cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Chicxulub


Miguel Angel Sánchez de Armas


Es asombroso que hayamos puesto hombres en la luna y enviado aparatos inteligentes a las profundidades del espacio mientras guardamos una ignorancia supina respecto de nuestro propio planeta.

Casi con la mano en la cintura se colocó en órbita el telescopio Hubble para fisgonear las galaxias más distantes. Y en la Sierra Negra de Puebla funciona un radiotelescopio capaz de detectar señales de los confines del universo generadas hace miles de millones de años, pero hasta hace unas cuantas décadas los geólogos debatían y se satanizaban entre sí por diferencias sobre la edad de la tierra.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Análisis descriptivo de la información oficial disponible sobre el COVID en Ciudad Juárez y el estado de Chihuahua


Leobardo Alvarado


Introducción

La crisis del coronavirus es multidimensional: de salud, económica, política y cultural. Es una crisis porque se trata de una situación o coyuntura que supone cambios que tornan ineficaces y ponen en riesgo procesos sociales, estructuras, objetivos y modos de actuar tradicionales, conocidos, usuales y experimentados.  Las crisis cuestionan la eficacia de esos factores sobre los resultados o expectativas que prevalecían antes de esa coyuntura. Generan inestabilidad, incertidumbre y temor. Pueden generar reacciones inesperadas y efectos que agudizan o mitigan las causas que producen la nueva situación o coyuntura. Es multidimensional, porque siendo una crisis de salud provocada por la diseminación de un nuevo virus, impacta las estructuras económicas y políticas y estimula nuevas formas de pensar y actuar en torno a muchos temas de la vida social, como son la responsabilidad individual y la vida en colectividad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


George Floyd y la distopía afroamericana

Germán Gorraiz Lopez

La deriva totalitaria sufrida por EEUU durante el mandato de George W. Bush provocó que en nombre de la sacro-santa seguridad del Estado se llegara en la práctica a anular el principio de inviolabilidad (habeas corpus) de las personas, instaurando de facto el principio de “presunción de culpabilidad” en lugar del primigenio de “presunción de inocencia”, lo que habría quedado como estigma imborrable en las fuerzas de seguridad de los EEUU. Ello tendría su reflejo en la prepotencia, brutalidad y el desprecio racial que destilan las intervenciones policiales en las grandes ciudades de EEUU,elementos constituyentes de la llamada “perfección negativa”, término empleado por el novelista Martín Amis para designar “la obscena justificación del uso de la crueldad extrema, masiva y premeditada por un supuesto Estado ideal”.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Un libro llamado Ulises

Se dice que cuando François Marie Arouet, “Voltaire”, supo que el gobierno francés había mandado incinerar en la plaza pública cuanto ejemplar de sus Cartas Inglesas fue posible confiscar, exclamó: “Hombre, cómo hemos progresado: antes se quemaba a los escritores… hoy únicamente a sus libros. ¡Esto es civilización!”

Doscientos años después, James Joyce se quejaba con su librero yanqui: “No menos de veintidós editores leyeron el manuscrito de Dublineses y cuando por fin apareció, una persona muy amable compró toda la edición y la hizo quemar en un auto de fe particular.”

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un libro llamado Ulises

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

 

          Se dice que cuando François Marie Arouet, “Voltaire”, supo que el gobierno francés había mandado incinerar en la plaza pública cuanto ejemplar de sus Cartas Inglesas fue posible confiscar, exclamó: “Hombre, cómo hemos progresado: antes se quemaba a los escritores… hoy únicamente a sus libros. ¡Esto es civilización!”

 

    Doscientos años después, James Joyce se quejaba con su librero yanqui: “No menos de veintidós editores leyeron el manuscrito de Dublineses y cuando por fin apareció, una persona muy amable compró toda la edición y la hizo quemar en un auto de fe particular.”

 

    Estos recuerdos vienen a cuento porque en diciembre se cumplieron 86 años del fallo judicial que permitió a los gringos leer Ulises sin riesgo de ir a parar a una mazmorra y además echarse un trago, pues casi al mismo tiempo fue revocada la tonta e inmoral “ley seca”.

 

    La decisión del juez John M. Woolsey fue un duro golpe a los censores que, en palabras de Morris L. Ernst, “durante décadas han luchado por mutilar la literatura […] y procurado reducir el material de lectura de los adultos al nivel de personas subnormales”. De vivir hoy, el togado sería la bête noire del filisteo ignorante y rabioso que habita en la Casa Blanca.

 

    Amarrar las manos a los guardianes de la moral pública —de la mente y del cuerpo— oxigenó a la sociedad estadounidense y puso un ejemplo más allá de sus fronteras. Podría establecerse una línea de continuidad entre la legalización del Ulises y del alcohol, las movilizaciones pro-derechos civiles y la llegada de un ciudadano negro a la Casa Blanca —algo que ni siquiera Lincoln hubiese imaginado... o aceptado.

 

    En el caso de la resolución de Woolsey no hay que pasar por alto que fue dictada cuando en las verdes colinas de Georgia y Missouri el Ku Klux Klan linchaba negros, en muchas escuelas se prohibían las enseñanzas de Darwin y el matrimonio interracial era ilegal. Me parece que cuando los vientos de la moralina, el conservadurismo y el fundamentalismo religioso comienzan de nuevo a soplar, como lo vemos en la era trumpiana, esta es una lectura provechosa para todos quienes creen en los derechos civiles y la libertad. Vale:

 

    “III — […] en Ulises, a pesar de su franqueza inusitada, no encuentro en ningún lugar el propósito equívoco del sensualista. Sostengo, por consiguiente, que no es pornográfico.

 

    “IV —Al escribir Ulises, Joyce trató de hacer un experimento serio en un género literario nuevo, si no enteramente inédito. Toma a personas de la más modesta clase media, que viven en Dublín en 1904, y trata no solamente de describir lo que hicieron cierto día, a comienzos del mes de junio, mientras iban y venían por la ciudad empeñadas en sus ocupaciones habituales, sino que también trata de contar lo que muchas de ellas pensaron entretanto. […]

 

    “Tener que explicar con palabras un efecto que evidentemente se presta más para una técnica gráfica, es causa principalísima, según creo, de la obscuridad con que tropieza el lector de Ulises. Y también justifica otro aspecto del libro que debo además considerar: la sinceridad de Joyce y su honesto esfuerzo para mostrar con exactitud cómo operan las mentes de sus personajes.

 

    “Si Joyce no intentara ser honesto desarrollando la técnica que ha adoptado en Ulises, el resultado sería, por lo tanto, sicológicamente falso e infiel a la técnica elegida. Tal actitud sería artísticamente imperdonable. Y es porque Joyce se ha mantenido leal a su técnica y no ha intentado evadirse de sus necesarias implicaciones, sino que ha tratado honestamente de contar con plenitud lo que sus personajes piensan, que ha sido objeto de tantos ataques y que la finalidad por él perseguida ha sido tan a menudo mal entendida y mal interpretada. […]. Las palabras tildadas de “sucias” son viejos términos sajones, conocidos por casi todos los hombres y, me arriesgo a decir, por muchas mujeres, y son las palabras que emplearía natural y habitualmente, creo yo, la clase de gente cuya vida física y mental Joyce está tratando de describir. Respecto a la reaparición insistente del tema del sexo en la mente de los personajes, no se debe olvidar que éstos actúan en un ambiente céltico y en plena temporada primaveral.

 

    “V —Además, Ulises es un asombroso tour de force si se considera el éxito que ha obtenido, en principio, con un objeto tan difícil como el que Joyce se había propuesto. Como ya he dicho, Ulises no es un libro de fácil lectura. Es brillante y aburrido, inteligible y oscuro alternativamente. En muchos pasajes me resulta desagradable; pero, aunque contiene —como ya he mencionado— muchas palabras consideradas vulgarmente sucias, no he hallado nada que denote complacencia en tal suciedad. Cada palabra del libro contribuye como un trozo de mosaico al detalle del cuadro que Joyce está tratando de ofrecer a sus lectores.

 

    “Si uno no desea asociarse con gente como la que Joyce pinta, es asunto que queda librado al criterio personal. Para evitar contactos indirectos como esos personajes, uno puede no desear la lectura de Ulises; eso es bastante comprensible. Pero si un verdadero artista de la palabra, como Joyce lo es indudablemente, intenta trazar una imagen real de la clase media más baja de una ciudad europea, ¿debe ser legalmente imposible para el público estadounidense ver esa imagen? […]

 

    “VI —La ley en la cual el decreto está comprendido, solamente pena, en lo que nos concierne, la introducción en Estados Unidos de cualquier libro obsceno proveniente de cualquier país extranjero. No esgrime contra los libros la amenaza de los adjetivos condenatorios que generalmente se hallan en leyes que tratan asuntos de esta índole. Se requiere de mí, por lo tanto, únicamente que determine si Ulises es obsceno dentro de la definición legal de dicha palabra.

 

    “El significado de la palabra ‘obsceno’, como la definen legalmente las Cortes, es: ‘Tendiente a excitar los impulsos sexuales o a inducir a pensamientos sexualmente impuros y sensuales’. Si un determinado libro tendiera a excitar tales impulsos y pensamientos, tendría que ser probado por la Corte, en cuanto a su efecto, en una persona de instintos sexuales normales —lo que los franceses llaman l’homme moyen sensuel—, que desempeña en esta rama de investigaciones legales el mismo papel de reactivo hipotético que el ‘hombre razonable’ en la Ley de Agravios y ‘el hombre entendido en arte’ respecto a cuestiones de invención en la Ley de Patentes. […]

 

    “Después de haber tomado mi decisión acerca de ese aspecto de Ulises que ahora se considera, confronté mis impresiones con las de dos amigos míos, que en mi opinión reunían los requisitos arriba mencionados para mi reactivo. […] Los dos habían leído Ulises y, desde luego, estaban completamente desvinculados de esta causa. […] di a cada uno la definición legal de ‘obsceno’ y le pregunté si en su opinión Ulises era ‘obsceno’ dentro de esa definición. Me interesó comprobar que ambos estaban de acuerdo con mi opinión: Que Ulises, leído en su integridad, como un libro debe ser leído en una prueba como ésta, no tendía a excitar impulsos sexuales o pensamientos sensuales, sino que su efecto sobre ellos era solamente el de un comentario algo trágico y muy poderoso sobre la vida íntima de hombres y mujeres.

 

    “La ley concierne únicamente a personas normales. Un ensayo tal como el que he descrito, es, por lo tanto, la única prueba apropiada de ‘obscenidad’ en el caso de un libro como Ulises, que es un intento sincero y serio de crear un nuevo método literario para la observación y descripción de la humanidad. Me doy perfecta cuenta de que, debido a alguna de sus escenas, Ulises es un trago más bien fuerte para ser gustado por algunas personas sensibles, aunque normales; pero mi opinión, madurada tras larga reflexión, es que mientras en muchos pasajes el efecto que Ulises produce sobre el lector es indudablemente algo emético, en ninguna parte tiende a ser un afrodisíaco. Por lo tanto, Ulises puede ser admitido en Estados Unidos.”

 



1 de marzo
de 2020.

 

  

☛ @juegodeojos  â˜› facebook.com/JuegoDeOjos â˜› sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

jdosemanal@yahoo.com

sanchezdearmas@gmail.com

juegodeojos@gmail.com

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas: Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Chicxulub
La lección del Cerro de Las Campanas
En el México insurgente
Actualidad de Watergate
Manuel Buendía, in memoriam
Creación en las tinieblas
La sombra del revolucionario
El género del silencio
La peste
El incidente de Tampico
Escribir en el apando
Retorno a Macondo
El león y el unicornio
Después del coronavirus
Morir de amor
El niño Fidencio
Todo se desmorona
Un libro llamado Ulises
Literatura e historia intelectual
Fumer tue

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Llegó el momento de que
Chihuahua tenga un gobernador de izquierda: Víctor Quintana
| Portada
La playa II
| Leviat�n
Reconoce Cabildo a profesionales de la
salud que atendieron hospital temporal
| Portada
Siete más y llegan en Juárez a
525 los decesos por Covid-19
| Portada
Lo atrapan en Ysleta con 30 libras
de polvo en el asiento del copiloto
| Portada
Lo llevan a terreno y lo ejecutan a
orillas de Cerradas de Santa Isabel
| Portada
Incauta Border Patrol carga de coca
con valor de 1.5 millones de dólares
| Portada
Lo tirotean en ''The Barber''
de Valle del Sol; al hospital
| Portada
Entrega DIF Municipal apoyos
alimenticios y obsequios a integrantes de los Consejos del Adulto Mayor
| Portada
Hallan a hombre encobijado,
sin vida en vivienda de Morelos II
| Portada
Les dan 11 años de prisión por intentar
asesinar a tres agentes municipales
| Portada
Ejecutan a balazos a hombre
en calles de colonia Los Nogales
| Portada
Supervisa Salud protocolos para prevenir
COVID-19 en unidades administrativas
| Portada
Soleado y 20% de
posibilidad de lluvias: PC
| Portada
Analizan regidores propuesta de instituir
el Día de la Memoria Colectiva
| Portada
Clausura Municipio casetas de cobro en
estacionamiento de Gran Patio Zaragoza
| Portada
| Gotera
Mueren cinco más y llega Ciudad
Juárez a 518 decesos por Covid-19
| Portada
Conoce Alcalde los proyectos
de inversión de Inventec IMX
| Portada
Consume fuego modesta vivienda de
madera en el poblado de San Agustín
| Portada


Gotera

    No hubo de piña¡

               (Láaastima Maaargaritoo¡)

    Salir de la grisura en un tris; qué mayor sueño¡ Es lo que se buscaba.

    Pegar un brinco exponencial, un gran salto cuántico era la idea, y alzarse iluminada por sobre el resto de los mortales en el espacio estatal.

    Pero falló gacho.

    Por mucho que se le metió tiempo, 'carretadas de dinero' y ganas, sonó guango el intento de las ' primarias' (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO)).

    Así al gober Corral le tronó en las manos el instrumento con el que intentaba sacar del anonimato a la abanderada para sucederlo.

    Utaa¡ de haberlo conseguido era como haber logrado una 'segunda vuelta' --también inexistente-- pero adelantada, es decir a la inversa, pues la candidata iría de antemano, de arranque con el respaldo de todos los enemigos y contrarios a Morena.

    Biury, famosa, rica y por todos conocida, por todos, aunque claro, sólo en el rutilante dizque influyente pero pequeño 'círculo rojo'.

    Pero desconocida sí, y así se queda Alejandra, a nivel de lo que realmente importa: la calle. La perrada no la tienen en mente. (sin saber que es a quien le compran cada fin de semana las guamas, el sorronche y la marranilla).

    No había mejor imaginada pirueta que las fallidas primarias, por medio de las cuales se pensaba arrimarle el favor, los votos de uno y otro de los partidos de derecha PanPriPrdMc y así homegeneizar de un trancazo la apetecida naciente imagen triunfadora de la madam.

    Bajo esa machincuepa, la que un día pasaba (pasa?) desapercibida, como por acto de magia, fumm kbrn¡ aparecería al siguiente amanecer como la más popular con un repentino respaldo 'masivo'.

    Es lo que trae verdaderamente zurrado al gobernador, y con razón, pues su gallo, en este caso gallina, tiene todo el apoyo de la partidocracia, plutocracia y aristocracia pero en las encuestas, como estarlo viendo, no aparece.

    Y pues era el plan B...porque no hubo A.


Más Gotera

Leviatán

La playa I


Ramón Quintana Woodstock

 

Básicamente salí con el puro aire de mi casa, dejé los gatos encargados y ni siquiera me despedí de las ladys (mis hijas), hace mucho que no visitaba el aeropuerto de Ciudad Juárez, es como un rancho, pero con aviones, ni hablar, es lo que hay. Es mi ciudad y así he aprendido a quererla, pero solo faltó ver pasajero que llevara gallinas o chivos y una caja de jabón Roma como maleta, creo que es el aeropuerto más pobre que he visto, las escaleras eléctricas no están encendidas, la refrigeración está lenta y ese condimento que la da la gente que va vestidos (vamos dijo el otro) de película de Helloween, con máscaras hace que el ambiente sea tétrico, para ponerle más dramatismo, acabo de oír que las curvas aplanadas de Gatel fueron una soberana payasada -más aplanadas tiene las nalgas-. El doctor no le atinó a nada, pero sigue diciendo trabalenguas y sigue sosteniendo los hierros. ¡No sé a quién se parce!



Más Leviatán

La Nota Nostra

Carta al Viejo del Costal

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Cuídate Viejo del Costal, porque ha llegado un estratega que está reinventando todo, es un personajazo que levanta ámpula en donde se pare, él perfecciona los estándares, los reinventa y los hace a su modo y la gente se le entrega cual torero en el Coso de Insurgentes. Te digo que te cuides porque  es bueno con el lenguaje, maneja a las masas como blandengues, lo que dice siempre causa controversia porque lo que dice es ley, no tiene clemencia (ni prudencia) cuando dice, ni como lo dice, es encantador con las viejitas porque ha revivido palabras que ya tenían epitafio.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

¿Nos representa una marca registrada?

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Algo que me caga, perdón, me enoja, es que me digan que debo hacer.

No me mal entiendan, puedo tener un jefe y seguir sus instrucciones, o reconocer un líder y sumarme a su propuesta.

Lo que me caga es cuando alguien ve que hago algo y sugiere que actúe conforme sus intereses o conocimientos.

Deberían hacer una revista.

En lugar de marchar así, deberían marchar asá.

Deberían buscar un tema que nos afecte a toda la población.

Deberías de haberte quejado por la termoeléctrica.

¿Por qué no dijiste nada cuando fue el problema de Candados Presto?

En lugar de quemar las letras hubieran ido a quemar la estación de policía.

Deberían protestar en contra de mejorar el transporte público.


Mas Juárez

Sindéresis

Alejados del pueblo

 

Francisco Flores Legarda


“Cruzo la noche de la duda sobre el averno de mi mismo”
Jodorowsky


Ante el contagio activo por causa del SARS-cov2, el autocuidado es la mejor defensa que se tiene en todo el mundo. Las recomendaciones son similares, son las condiciones de recepción del virus las que marcan diferencias entre los países. Desgraciadamente en México, la desigualdad social y el desmantelamiento parcial del sistema de salud público -que tenía como rumbo la privatización- han sido dos adversidades que afrontar en el curso de la pandemia.

Pero la emergencia sanitaria, además, se ha convertido en ocasión propicia de la que trata sacar provecho la oposición a la cuarta transformación. La oposición de derecha saca a relucir su viejo repertorio, anticomunismo y “guadalupanismo”, clasismo y racismo. Todo este rancio bagaje endulzado con el supuesto, falso, de la amenaza a las libertades.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com