TAPACHULA, México (AP) — Cientos de personas fueron desplazadas de una ciudad en el sur de México luego de ataques de un grupo armado que dejaron al menos dos muertos, dijeron las autoridades.

El número de personas desplazadas en el municipio de Tila, en el estado de Chiapas, al sur del país, no ha sido determinado por autoridades que aún realizan un censo y brindan ayuda humanitaria, dijeron funcionarios estatales de Protección Civil. Este municipio enfrenta desde hace décadas un conflicto de tierras.

Juan Manuel Utrilla, alcalde con licencia del vecino municipio de Yajalón, dijo en entrevista con Associated Press el sábado que unas 1.400 personas llegaron a esa ciudad y fueron trasladadas a dos albergues donde recibieron alimentos.

“Entre mujeres, niños, familias completas, muchas personas tienen familia en Yajalón y también acudieron a sus casas”, dijo el diputado electo local.

Víctor Gómez, vecino de Tila, dijo a la AP que le prendieron fuego a su casa e intentaron matarlo, por lo que huyó con otros 11 miembros de su familia.

“Después de estar más de 72 horas bajo asedio, con casas quemadas, intimidaciones, entre otras cosas”, la gente logró salir con lo que pudo tras la llegada de las fuerzas de seguridad, dijo por teléfono. “Hay mucha gente que se enfermó, muchos se quedaron con lo que tienen, sin dinero, sin ropa, dejaron todos sus bienes, todas sus pertenencias, muchas mascotas dentro de la ciudad de Tila que no pudieron ser evacuadas”, debido a la violencia armada.

Ataques armados dejaron al menos dos muertos y cinco heridos esta semana, según autoridades judiciales.

El viernes ingresaron 500 miembros del Ejército Mexicano, la Guardia Nacional, la Secretaría de Seguridad del Estado y la Fiscalía local para mantener el orden y ayudar a la población durante su traslado a un albergue en Yajalón.

En un comunicado conjunto difundido la víspera, indicaron que el operativo se implementó por vía aérea y terrestre, además de instalar puntos de inspección en las vías de la región.

El Comité de Derechos Humanos de Digna Ochoa acusó a las autoridades de responder tarde, indicando que los ataques, que incluyeron quema de casas, comercios y vehículos, además de asesinatos, se extendían desde hacía tres días.

Según denuncias de vecinos, los implicados en el conflicto son grupos armados muy locales, dedicados principalmente a la extorsión y al cobro de alquileres. Sin embargo, la zona es una ruta de tráfico de drogas, armas y migrantes, utilizada principalmente por los grandes cárteles mexicanos de la droga de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

Fuente