Fondo

Soy de la isla de Malta (en el sur de Europa). Nací y crecí allí. Soy la segunda y única niña de una familia de cinco. Mi padre era pianista de jazz y mi madre era ama de casa. Tuve una educación sencilla y humilde.

Asistí a la Universidad de Malta y me convertí en partera, después de lo cual trabajé durante varios años antes de mudarme a los Estados Unidos de América. Cuando vine a los EE. UU., tomé algunos cursos de ingeniería de sonido y, de hecho, estoy estudiando una licenciatura en interpretación vocal.

Carrera

Empecé a cantar desde muy joven. Mi padre es pianista de jazz y mi madre, aunque no es músico profesional, tiene mucha inclinación por la música. Formaban una banda y cantaban en misas nupciales. Mientras tanto, lo que ves hacer a tus padres suele contagiarse a él.

De hecho, comencé a cantar en la escuela secundaria porque era bastante tímida mientras crecía. Pero en la secundaria logré salir de mi caparazón y comencé a cantar. A partir de ese momento comenzó mi amor por el canto. Canté música secular y me alegro de que haya resultado así, porque en realidad me preparó para las actuaciones en el escenario. Tenía amigos que eran realmente grandes músicos y ellos también me agudizaron.

En cuanto al gospel, lancé mi primer álbum en 2018 y doy gracias a Dios que el viaje ha sido exitoso hasta ahora.

Recepción

He estado en la industria de la música desde que era joven y en aquel entonces hacía todo lo que hacía por mi amor por la música. Algunos de mis amigos de la secundaria y yo teníamos una banda y cantábamos. Sin embargo, ahora estoy llamado a hacerlo (evangelio) y lo hago para Dios.

En principio la recepción no es tan importante para mí.

Desafíos

El mayor problema al que me enfrento es la barrera del idioma. El yoruba es definitivamente uno de los idiomas más difíciles con los que me he encontrado. Hablo cinco idiomas y el yoruba es el más difícil y es todo un desafío para mí especialmente porque estoy ministrando a personas cuya lengua materna es el yoruba. Sin embargo, tengo que hacer mi trabajo hasta el final, no sólo porque así fui criado, sino también porque estoy haciendo la obra de Dios. Tengo que hacer todo lo posible para que suene auténtico. Por esto, a veces paso meses simplemente aprendiendo (el idioma) y a veces puede resultar frustrante. Sin embargo, la gracia de Dios me mantiene en pie y continúa impulsándome a hacer lo mejor que puedo.

Otro desafío que tengo está relacionado con los compromisos que tengo. Tengo compromisos familiares y laborales que me frenan y me limitan a estar en Nigeria todo el tiempo que quisiera. Amo Nigeria, especialmente la gente y la comida; y realmente me gustaría estar más presente allí. Pero lamentablemente no puedo por otros compromisos.

Hombre

Mentiría si dijera que el matrimonio con mi marido no me ha afectado, como la música que escucho. Sin embargo, cantar en yoruba y servir a los nigerianos no tiene nada que ver con mi marido. En realidad, es un acto de obediencia a Dios porque eso es lo que Él me dijo que hiciera.

Matrimonio y maternidad

El matrimonio y la maternidad siempre afectan la carrera de una mujer, porque debe prestar atención a su marido y a sus hijos. Definitivamente te quitarán un poco de tiempo en comparación con si estuvieras soltero.

Sin embargo, no diría que la maternidad retrasó mi carrera, aunque tenía hijos que cuidar.

Creo que comencé mi carrera cuando Dios así lo quiso.

niños

Sería genial ver a los niños seguir tu camino. Pero como padres debemos recordar que no creamos a los niños, los criamos. Dios los creó, lo que significa que tiene un plan para ellos. Mi oración es que sigan el camino que Dios tiene para ellos. Y si mi trayectoria profesional es la misma que Dios planeó para ellos, con mucho gusto lo haría.

música

En cuanto a la industria musical en Europa, tengo que admitir que no la conozco mucho porque dejé Europa cuando era mucho más joven y no pensaba en una carrera musical en ese momento.

Sin embargo, sé que la industria musical en Europa en aquel entonces era más secular. No recuerdo ni recuerdo a ningún artista o grupo que interpretara gospel.

En lo que respecta a Nigeria, sabemos que la música secular es más popular; aunque el evangelio aquí también es muy fuerte. Ambos tienen una gran demanda.

Sin embargo, cuando yo era niño había una banda de gospel irlandesa llamada Heart Cry. Recuerdo que mi padre fue a Irlanda a tocar jazz y trajo consigo una cinta (de la música de la banda). Lo jugué y recuerdo que me enamoré de cada canción que contiene. Sabía que estaban hablando de Jesús, pero en ese momento no sabía que se llamaba evangelio.

Logro

En cuanto a mí, mi mayor logro es que soy salvo por la gracia de Dios. Me dio un esposo maravilloso y nos dio tres hermosos hijos. El hecho de que tenga una familia que me ama tanto en casa como en Nigeria es el mayor regalo que se me ocurre.

artistas nigerianos

Tengo una buena relación con algunos artistas nigerianos. A menudo hablo con personas con las que he trabajado e incluso con personas con las que aún no he trabajado.

Nos controlamos mutuamente y tenemos una excelente relación. Son personas realmente maravillosas.

Lecciones

Hay muchas lecciones que aprender, pero las tres más importantes para mí son la humildad, la excelencia y la creación de conexiones.

Críticos

Hay dos tipos de crítica: constructiva y destructiva. Cuando recibo críticas constructivas, me encanta. De hecho, estoy pidiendo críticas constructivas a personas que conocen la industria. Eso es porque no lo sé todo. Todavía tengo mucho que aprender, así que definitivamente busco críticas constructivas, especialmente en presencia de personas que saben lo que hacen.

En cuanto a las críticas destructivas y negativas, las ignoro, porque no aportan nada bueno. No me ayuda a crecer, así que simplemente los ignoro.

Proyectos

Estoy trabajando en algunos proyectos ahora mismo, pero no voy a hablar de ellos. Cuando se implementen, el mundo lo sabrá.

Relajación

Cuando tengo tiempo para relajarme, me gusta leer un buen libro o hacer pirograbado, que se hace con una herramienta similar a un bolígrafo. Pero tiene una punta especial y es eléctrica. Estará conectado a la fuente de energía y deberás tener un trozo de madera. Luego se dibuja o escribe algo con él.

Recuerdo que le regalé uno a mi hermano y era un plato con tres mujeres africanas que pinté. Doblé los contornos de esas mujeres y quedó realmente hermoso. Me gusta hacer cosas con mis manos. A veces me gusta dibujar, aunque no soy un gran artista. Pero me gusta “recargar” mi creatividad.

Fuente