Flash Informativo... 1
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

La traición de Sicilia

 

Carlos Murillo González

A la gente de Ciudad Juárez, por su valentía y resistencia ¡Kita Shiwe!
 

La caravana por la paz en cabezada por el poeta Javier Sicilia y cuya terminación en Ciudad Juárez en los primeros días de julio llamó la atención nacional e internacionalmente, pudo haber sido el parteaguas de una verdadera agenda nacional surgida desde y para la sociedad de no haber sido traicionada por quienes la sugirieron y encabezaron.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Visita al palacio verde


Miguel Angel Sánchez de Armas


Un felino enorme y metiche. Un sujeto duro y descorazonado que hace pareja con otro blandengue y pocoseso. Un diminuto can y una insufrible, sabihonda y parlanchina adolescente: tales son los integrantes de la improbable pandilla que viaja por un lejano país en busca de un palacio verde regenteado por un misterioso personaje quien, según la leyenda, tiene el poder para cumplir los más oscuros deseos y los medios para satisfacer los caprichos más desorbitados. En su aventura, la banda no duda en valerse del engaño, la traición y la hechicería para lograr su meta. Dos mujeres son asesinadas, numerosos seres exterminados y varios pueblos sometidos a los apetitos de la quinteta en el transcurso de la historia que culmina con el exilio del regente del palacio verde y la usurpación de su trono.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA NECESIDAD DE ORGANIZARNOS PARA EL PLEBISCITO: EN FAVOR O EN CONTRA, DEL PROYECTO JUÁREZ ILUMINADO


Leobardo Alvarado


SOBRE EL PLEBISCITO aprobado por el Instituto Estatal Electoral para que sean las y los ciudadanos quienes decidan si desean el proyecto Juárez Iluminado, vale recordar la historia local reciente.

El año 2005 se buscó el referéndum para impedir que se llevara a cabo lo que coloquialmente se conoció como "Ciudad Vallina"; o la propuesta del desarrollo del Plan San Jerónimo. Entonces el Congreso Local negó esa posibilidad, pese que de las alrededor de 44 mil firmas que se necesitaban para avanzar el proceso, las y los ciudadanos que participamos de aquel momento logramos recabar más de 55 mil firmas.[1] En este sentido es importante reconocer el papel preponderante que tuvo el Consejo Ciudadano por el Desarrollo Social donde confluíamos diversas organizaciones de la sociedad civil.
 


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Son inevitables unas nuevas Elecciones en España?

Germán Gorraiz Lopez

La utopía de Pablo Iglesias tras las Elecciones del 28-A era la formación de un Gobierno de Cambio PSOE-Unidas Podemos que diera prioridad a la implementación del llamado Estado social y democrático de Derecho y a una regeneración democrática (mediante la extirpación del cáncer metastásico de la corrupción que habría fagocitado todos los estamentos del Estado español), aunado con una reforma posibilista de la Constitución del 78, intento fallido debido a la impaciencia de Pablo Iglesias por “alcanzar los cielos por asalto” en lugar de transitar por la senda marcada por il poverello D´Assisi: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

1


Omar Linares Baca


1

Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Un ranchero cuentacuentos

Hace muchos años descubrí que puedo hablar con los muertos. Por eso me he instalado en el nicho sacramental en donde he resucitado a William para charlar un poco con él mientras los demás se aprestan a conmemorar los 122 años de su nacimiento.

Lo muerto no le ha disminuido lo hierático. No acepté compartir la pipa de tabaco curado de Luisiana que me ofreció pese a que sabe bien que detesto la hierba. Y como él dejó de beber, sólo lanzó una mirada de nostalgia a la botella de borbón que le presenté.

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un ranchero cuentacuentos

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

          Hace muchos años descubrí que puedo hablar con los muertos. Por eso me he instalado en el nicho sacramental en donde he resucitado a William para charlar un poco con él mientras los demás se aprestan a conmemorar los 122 años de su nacimiento.

 

           Lo muerto no le ha disminuido lo hierático. No acepté compartir la pipa de tabaco curado de Luisiana que me ofreció pese a que sabe bien que detesto la hierba. Y como él dejó de beber, sólo lanzó una mirada de nostalgia a la botella de borbón que le presenté.

 

          Hablamos del Condado de Yoknapatawpha. Siento que le aburre mi insistencia comparativa. No sabe y no le importa si José Emilio se inspiró en aquella tierra para para dar a Jim su territorio en el desierto de sus batallas. Porfío. Responde: “Una de las cosas más tristes es que lo único que un hombre puede hacer durante ocho horas, día tras día, es trabajar. No se puede comer ocho horas, ni beber ocho horas diarias, ni hacer el amor ocho horas... lo único que se puede hacer durante ocho horas es trabajar. ¡Y esa es la razón de que el hombre se haga tan desdichado e infeliz a sí mismo y a todos los demás!”

 

          No entiendo qué tiene que ver esta homilía con mi pregunta, pero así es William. Reviro y le espeto que es un “big short man”… Él se atusa el bigote y casi en un suspiro dice que mi oxímoron es realmente patético. No está de humor. Creo que piensa en la señora Coldfiel y en Quentin. Sé, porque me lo ha dicho, que en realidad no quiso que éste la dejara, pero no pudo vencer el torrente de vida que habían cobrado sus criaturas. Insisto en el coloquio.

 

          Pienso en voz alta y recuerdo que hace 57 años, un viernes 6 de julio, murió. Responde con una mirada midriática. Hace 57 años, ese mismo viernes, dice, hubo una explosión atómica en Nevada que contaminó a más seres humanos que en Hiroshima. William no está para charlas esta tarde. Le pido cortésmente que vuelva a su Mictlán literario y cierro de golpe el libro.

 

          Faulkner era bajo de estatura, elegante, no muy agraciado, desordenado, pendenciero y alcohólico. Probó muchos oficios antes de convencerse de que escribir era lo único en lo que realmente sobresalía. Escribía sin medida, casi sin aliento. Las páginas saltaban de su máquina cual conejos en celo. La palabra escrita, esa manera de hablarle a los que aún no han nacido, era su bálsamo. Crear mundos nuevos como un dios del Olimpo desatado y ebrio le daba sobriedad en su propia existencia. 

 

          Dice Richard Ellmann que a lo largo de su vida, William evitó los discursos y nunca se vio como un hombre de letras, sino un campirano al que le gustaba contar historias. También detestaba a los entrevistadores. Cuando uno lo cuestionó sobre su “técnica”, respondió que no era ni albañil ni cirujano, profesionales que a diferencia de los escritores, sí debían dominar una “técnica”.

 

          Y en su trato con las clases dominantes, Manuel Vicent nos recuerda que cuando John Kennedy coleccionaba trofeos para adornar sus cenas privadas, el escritor recibió una invitación del presidente para un piscolabis en la Casa Blanca. Por su mesa ya habían pasado los Mailer, los Bellow, los Miller y los Sinatra de costumbre. Incluso Pau Casals había amenizado con el violonchelo algunos de los postres más exquisitos. Faulkner respondió a vuelta de correo: “Señor presidente: yo no soy más que un ranchero y no tengo ropa apropiada para ese evento. Ahora bien, si usted tiene algún interés en cenar conmigo, con mucho gusto le invito a mi casa de Rowan Oak, en Oxford, Misisipi”.

 

          Su conocida aversión a la tribuna despertó el morbo del mundillo literario cuando viajó a Estocolmo para recibir el Nobel de Literatura el 10 de diciembre de 1950. Era el primer gringo en recibirlo desde el fin de la segunda guerra y los glotones reflectores y los insaciables micrófonos aguardaban impacientes su discurso. Pero habló tan bajito y fue tan breve, que la oración pareció perderse entre la luz quebradiza del Stockholm Konserthuset. Sólo los más cercanos alcanzaron a escuchar la profesión de fe que hoy me ha permitido conversar con él: “Yo no creo en el fin del hombre”.

 

          Para William Faulkner, cuya alma se liberó de la materia un viernes 6 de julio hace 57 años, la novela también era el ateneo de sus antepasados y el congreso de sus descendientes, tal como lo planteara otro día de julio, cincuenta años después, uno de sus epígonos: Carlos Fuentes.

 

           Lo recuerdo hoy con las palabras, breves y casi tímidas -punta de un formidable iceberg como los diálogos interiores de sus personajes- que aquel lunes dirigiera a los miembros de la Academia.

 

          “Siento que este premio me ha sido otorgado, no a mí como persona, sino a mi trabajo: a una vida de trabajo en la agonía y el sudor del espíritu humano, no en procura de gloria y menos aún de dinero, sino de crear, a partir de los materiales del espíritu humano, algo que no existía antes. Por eso, no soy más que un guardián de este premio. A su parte representada en dinero no será difícil encontrarle un destino acorde con el propósito y el significado que le dan origen. Pero querría hacer lo mismo con el reconocimiento, usando este momento como un pináculo desde donde me escuchen los hombres y las mujeres jóvenes que ya están dedicados a las mismas angustias y tribulaciones que yo, entre quienes está aquel que algún día ocupará el mismo lugar que ocupo ahora.

 

           “Nuestra tragedia de hoy es un miedo físico general y universal tan largamente padecido, que a duras penas lo podemos soportar. Ya no quedan problemas del espíritu; tan sólo una pregunta: ¿cuándo seré aniquilado? Es por eso que el hombre o la mujer joven que escribe actualmente ha olvidado los problemas del corazón humano en conflicto consigo mismo, que solos bastarían para producir buena escritura porque son lo único sobre lo cual vale la pena escribir, lo único que justifica la agonía y el sudor. Debe aprenderlos de nuevo. Debe enseñarse a sí mismo que lo más despreciable de todo es tener miedo; y una vez aprendido, olvidarlo para siempre sin dejar espacio en su taller para nada distinto de las verdades y certezas del corazón, de las verdades universales sin las cuales cualquier relato es efímero y fatal: el amor, el honor, la piedad, el orgullo, la compasión, el sacrificio. Mientras no lo haga, su trabajo está bajo maldición. No escribe sobre amor sino sobre lujuria, sobre derrotas en las que nadie pierde nada valioso, sobre victorias sin esperanza y, lo peor de todo, sin piedad ni compasión. Su dolor no llora sobre fibras universales y no deja huella. No escribe con el corazón; escribe con las glándulas.

 

          “Mientras no aprenda estas cosas, escribirá como si estuviera viendo el final del hombre e inmerso en él. Me rehúso a aceptar el fin del hombre. Es demasiado fácil decir que el hombre es inmortal simplemente porque permanecerá; que cuando repique y se desvanezca el último campanazo del Apocalipsis con la última piedra insignificante que cuelgue inmóvil en la agonía del fulgor del último anochecer, que incluso entonces se oirá un sonido: el de su voz débil e inagotable, que seguirá hablando. Me niego a aceptarlo. Creo que el hombre no sólo perdurará, prevalecerá. Es inmortal, no por ser el único entre todas las criaturas que posee una voz inagotable, sino porque tiene un alma, un espíritu capaz de compasión y sacrificio y fortaleza. El deber del poeta, del escritor, es escribir sobre estas cosas. Tiene el privilegio de ayudar al hombre a resistir aligerándole el corazón, recordándole el coraje, el honor, la esperanza, el orgullo, la compasión, la piedad y el sacrificio que han enaltecido su pasado. La voz del poeta no debe ser solamente el recuerdo del hombre, también puede ser su sostén, el pilar que lo ayude a resistir y a prevalecer.”

 

          Esta es la voz de un muerto que no murió. Honor a William Faulkner. Amen.

 

06 de octubre de 2019.


  

 @juegodeojos   facebook.com/JuegoDeOjos  sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas. : Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Visita al palacio verde
Un ranchero cuentacuentos
La risa, remedio infalible
El oficio de Manuel Buendía
De aerolitos y pequeñas cosas
Septiembre
‘’Píntame angelitos negros’’
Medio pan y un libro
Señor y esclavo de la palabra
Recuerdo de Héctor Pérez Martínez
Recuerdo de un libro
El más triste de los alquimistas
¿Para qué sirve la literatura?
Elogio del periodismo
No se admiten milagros
Prohibida la entrada a mujeres, uniformados, ambulantes y perros
Un mexicano en NormandA
Angustia tecnolgica
9 das de junio
Quin mat a George Polk?

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Flash Informativo... | liner
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Por los caminos de Sancho
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Gotera
1 | Gotera
Reciben Alcaldes de El Paso
y Juárez a Sociedad de Escritores
Viajeros Americanos
| Portada
Hallan asesinado al activista
Cruz Soto Caraveo en la sierra
| Portada
Atiende Obras Públicas 21 diques
y pozos de absorción en un mes
| Portada
Sin agua colonias del suroriente
por trabajos de la Jmas en la red
| Portada
Asesinan a hombre entre los
puestos de 'Los Cerrajeros
| Portada
Recomienda Protección Civil
revisar calentones antes de que baje
más la temperatura
| Portada
| Gotera
Ejecutan a dos hombres en
una tortería de la San Antonio
| Portada


Gotera

Leviatán

Linda Eastman Kodak


Ramón Quintana Woodstock

 

Ahora me toca contar estas historias a mi hija. Viajamos 23 kilómetros para llevar un perro rescatado al veterinario, el tema de conversación es The Beatles, nunca me imaginé hablar estos temas con ella, el año pasado lejos estaba de pensarlo, los temas poco a poco se han ido diversificando, mientras manejo y hablo como tarabilla viene a mi mente la imagen de mi cuate Rodolfo quien fungía como el principal influencer de secundaria, apenas tenía 13 años, pero para entonces ya mis libros tenían -casi todos- motivos de los Beatles.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Taiwán y su progreso ecónómico / “Ensayo”

 

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

Era muy común caminar por los tianguis y encontrar cajas enormes de herramientas por muy bajo precio, era la década de los ochentas y la euforia por tener estos implementos básicos para meterle mano al auto o para limpiar el patio eran muy palpables. Luego en un día de uso, las posibilidades de que sirvieran eran muchas, pero no así, el echo de que fueran duraderas. La mala fama los de los productos taiwaneses también salió a flote, ya que básicamente estaban diseñados para salir del apuro y no para que perduraran toda la vida, entonces esa idea de tener una herramienta en casa por poco dinero que a la postre te sacaría de las vicisitudes del momento embonó bien con la ideología del mexicano, quien se caracteriza por no hacer planes duraderos, no invierte y no ahorra, así que en cada hogar había alguna herramienta de fabricación taiwanesa.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Crónica de una marcha, desfilamos para proteger el agua del desierto

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

El domingo 8 de septiembre, aproximadamente 60 personas del Frente Ecosocial Paso del Norte, asistieron a Samalayuca para un conversatorio. En la lista de asistencia se anotaron 150 personas… las otras 90 eran vecinos del lugar.

Se habló de los riesgos de poner una mina en la zona, habitantes de Samalayuca cuestionaban sobre los “candados ecológicos” que se prometen pues las tolvaneras no se pueden detener y no hay disponibilidad de agua, según la CONAGUA (DOF 08-02-2018).

Al calor del debate se acordó manifestarse en Samalayuca en la fiesta del Grito, el 15 de septiembre y como si de un augurio se tratara una tolvanera nos cortó la visibilidad. ¿Qué candado podría detener esto? Gritó una voz femenina que se perdía entre el ruido del viento igual que una imagen difusa por la tierra.


Mas Juárez

Sindéresis

Seis sexenios corrieron

 

Francisco Flores Legarda


El actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador está decidido ha desmontar la arquitectura del neoliberalismo a la mexicana. Las continuidades se apreciarán con mayor claridad al tiempo de una valoración reposada que le corresponderá al historiador que se lo proponga. Algunas estructuras subyacen, eso nos lo ha enseñado Claude Levi-Strauss. El proceso de las civilizaciones es de préstamos y continuidades, observó Fernand Braudel.

El corte de separación del neoliberalismo a la mexicana está en marcha. Antes, un breve apunte sobre ese neoliberalismo criollo, que requirió de una transición y una consolidación. La transición comenzó en diciembre de 1982 con una delimitación de las responsabilidades del Estado por las vías de hecho, mientras se ingeniaba el marco jurídico ad hoc. Reducción paulatina de una serie de compromisos populares (salario remunerador, reparto agrario, pensiones, etc.) y la afirmación de garantías a los emprendedores (ampliación de su competencia en actividades entonces exclusivas del Estado y desregulación del comercio).


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com