El La Comisión de Delitos Económicos y Financieros ha descubierto una suma total de 37.170.855.753,44 naira que supuestamente fue blanqueada del Ministerio de Asuntos Humanitarios durante la ex ministra Sadia Umar-Farooq.

Los detalles de la investigación en curso obtenidos exclusivamente por Sunday PUNCH revelaron que el dinero fue desviado de las arcas del Gobierno Federal y enviado a 38 cuentas bancarias diferentes ubicadas en cinco antiguos bancos comerciales propiedad o vinculados al contratista James Okwit.

Después de recibir los fondos, Okwete supuestamente transfirió N6.746.034.000,00 a operadores de cambio de divisas, retiró N540.000.000,00 en efectivo, compró coches de lujo por valor de N288.348.600,00 y compró casas de lujo en Abuja y el estado de Enugu por valor de N2.195.115,00 N 00,00.

Cincuenta y tres empresas estaban presuntamente vinculadas a Okwete, quien también habría utilizado 47 empresas para cancelar contratos del gobierno federal por valor de 27.423.824.339,86 naira. También está vinculado a 143 cuentas bancarias en 12 bancos comerciales, de las cuales 134 son cuentas corporativas asociadas. con diversas empresas.

Los controles realizados por nuestro corresponsal en la Comisión de Asuntos Corporativos revelaron que Okwete es director en sólo 11 de las 53 empresas, mientras que las cuentas de las 42 empresas restantes sólo están vinculadas a su número de confirmación bancaria como firmante de las cuentas.

Sunday PUNCH informa que el Ministerio Federal de Asuntos Humanitarios es actualmente el ministerio principal de ocho agencias, incluida la Oficina Nacional de Inversión Social, la Oficina del Asistente Especial Superior del Presidente para los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Comisión Nacional para Refugiados y Migrantes y Personas Desplazadas Internacionalmente, entre otros.

Umar-Farooq fue el primer ministro de cuestiones humanitarias, ayuda en casos de desastre y desarrollo social. Fue nombrada por el ex presidente Muhammadu Buhari en julio de 2019 como el miembro más joven del gabinete.

Su trabajo con Buhari se remonta a sus días como líder y candidato presidencial del extinto Congreso para el Cambio Progresista, cuando ella era tesorera nacional del partido y más tarde tesorera nacional del Congreso de Todos los Progresistas.

Posteriormente, el presidente Buhari la nombró ministra en 2019.

El documento de la EFCC decía: “Entre 2018 y 2023, el sujeto (Okwete) recibió la suma de 37.170.855.753,44 naira de las arcas del Gobierno Federal adscritas al Ministerio de Asuntos Humanitarios, Gestión de Desastres y Desarrollo Social.

“Los fondos fueron enviados a 38 cuentas bancarias ubicadas en cinco antiguos bancos comerciales. El sospechoso transfirió N6.746.034.000,00 a operadores de casas de cambio, retiró N540.000.000,00 en efectivo, utilizó N288.348.600,00 para comprar automóviles y utilizó N2.195.115.000,00 para comprar propiedades seleccionadas dentro de los estados de Abuja y Enugu.

“El sospechoso identificó cincuenta y tres empresas. Utilizó 47 empresas para rescindir contratos con el Gobierno Federal por valor de 27.423.824.339,86 naira. Okwete está vinculada a 143 cuentas bancarias en 12 bancos comerciales, y 134 de las 143 cuentas son cuentas corporativas vinculadas a varias empresas”.

En 2020, la Comisión Independiente sobre Corrupción y Delitos Conexos dijo que descubrió 2.670 millones de naira en cuentas bancarias privadas destinadas al programa de alimentación escolar del ministerio.

Un ex presidente del ICPC, el profesor Bolaji Owasanoye, reveló que la comisión descubrió 2.670 millones de naira en cuentas personales que eran pagos a algunas universidades federales para comidas escolares durante el cierre de COVID-19 de 2020.

Otros descubrimientos del CIPC incluyen 18 edificios, 12 locales comerciales y 25 terrenos. Ovasanoye dijo que durante una revisión del Portal Abierto del Tesoro realizada entre enero y el 15 de agosto de 2020, de 268 ministerios, departamentos y programas, 72 tuvieron un incumplimiento acumulado de 90 millones de euros.

El ex presidente del CIPC alegó que el dinero se pagó cuando los niños no asistían a la escuela.

A pesar de las solicitudes del Proyecto de Responsabilidad y Derechos Socioeconómicos a Umar-Farooq para que revelara los detalles y los nombres de los sospechosos, el ex ministro no reveló sus nombres.

En reacción a esto, SERAP escribió en su página oficial de Facebook: “Tras la revelación por parte del CIPC de que 2.670 millones de naira destinados a la alimentación escolar durante el cierre de COVID-19 terminaron en cuentas bancarias privadas, apelamos al Ministro de Asuntos Humanitarios. Asuntos, Gestión de Desastres y Desarrollo Social de Nigeria, Sadia Umar-Farooq, a divulgar de inmediato información sobre los sospechosos de responsabilidad o enfrentar acciones legales.

“Si los nombres no se divulgan de inmediato, emitiremos una solicitud de Libertad de Información para garantizar que se nombre a los involucrados y se los avergüence.

“También emprenderemos las acciones legales apropiadas para llevar a los sospechosos ante la justicia en aras del interés público.

“Retirar fondos destinados a alimentar a los niños en edad escolar (que ya están desproporcionadamente afectados por la corrupción), especialmente durante el COVID-19, es una grave violación de los derechos a la educación, la salud y la dignidad, así como del propio marco de transparencia del gobierno con respecto al COVID-19. .

“La corrupción en las comidas escolares aumenta la desconfianza hacia las autoridades. El gobierno federal debe garantizar que las medidas de transparencia y rendición de cuentas sean fundamentales para todas las medidas escolares y otras iniciativas en el contexto de COVID-19 para garantizar que los niños reciban el apoyo que necesitan”.

Cuando se le contactó para obtener información sobre el desarrollo, el portavoz de EFCC, Dele Oyewale, no confirmó ni negó la historia.

Oyewale simplemente dijo: “No hay comentarios al respecto”.

Un abogado y una OSC responden

En respuesta a esto, el abogado de derechos humanos Tolu Babalie dijo: “Si queremos ser honestos, la corrupción bajo el gobierno de Buhari no tenía precedentes. Diezani Alison-Madueke fue la principal acusada durante el gobierno de Goodluck Jonathan, pero bajo Buhari muchos tienen que responder. Los nigerianos merecen saber qué ha sucedido en el sector de la aviación, el Ministerio de Asuntos Humanitarios y Gestión de Desastres y otros sectores. Pido al presidente Bola Tinubu que controle esta administración para que los nigerianos puedan saber quién es corrupto y se haga justicia”.

Por su parte, el presidente del Centro de Defensa y Promoción en África, Ezenwa Nwagwu, pidió a Tinubu que revise todas las administraciones anteriores.

“El gobierno de Buhari debe ser investigado y no sólo su gobierno sino todos los gobiernos anteriores y los ex jefes de las MDA y todos aquellos que no son elegibles deben rendir cuentas”, señaló Nwagwu.

Del mismo modo, el asesor de la organización de la sociedad civil sobre justicia social internacional y derechos humanos, Jackson Omenazu, dijo: “Es extremadamente importante examinar al gobierno de Buhari, pero Tinubu es moralmente incapaz de examinar al gobierno de Buhari porque es una parte integral del gobierno de Buhari. gobierno. el gobierno de APC.

“Tinubu no puede liberarse de la mala gestión de Buhari. (Godwin) Emefiele (ex gobernador del Banco Central de Nigeria) es simplemente una víctima de las circunstancias. El único delito que cometió fue levantar crédulamente la cabeza y mostrar interés en ser presidente”.

Otro abogado y comentarista de relaciones públicas, Jiti Ogunye, dijo que sería deseable que la administración actual controlara a la administración anterior después de los escándalos de Air Nigeria y CBN, pero lamentó que la ley no lo prevea.

Ogunye señaló que la ley sólo permitía a la administración actual investigar a personas que estuvieron involucradas en corrupción durante la administración anterior, incluido el presidente, para establecer los hechos.

Afirmó: “Cuando los nigerianos están enamorados de la idea de que la próxima administración realice una investigación holística y exhaustiva de la administración pasada, la ley no le otorga plenos poderes para investigar la administración anterior de la manera que los nigerianos imaginan.

“Tenemos agencias anticorrupción que son ICPC y EFCC. Contamos con leyes penales, leyes anticorrupción y leyes contra el blanqueo de dinero. Recientemente tuvimos la Ley sobre el producto del delito. Las disposiciones de estas leyes anticorrupción no tienen cabida para atacar a la administración en su conjunto, pero si hay personas, incluido el ex presidente, que sean sospechosos de haber cometido delitos de corrupción, culpables de prácticas corruptas o sospechosos de lavado de dinero , si son declarados culpables de todos los demás delitos que bordean la corrupción y el abuso de poder, se podrá iniciar una investigación especial contra estas personas.”

Fuente