VACACIONES EN EL AGUA Surfistas disfrazados de Papá Noel surcan las olas durante la XV edición de “Surfing
Día de San Nicolás en Florida. —AFP

COCOA BEACH, ESTADOS UNIDOS – En Nochebuena, todo tipo de Papá Noel vinieron a Cocoa Beach, Florida, no para entregar regalos, sino para montar las olas y recaudar fondos para una buena causa.

Desde la madrugada del domingo, la playa se ha llenado de miles de adultos y niños disfrazados de San Nicolás, elfos o renos, que participan en la celebración anual del “Surfing Santa”.

El evento, lanzado en 2009, recauda fondos para Grind for Life, una organización benéfica que ayuda a los pacientes con cáncer a viajar para recibir tratamiento, y el museo del surf local.

Mientras decenas de surfistas vestidos con trajes de neopreno remaban en las frías aguas -aunque mucho más cálidas que en el Polo Norte- otros se contentaban con descansar en la playa bajo un cielo nublado, bebiendo cócteles y viendo programas que incluían un concurso de disfraces y un espectáculo de danza hawaiana.

Debajo de la carpa, los voluntarios vendieron camisetas y boletos para una rifa para recaudar fondos.

Cocoa Beach se encuentra en la llamada Costa Espacial de Florida, al sur de Cabo Cañaveral.

“Calienta mi corazón”

“Surfing Santas” nació en 2009 de la mano de George Trosset, residente de Cocoa Beach, tras ver un anuncio de televisión en el que varias personas disfrazadas de Papá Noel sacan tablas de surf de un coche y se lanzan al océano.

Inspirado por el anuncio, fue a una tienda de segunda mano, compró un viejo abrigo rojo, lo confeccionó para que pareciera un traje de Papá Noel y comenzó a surfear. Lo acompañaban su hijo vestido de elfo y su nieto de 3 años que observaba la situación desde la orilla.

Un fotógrafo local capturó este momento y publicó la foto en la prensa.

“El segundo año tuvimos 19 Santas. El tercer año tuvimos 80… y ahora mira eso. Son miles de personas”, dijo Trosset, de 70 años, a la Agencia France-Presse (AFP).

“Es muy emocionante ver en qué se ha convertido esta cosa estúpida”.

Teresa Dell’Oglio-Garrett, una italiana que vive cerca de Cocoa Beach, visitó el festival por segunda vez para disfrutar de “la camaradería y la felicidad en el aire”.

Recuerda que cuando asistió por primera vez a la ceremonia en 2017, solo había unas pocas personas allí, nada que ver con la multitud que se reunió en la playa un domingo por la mañana.

Trosset aún no comprende cómo una pequeña broma con su hijo y su nieto se convirtió en esta celebración.

Cuando cientos de personas comenzaron a unirse al evento, pensó que tal vez podría usar esta fuerza para hacer algo bueno, y así nació la parte benéfica del evento.

“Me dijeron que el surf de Papá Noel atrae millones de visitas en los medios cada año”, dijo Trosset.

“Si esto es cierto, generamos millones de sonrisas cada año y eso me alegra el corazón”.


Su suscripción no se pudo guardar. Inténtalo de nuevo.


Tu suscripción ha sido exitosa.

VER: ¿Dónde vive Papá Noel? Finlandia establece récord entre los filipinos



Fuente