejecutan a niña de 6 años y a su padre
fuera de un kinder en Terrenos Nacionales
| Portada
Reubica Ecología unas 5 mil abejas
de dos enjambres en viviendas
| Portada
Asesinan a hombre en una tienda de
abarrotes de colonia Luis Echeverría
| Portada
Aseguran arsenal tras persecución y
choque de dos camionetas en San Isidro
| Portada
Toma protesta Alcalde a integrantes del Consejo Municipal de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil | Portada
Trasladan a cientos de migrantes
al sur para su repatriación
| Portada
Sigue 50% de descuento en multas
de Tránsito y Estacionómetros
| Portada
Gana alumna del IIT
concurso internacional
| Portada
Ejecutan a tres jóvenes en una
barbería de la Manuel Valdez
| Portada
Entre los 36º y
38º C. para la semana: PC
| Portada
Recibe Alcalde reconocimiento
al Municipio por apoyo brindado a la Secundaría Técnica 84
| Portada
Caen presuntos participantes
en el homicidio de guardia de
Cerradas de San Pedro
| Portada
Encuentran a mujer encobijada
en calles de Finca Bonita
| Portada
Matan policías de Las Cruces a hombre
que disparó contra la comandancia
| Portada

Gotera

    Nadar de muertito.
    De entre los altos índices del asesinato en la entidad, los hilos de la sangre feménina brotan y corren anchos por toda la geografía chihuahuense.
    Inaugurada desde la gestión del otro panista que ha gobernado el estado, Francisco Barrio --'92 - 98--, la matanza de mujeres no sólo continúa, sino que por estos meses toma auge sobre todo en los municipios grandes.
    De aquella época, particularmente desde 1993, data el surgimiento de la plaga del ultraje sexual y la ejecución de jovencitas y niñas en la frontera.
    Es lo que luego devino en situaciones como la del Campo Algodonero con ocho jovencitas asesinadas y tiradas a la intemperie, por la que el Estado mexicano fue condenado en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.
    Pero la gangrena de la incapacidad, corrupción e impunidad, se prolonga y es por ello que recién la Unión Europea y la ONU han decidido intervenir con anuencia federal.
    Vaciarán aquí, precisamente en Juárez y Chihuahua --y en otros tres municipios del país--,  casi 12 millones de dólares en el programa 'Spotlight' con esfuerzos...contra la degollina y el atole en las venas.


Más Gotera

Contexto

México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Elton John y la locura de Keenan


Ramón Quintana Woodstock

 

Rocket Man de 1972, es el nombre de la pieza que enarbola la nueva película biográfica del músico británico Elton John, que además de ser excelso en su ramo desarrolló un intenso coqueto con la realeza en tiempos de la princesa Diana. Como ya se sabe, ella muere en un accidente de automóvil, el día del sepelio Elton cantó para la Princesa un ornamento musical que hay que revisar, para sumarla a sus éxitos. Bueno, no es el meollo del asunto.



Más Leviatán

La Nota Nostra

¿Amable lector, usted podría ayudarme con la cámara?

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Morena acaba de ganar en Tijuana; esa entidad que por tres décadas se pintó de azul. Esto traducido significa que el mitin o manifestación o aquelarre que ahí organizó AMLO  quedó como anillo al dedo,  apestó a pura pólvora política, más gedionda que la caca de vaca. Bien dicen que las casualidades no existen, haber escogido a Tijuana para decirle a México que no se perdió la dignidad ante TRUMP, fue una ridiculez, pues mientras Marcelo hablaba, se quitaba las rodilleras, pero esos amantes de la nueva izquierda cagona, que se codea con priistas y otros especímenes amantes de lo ajeno, celebran cada mínima flatulencia.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obras importantes de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Cinco cosas que podrían mejorar las finanzas y servicios públicos que el municipio no quiere que sepas. La número cuatro te sorprenderá

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Antes de continuar, las cinco son propuestas serias y viables. Decir que la número cuatro te sorprenderá es sólo una broma que rememora algunos anuncios de Internet.
La idea es simple, cinco propuestas que de realizarse el gobierno municipal ahorraría dinero y con eso mejorar sus servicios.
Puede parecer que se adelanta a los tiempos electorales y de campaña. Pero no, las campañas del 2021 se están jugando desde ahora.
Bien, sin más vayamos a las propuestas.


Mas Juárez

A la Cabeza

La sociedad civil

 

Francisco Flores Legarda


Se coherente contigo mismo
Jodorowsky


El 2 de junio del 2019 se eligieron gobernadores, uno en Baja California y otro en el estado de Puebla. Se afirma que hubo baja participación. Esto quiere decir que candidatos y partidos no lograron convencer a la ciudadanía para que participara copiosamente. Así fue por una estrategia equivocada, basada exclusivamente en los medios y en promocionales, sin hacer diferenciación de audiencias, ni consistentes campañas a ras de suelo.


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com