Internacional quiere volver a Estadio Beira Río en julio, independientemente de la competición. Así lo anunció el club este martes 11, en la inauguración del edificio en Colorado para presentar los avances en la limpieza y reparación luego de las inundaciones que azotaron Rio Grande do Sul y dejaron sumergidos en el agua los terrenos, vestuarios y otras instalaciones.

El olor a aguas residuales que trae Guaíba aún es fuerte en los alrededores del estadio. El pavimento permaneció marrón debido al barro restante. Las luces se encendieron hace apenas una semana. Sólo después se podrán realizar pruebas para determinar los daños. El costo total de las reparaciones aún no se conoce, pero se estima entre R$ 35 millones y R$ 40 millones.. “Todos los primeros pisos del estadio fueron afectados. Tenemos un seguro que cubre la mayor parte de estas pérdidas”, afirmó el vicepresidente de Administración, André Dalto.

Las primeras estimaciones sobre el regreso del juego en Beira-Rio son para agosto. Ahora, la nueva previsión apunta a julio, pero sin especificar qué semana del mes.



Gramado do Beira-Rio estará listo en diez días. El Inter planea albergar el partido en julio.

Foto: Leonardo Catto/Estadão / Estadão

Actualmente el suministro de electricidad y agua ha vuelto a la normalidad. Las peores pérdidas se produjeron en equipos informáticos. La sala de TI está en el primer piso. Para finales de junio, Internacional espera recuperar el sector. Este martes se probaron los accesos mediante torniquetes. El césped de estación fría, replantado a finales de mayo, ya está empezando a brotar y, en 10 días, estará listo para jugar.

Hay 500 empleados dedicados a la limpieza que finalizará a finales de esta semana. Durante el mismo periodo también se limpiará el museo del club, pero se sabe que el trofeo, por ejemplo, no se verá afectado porque está en el segundo piso. Los sistemas de sonido y vídeo del estadio aún están en evaluación.

El último partido que Internacional jugó en Beira-Rio fue el 28 de abril, con un empate 1-1 contra el Atlético-GO en el Brasileirão. Dos días después, el partido contra la Juventude, por la Copa de Brasil, fue pospuesto por la CBF. El equipo de Caxias do Sul (RS) no pudo llegar a Porto Alegre debido a deslizamientos de tierra en la carretera provocados por las fuertes lluvias.



Todavía se están limpiando los escombros de Beira-Rio después de que el estadio se inundara en el hospital.

Todavía se están limpiando los escombros de Beira-Rio después de que el estadio se inundara en el hospital.

Foto: Leonardo Catto/Estadão / Estadão

A principios de mayo, se suspendieron todos los partidos de equipos de Rio Grande do Sul en competiciones nacionales. Posteriormente, la Conmebol también pospuso los compromisos de Grêmio e Internacional, respectivamente, ante la Libertadores y la Sul-Americana. Hay discusiones sobre detener el Campeonato Brasileño. Se disputaron dos rondas sin clubes de Rio Grande do Sul. Los otros dos fueron aplazados para todos los equipos.

Beira-Rio y la Arena do Grêmio fueron alcanzados por agua en el terreno de juego. Una vez que las inundaciones disminuyan, el escenario ya muestra que ya no será posible jugar al fútbol en el campo. La remontada de Colorado se produjo en el Arena Barueri, con una derrota ante Belgrano, exactamente un mes después de disputarse el último partido. Grêmio vuelve al campo contra el Strongest, en Couto Pereira, que se ha convertido en la “casa” del tricolor de Rio Grande do Sul.



El calzado de Beira-Rio sigue siendo marrón, con restos de barro de la lluvia.

El calzado de Beira-Rio sigue siendo marrón, con restos de barro de la lluvia.

Foto: Leonardo Catto/Estadão / Estadão

Las Peregrinaciones del Colorado y del Grêmio fueron recibidas en Curitiba

Son dos los partidos que el Internacional ha disputado “en casa” desde su regreso. Además del partido contra Belgrano, el equipo de Eduardo Coudet intentó clasificarse al repechaje sudamericano al vencer a Delfín di Alfredo Jaconi, de Juventude. Este jueves, 13, el equipo recibirá al São Paulo en el Brasileirão, en el Heriberto Hülse, en Criciúma, a las 20 horas. El club también analiza enviar el partido a Orlando Scarpelli, del Figueirense, en Florianópolis.

Aunque también perdieron su hogar, Grêmo vive una situación diferente. El equipo de Renato Gaúcho recibió la bienvenida en Couto Pereira. Los aficionados relataron la sensación de estar en un estadio similar al antiguo Estadio Olímpico, que albergó partidos de clubes de Rio Grande do Sul entre 1954 y 2012, antes de trasladarse a la Arena.

El director general de Coritiba es Carlos Amodeo. Ocupó el mismo cargo, pero en Grêmio, durante el gobierno del actual presidente, Alberto Guerra. Antes del partido contra Estudiantes, que se desarrolló en el estadio de Paraná, Amodeo acudió a la concentración de Grêmio y reiteró su compromiso de dejar el estadio disponible el tiempo que sea necesario. Otra decisión en solidaridad con el equipo fue tomada por Botafogo, que decidió enviar su partido contra Grêmio al Brasileirão en el estadio Kleber Andrade, en Cariacica (ES).

CT Grêmio e Internacional también están sufriendo y están bajo el agua. Los jugadores de Colorado tienen actividades en otra instalación, el CT de Alvorada, que suele ser utilizada por equipos juveniles. Los edificios se encuentran actualmente en reconstrucción, que se espera que esté terminada en tres meses. En el campo de entrenamiento todavía se tira barro.

Hinchas del Grêmio entrenan en las instalaciones del Corinthians. El TAC de Luiz Carvalho fue parcialmente reactivado, con las áreas médica y de fisiología y el gimnasio funcionando, permitiendo el tratamiento de los jugadores lesionados. Los campos y áreas administrativas aún no están programados para reanudarse. El próximo partido de la tricolor de Rio Grande do Sul es este jueves 13, contra Flamengo, en el Maracaná.

La inundación que afectó a Rio Grande do Sul en mayo fue la peor en la historia del estado. De los 497 municipios de Rio Grande do Sul, 478 resultaron afectados. Hasta la fecha, según el último boletín de Defensa Civil actualizado el lunes, 9.423 mil personas siguen sin hogar y 38 personas están desaparecidas. En total hubo 173 víctimas mortales a consecuencia de esta tragedia.

Fuente