Los abogados del expresidente Donald J. Trump presentaron una petición ante el Tribunal de Apelaciones del Distrito de Columbia buscando desestimar una acusación federal que lo acusa de conspirar para anular las elecciones de 2020.

Sus argumentos se centran en la afirmación de que Trump no es inmune a los cargos, alegando que se derivan de acciones que tomó mientras estaba en la Casa Blanca.

La reciente presentación marca el último avance en la batalla legal fundamental y en curso entre Trump y el fiscal especial Jack Smith sobre la inmunidad del expresidente frente a los cargos de intromisión electoral.

Trump, de 77 años, argumentó que el caso debería ser desestimado porque los expresidentes no pueden ser considerados penalmente responsables por conductas relacionadas con sus deberes oficiales.

Durante una sesión informativa en la corte, John D. Sauer, un abogado que maneja los casos de Trump, señaló que según la Constitución, los jueces no pueden responsabilizar al presidente por ninguna acción tomada mientras esté en el cargo.

“Bajo nuestro sistema de separación de poderes, el poder judicial no puede pronunciarse sobre las acciones oficiales del presidente. Esta doctrina no es controvertida”, escribió Sauer.

Los abogados del expresidente Donald J. Trump presentaron una petición ante el Tribunal de Apelaciones del Distrito de Columbia buscando desestimar una acusación federal que lo acusa de conspirar para anular las elecciones de 2020.

La declaración se hace eco de lo que los abogados del expresidente han argumentado repetidamente: Trump estaba trabajando en su capacidad oficial como presidente para “garantizar la integridad de las elecciones”.

Sus abogados han argumentado que Trump era, por tanto, inmune y que su acusación es inconstitucional porque los presidentes no pueden ser procesados ​​por “actos oficiales” a menos que sean acusados ​​y condenados por el Senado.

“La Constitución establece poderosos controles estructurales para evitar que las facciones políticas abusen de la inminente amenaza de un proceso penal para despojar al presidente de su voluntad y atacar a sus enemigos políticos”, escribieron los abogados de Trump en un comunicado el sábado.

“Antes de que cualquier fiscal pueda pedir a un tribunal que se pronuncie sobre la conducta del presidente, el Congreso debe aprobarlo mediante un juicio político y condenando al presidente”, argumentaron.

“No sucedió aquí, por lo que el presidente Trump tiene inmunidad absoluta”.

El tribunal de apelaciones aceleró la apelación de Trump y escuchará los argumentos orales el 9 de enero, unos días antes de las asambleas electorales de Iowa.

Los fiscales han acusado a Trump, el favorito republicano para las elecciones presidenciales de 2024, de intentar obstruir el Congreso y defraudar al gobierno de Estados Unidos con planes para anular la victoria electoral de 2020 del presidente demócrata Joe Biden.

Los fiscales dicen que Trump violó la ley al intentar presionar a los legisladores estatales para que tomaran decisiones que lo mantendrían en el poder, incluida la presión al Departamento de Justicia para que confirmara las acusaciones de fraude en las elecciones de 2020.

El viernes, la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a pronunciarse de inmediato sobre la afirmación del expresidente Donald Trump de que no puede ser procesado por intentar revertir su derrota electoral de 2020, permitiendo que un tribunal inferior continúe escuchando el asunto.

El viernes, la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a pronunciarse de inmediato sobre la afirmación del expresidente Donald Trump de que no puede ser procesado por intentar revertir su derrota electoral de 2020, permitiendo que un tribunal inferior continúe escuchando el asunto.

En una publicación en su plataforma Truth Social, el expresidente calificó el caso presentado por Smith como

En una publicación en su plataforma Truth Social, el expresidente calificó el caso presentado por Smith como “un intento desesperado de cortocircuitar nuestra Gran Constitución”.

Aunque los fiscales clasifican estos casos como delitos, los abogados de Trump han tratado de presentarlos como ejemplos del cumplimiento de sus deberes oficiales para proteger la integridad de las elecciones.

El viernes, el ex presidente calificó el caso presentado por Smith como “un intento desesperado de cortocircuitar nuestra Gran Constitución”.

“La Corte Suprema rechazó unánimemente el intento desesperado del loco Jack Smith de violar nuestra Gran Constitución”, dijo en Truth Social.

“El sinvergüenza Joe Biden y sus secuaces han esperado tres años para iniciar este caso falso y ahora han intentado, sin éxito, acelerar esta caza de brujas en los tribunales.

“Por supuesto, tengo derecho a la inmunidad presidencial. Yo era el presidente, era mi derecho y deber investigar y denunciar las elecciones presidenciales de 2020 amañadas y robadas”.

El fallo es una victoria para el favorito presidencial republicano y hace más probable que retrase el juicio por su interferencia en las elecciones federales, que comenzará el 4 de marzo.

Ahora, los problemas legales de Trump podrían surgir más cerca o incluso después de las elecciones generales del 5 de noviembre, donde competirá por una revancha con Joe Biden, de 81 años.

Los jueces, tres de los cuales han sido nombrados por Trump, también escucharán un caso en Colorado sobre si puede ser descalificado de las elecciones porque es un “insurgente”.

Fuente