El líder de la mayoría del Senado, el senador Muhammadu Ndume, ha pedido la intervención urgente de los cuatro ex jefes militares actuales del norte de Nigeria para resolver la crisis actual en la República de Níger tras un golpe militar allí hace cinco meses.

“Tenemos cuatro ex jefes de Estado militares que están vivos: Buhari, el último, Abdulsalami, Babangida y Gowon, que pueden intervenir. Les aseguro que si se le da el mandato a este cuarteto, con la ayuda de nuestros respetados estadistas y políticos, la cuestión de Níger se resolverá”, afirmó.

Durante una conferencia de prensa en Maiduguri el sábado por la noche, Ndume desestimó las sanciones de la CEDEAO al vecino país de habla francesa por considerarlas imprudentes e ineficaces.

Ndume calificó las sanciones como una violación de los protocolos de la CEDEAO y del derecho internacional.

“Las sanciones no afectan a la junta militar”, declaró, diciendo: “Las sanciones afectan a los pobres que no son parte del golpe; y se trata de personas, especialmente niños, mujeres, pequeños comerciantes y personas pobres de ingresos medios”.

Ndume señaló que “ni siquiera el derecho internacional por el que nos guiamos apoya sanciones que afecten a las necesidades humanitarias”, argumentando que “el sufrimiento que está pasando el pueblo de la República de Níger está más allá de la imaginación”.

Hizo un llamamiento al presidente Bola Ahmed Tinubu, actual presidente de la CEDEAO, para que dé un paso adelante para el levantamiento inmediato de las sanciones y la resolución de la crisis.

“Soy uno de los que se oponen a las acciones tomadas por los dirigentes de la CEDEAO en relación con la imposición de sanciones contra Níger”.

“Creo firmemente que esta decisión fue apresurada y equivocada”, afirmó.

El vicepresidente de la Comisión de Asignaciones del Senado añadió: “No apoyo estas sanciones porque esta decisión me afecta, afecta a mi estado y a mi región.

“Lo digo porque durante los últimos 12 años, a pesar del nivel de pobreza de Níger, cuando estábamos en problemas, cuando Boko Haram nos arrastró, nos destruyó y nos mató, Níger era el lugar más seguro para nosotros.

“Más de 100.000 nigerianos, ciudadanos del estado de Borno procedentes de Abadam, Guzamala, Kukawa y otros lugares, han emigrado a Níger y les han recibido con los brazos abiertos. No ponerlos en un campamento, sino llevarlos a su casa, y llevan más de 10 años con ellos”.

Ndume señaló que desde hace años, personas de los ocho estados del norte de Nigeria cruzan la frontera entre Nigeria y la República de Níger, interactuando libremente con la gente del país francófono ya que comparten la misma religión, cultura y valores. separados sólo por fronteras geográficas.

Fuente