Como se supo, el gobierno no sabe cuántos británicos que hace diez años fueron a luchar al lado del “Estado Islámico” permanecen hoy en Siria.

Según el Ministerio del Interior, una cuarta parte de los aproximadamente 900 ciudadanos británicos que partieron hacia la región desde 2013 aún no han regresado.

Se desconoce la ubicación de más de 200 de ellos. Un informe de 2018 que citaba a personas de “preocupación por la seguridad nacional” decía que el 20 por ciento fueron asesinados en el extranjero y el 40 por ciento regresaron al Reino Unido.

Así lo informó Maya Foa, directora ejecutiva de la organización benéfica de derechos humanos Reprieve. veces el gobierno necesita saber quiénes son las personas potencialmente peligrosas que aún están prófugas.

“Necesitan saber cuántas de estas personas supuestamente peligrosas que son británicas o que han llegado a Siria desde Gran Bretaña quedan”, dijo.

“Dicen que representan tal riesgo, por lo que el gobierno necesita saber quiénes son y dónde están, y luego tomar todas las medidas necesarias para evaluar y comprender ese riesgo”.

La esposa yihadista británica Shamima Begum fotografiada con su hijo Jerah, de una semana de edad, en el campamento de Al-Hawl para esposas e hijos de ISIS, en la Siria kurda. Sin fecha

Combatientes del grupo Estado Islámico desfilan en un vehículo blindado capturado por las fuerzas de seguridad iraquíes en la ciudad norteña de Mosul, Irak, el 23 de junio de 2014.

Combatientes del grupo Estado Islámico desfilan en un vehículo blindado capturado por las fuerzas de seguridad iraquíes en la ciudad norteña de Mosul, Irak, el 23 de junio de 2014.

Un funcionario del gobierno dijo a MailOnline: “Podemos confirmar que los funcionarios del Reino Unido facilitaron la repatriación de varios ciudadanos británicos de Siria al Reino Unido en diciembre”.

“Esta repatriación sigue una política de larga data según la cual todas las solicitudes de asistencia consular del Reino Unido desde Siria se consideran caso por caso, teniendo en cuenta todas las circunstancias relevantes, incluidas, entre otras, la seguridad nacional”.

Desde 2011, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha prohibido todos los viajes a Siria y todos los servicios en la Embajada británica en Damasco han sido suspendidos. La FCDO señala que esto hace que la repatriación “no sea nada sencilla”.

La brutal guerra civil de Siria continúa y las personas desplazadas siguen dispersas por todo el país, lo que hace aún más difícil evaluar con precisión los cambios en el número de ciudadanos británicos en las zonas afectadas.

Desde 2013, cientos de británicos han abandonado el país para unirse a la lucha contra el Estado Islámico en Siria, muchos de ellos posteriormente encarcelados en prisiones turcas y kurdas.

Los Peshmerga, el ejército permanente kurdo, han desempeñado un papel vital en la derrota de ISIS y, según Reprieve, entre 10 y 15 británicos están encarcelados.

En 2017, más de 150 yihadistas y criminales habían sido suspendidos desnudo Ciudadanía británica y prohibición de regresar al Reino Unido.

Citando datos oficiales y fuentes de seguridad, el Sunday Times informó que solo en 2017, a más de 40 sospechosos se les concedió el derecho a que se les revocara el pasaporte.

Entre ellos se encontraban hombres armados y “novias de la yihad” que viajaban a Siria, añadió.

Según The Times, actualmente hay unas 20 novias yihadistas y 40 niños en dos campos en el norte de Siria.

Según Foa, la mayoría de los que se encuentran en los campos tienen menos de 10 años.

No todos rechazaron el regreso de los combatientes extranjeros. Estados Unidos, Canadá y Australia se encuentran entre los que han intentado repatriar a personas que han partido hacia Siria.

El Daily Mail informó la semana pasada que docenas de novias yihadistas como Shamima Begum ahora podrían regresar a Gran Bretaña mientras Estados Unidos presionaba a los ministros para que las llevaran de regreso a Gran Bretaña.

Una fuente dijo: “Creemos que podría haber docenas de estas mujeres y cada una de ellas necesitaría ser monitoreada las 24 horas del día por un equipo de policías especializados, lo que resultaría en un enorme desperdicio de recursos”.

Begum tenía 15 años cuando ella y otras dos estudiantes del este de Londres huyeron para unirse a ISIS en febrero de 2015, casándose con un combatiente de ISIS de 23 años diez días después de llegar a Siria.

Su ciudadanía británica fue revocada por motivos de seguridad nacional por el exsecretario del Interior, Sajid Javid, poco después de que la encontraran embarazada de nueve meses en un campo de refugiados sirios en febrero de 2019.

Ahora continúa buscando la repatriación al Reino Unido mientras sus abogados prometen impugnar la decisión de despojarla de su ciudadanía, citando pruebas “fiables” de que fue víctima de trata de personas.

Hombres sospechosos de estar involucrados con el grupo Estado Islámico (EI) se reúnen en una celda de prisión en la ciudad de Hasaka, en el noreste de Siria, el 26 de octubre de 2019.

Hombres sospechosos de estar involucrados con el grupo Estado Islámico (EI) se reúnen en una celda de prisión en la ciudad de Hasaka, en el noreste de Siria, el 26 de octubre de 2019.

Begum, ahora de 23 años, impugnó al Ministerio del Interior ante la Comisión Especial de Apelaciones de Inmigración (SIAC), donde sus abogados argumentaron que se le debería permitir regresar a Gran Bretaña con el argumento de que era una “víctima de tráfico sexual infantil”.

El Ministerio del Interior defendió la decisión diciendo que los servicios de seguridad “continúan evaluando” que ella representa un riesgo para el Reino Unido.

Fuente