La mayor caravana de migrantes en 18 meses partió hacia Estados Unidos desde México en Nochebuena, mientras los récords de cruces fronterizos siguen cayendo.

Unas 10.000 personas, encabezadas por el activista mexicano Luis Rey García Villagrán, partieron desde la ciudad fronteriza de Tapachula, en el sur de México, en una larga marcha hacia el norte, mientras más de los que ya se encontraban en la frontera con Estados Unidos completaron su viaje esta tarde.

El presidente Joe Biden apartó al secretario de Estado, Anthony Blinken, de la crisis de Oriente Medio para una cumbre con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, el miércoles, después de que las autoridades estadounidenses registraran que más de 242.000 migrantes cruzaron la frontera sólo en noviembre.

El lunes se estableció un récord de 12.600 en un solo día, y aún más personas arriesgaron sus vidas en el Río Grande en Eagle Pass en Texas mientras caía la noche en Nochebuena.

“Somos los más pobres entre los más pobres entre los que están en el pico de necesidad, los que no tenemos dinero para pagar las visas o los traficantes de personas”, dijo Villagrán mientras salía la última caravana.

Hasta 10.000 migrantes abandonaron la localidad mexicana de Tapachula en Nochebuena en la caravana de migrantes más grande del país en 18 meses

Mientras tanto, quienes lograron llegar a la frontera de Estados Unidos todavía intentaban cruzar el peligroso paso de Eagle Pass en Texas temprano en la víspera de Navidad.

Mientras tanto, quienes lograron llegar a la frontera de Estados Unidos todavía intentaban cruzar el peligroso paso de Eagle Pass en Texas temprano en la víspera de Navidad.

Biden habló con su homólogo mexicano el jueves antes de una cumbre destinada a “gestionar flujos migratorios sin precedentes en el hemisferio occidental”.

Esto se produce después de que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) se viera obligada a suspender el servicio ferroviario transfronterizo en las ciudades texanas de Eagle Pass y El Paso porque los migrantes viajaban en trenes de carga.

“Los dos líderes acordaron que se necesitan urgentemente medidas adicionales para que los puertos de entrada puedan reabrirse a través de nuestra frontera compartida”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y la asesora de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Elizabeth Sherwood-Randall, también estarán en el grupo que se dirigirá al sur para discutir “los próximos pasos que se pueden tomar juntos para abordar los desafíos actuales en la frontera”.

El viernes, López Obrador dijo que les diría a sus visitantes que aliviaran las sanciones contra los gobiernos de izquierda en Cuba y Venezuela y que aumentaran la ayuda a América Latina para mejorar las condiciones en los países de origen de los migrantes.

“Esto es algo que vamos a discutir, no es sólo un argumento”, dijo tras hablar con Biden.

Pero estará bajo presión para reanudar las deportaciones desde México que fueron suspendidas este mes después de que se agotaron los fondos.

Las fuerzas de seguridad mexicanas no hicieron nada para detener la marcha cuando comenzó desde la frontera con Guatemala.

Las fuerzas de seguridad mexicanas no hicieron nada para detener la marcha cuando comenzó desde la frontera con Guatemala.

Entre los inmigrantes contabilizados por observadores de 24 países se encontraban unos 3.000 niños.

Entre los inmigrantes contabilizados por observadores de 24 países se encontraban unos 3.000 niños.

El organizador Luis Rey García Villagrán dijo que los manifestantes eran

El organizador Luis Rey García Villagrán dijo que los manifestantes eran “los más pobres entre los pobres” y no podían pagar visas ni traficantes de personas.

Niños y mujeres embarazadas se encontraban entre los cientos de personas que nadaron en las frías aguas del Río Grande al amparo de la oscuridad para completar su viaje a los Estados Unidos.

Niños y mujeres embarazadas se encontraban entre los cientos de personas que nadaron en las frías aguas del Río Grande al amparo de la oscuridad para completar su viaje a los Estados Unidos.

En 2023, hubo más de dos millones de cruces ilegales de la frontera entre Estados Unidos y México

En 2023, hubo más de dos millones de cruces ilegales de la frontera entre Estados Unidos y México

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Mike Johnson, pidió a Biden que utilice poderes ejecutivos para frenar el flujo de migrantes después de que el Congreso no logró llegar a un acuerdo sobre la reorganización fronteriza que exigen los republicanos.

Exigió que la CBP deje de liberar a los inmigrantes detenidos antes de que tengan fechas de audiencia y limite el uso de la libertad condicional, que permite al presidente admitir temporalmente a algunos inmigrantes.

Incluso pidió a Biden que suspendiera toda inmigración, utilizando su autoridad bajo la Sección 212(f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que permite al presidente suspender indefinidamente la entrada de cualquier ciudadano extranjero si su admisión se considera “dañina”. Intereses estadounidenses.

“Deben promulgarse reformas estatutarias para restablecer el control operativo de nuestra frontera sur, pero la crisis en nuestra frontera sur ha empeorado hasta el punto de que medidas importantes no pueden esperar más.

“Tiene que empezar ahora y tiene que empezar con usted”, le dijo al presidente.

La caravana del domingo es la más grande desde junio de 2022, cuando un grupo de tamaño similar partió cuando Biden recibió a los líderes en Los Ángeles para la Cumbre de las Américas.

Otra marcha pasó por México en octubre, coincidiendo con una cumbre organizada por López Obrador para discutir la crisis migratoria con líderes regionales.

Un mes después, 3.000 migrantes bloquearon el principal paso fronterizo con Guatemala durante más de 30 horas.

Secretario de Estado Anthony Blinken

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

El secretario de Estado, Anthony Blinken, izquierda, se reúne con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para conversaciones sobre crisis en Ciudad de México el miércoles.

Villagrán dijo que unos 3.000 niños estaban entre los últimos manifestantes de 24 países que se dirigían al norte desde la frontera con Guatemala en el estado de Chiapas, en el sur de México.

Las fuerzas de seguridad mexicanas observaron sin intervenir mientras avanzaba el convoy.

“Hemos estado esperando aquí durante tres o cuatro meses sin respuesta”, dijo Christian Rivera, quien viaja solo y deja a su esposa e hijo en su Honduras natal.

“Con suerte, con esta marcha habrá un cambio y podremos obtener el permiso que necesitamos para ir al norte”.

Fuente