Yakarta, Indonesia – Desde hace más de diez años, Mary Jane Veloso se encuentra en prisión en la ciudad indonesia de Yogyakarta a la espera de ser ejecutada tras haber sido declarada culpable de tráfico de drogas.

Este año, su familia la vio por primera vez en cinco años.

“Mary Jane ha estado aquí en Indonesia durante mucho tiempo. Antes de que el padre de Mary Jane y yo muramos, esperamos que ella regrese a casa con sus hijos y sea ella quien cuide de ellos”, dijo su madre Celia a Al Jazeera.

“Ha sido un largo tiempo. La queremos de vuelta”, añadió.

Como muchos filipinos, Veloso buscó trabajo en el extranjero porque el dinero era mejor que en casa.

Dejando a sus dos hijos con su madre, primero se fue a Dubai, donde trabajó como empleada doméstica durante nueve meses.

Después de que otra trabajadora doméstica supuestamente intentó violarla, Veloso renunció a su trabajo y regresó a Filipinas, donde se le acercó una mujer llamada María Cristina Sergio quien le dijo que tenía un trabajo para ella en Malasia.

Veloso, ansiosa por tener otra oportunidad, aceptó la oferta, pero cuando llegó a Malasia se encontró con que no había trabajo.

Sergio, su contacto, invitó a Velosa a acompañarla de vacaciones a Indonesia, pero cuando las mujeres aterrizaron en el aeropuerto Adisutgypto de Yogyakarta en abril de 2010, los funcionarios encontraron 2,6 kg (5,7 libras) de heroína en una maleta de Veloso, de 25 años.

Seis meses después, fue declarada culpable de tráfico de drogas y condenada a muerte.

A pesar de la dura postura sobre las drogas del presidente indonesio Joko Widodo, elegido por primera vez en 2014, Veloso ha evitado hasta ahora ser fusilado.

La familia Veloso habló con los medios sobre sus esfuerzos de clemencia a principios de este año. [File: Rolex Dela Pena/EPA]

Recibió un indulto de último minuto en 2015, cuando siete extranjeros y un indonesio fueron ejecutados después de que Sergio se entregara a la policía filipina acusado de trata de personas y el gobierno de Manila bajo el entonces presidente Benigno Aquino solicitara una revisión del caso de Veloso.

Mientras Widodo entra en sus últimos meses en el cargo, la familia de Veloso espera que el presidente saliente acceda a indultar a la filipina después de que indultó a otra trabajadora doméstica que también fue condenada a muerte en marzo.

“Obligados a ir al extranjero”

Los partidarios de Veloso dicen que fue víctima de trata de personas.

Según la Unión Nacional de Abogados del Pueblo (NUPL), que llama la atención sobre el caso Veloso, habia drogas “escondido en secreto en una bolsa que le regaló el hermano de Tintín [Sergio’s] novio en Malasia sin el conocimiento, consentimiento o intención de Mary Jane”.

Provenientes de Nueva Ecija, al norte de Manila en la isla de Luzón, todas las mujeres de la familia Veloso se encontraban entre los millones de filipinos que trabajaban en el extranjero para mantener a sus familias.

“Nuestra vida es muy difícil, es muy difícil, tenemos poco [money] comer”, explicó su madre, Celia Veloso. “Por lo tanto, nos vemos obligados a tomar la decisión de ir al extranjero. Todas mis hijas, cuatro de ellas… todas trabajaron en el extranjero”.

Los reclutadores de Mary Jane para el supuesto trabajo en Malasia, Sergio y Julius Lacanilao, fueron declarados culpables de dirigir una supuesta red de reclutamiento ilegal y sentenciados a cadena perpetua.

Veloso también presentó un caso contra la pareja en el mismo tribunal, pero no pudo testificar porque tenía que hacerlo en persona, y ella no puede hacerlo porque se encuentra en el corredor de la muerte en Indonesia.

“El único obstáculo para avanzar es el acuerdo de ambos gobiernos, tanto de Indonesia como de Filipinas, sobre los aspectos técnicos… sobre dónde se tomarán estos testimonios”, dijo Joanna Concepción, directora de Migrante Internacional, que aboga por Veloso.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Indonesia, Teuku Faizasia, dijo a Al Jazeera que no había dado seguimiento al asunto y remitió las preguntas al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Un portavoz del Ministerio de Justicia no respondió a las preguntas de Al Jazeera.

Mary Jane Veloso sostiene una canasta que hizo en prisión.  Ella sonríe y lo señala.
Mary Jane Veloso en un taller de artesanía carcelario en 2016 [Rana Dyandra/Antara Foto via Reuters]

Widodo y el ex presidente filipino Rodrigo Duterte, que sucedió a Aquino, compartían el mismo enfoque de línea dura hacia las drogas, con Duterte liderando una brutal represión que dejó miles de muertos y ahora está bajo investigación de la Corte Penal Internacional.

En lugar de pedir clemencia en Indonesia, Widodo dijo que Duterte dio luz verde a la ejecución de Veloso en 2015. Filipinas, que no utiliza la pena de muerte, dijo que Duterte dijo que simplemente respetaría el proceso judicial.

Concepción, de Migrante Internacional, dice que no parece haber habido muchos cambios en el enfoque desde que Ferdinand Marcos Jr. asumió el cargo en junio de 2022.

“Él continúa con la misma política y no ha dicho públicamente que cambiará nada de lo que ha hecho Duterte”, dijo.

Indonesia y Filipinas son miembros fundadores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), e Indonesia fue el primer país que visitó Marcos Jr. después de ser elegido presidente.

“Tal vez está jugando a lo seguro”, añadió Concepción. “Esta fue su primera visita de Estado como presidente, así que estoy seguro de que los puntos de la agenda que va a discutir han sido planificados con mucho cuidado, en qué temas específicos se centrará su primera visita de Estado”.

En los dos primeros años del primer mandato de Widodo, 18 personas, entre ellos dos mujeres, fueron ejecutados. Todos fueron declarados culpables de abuso de drogas.

Según el derecho internacional, cuando existe la pena de muerte, sólo debe utilizarse para los “delitos más graves”, un umbral que no incluye los delitos relacionados con las drogas.

Según Afif Abdul Koim, coordinador del Instituto de Asistencia Jurídica Comunitaria (LBHM), organización que se opone a la pena de muerte, no ha habido ejecuciones en Indonesia desde julio de 2016, a pesar de las críticas generalizadas de activistas de derechos humanos nacionales, regionales y mundiales. .

Los activistas exigieron una moratoria, pero formalmente no está en vigor.

“[The president] todavía puede llevar a cabo una ejecución cuando quiera, o el próximo gobierno también puede hacerlo al comienzo de su mandato”, dijo Afif a Al Jazeera.

Mantenimiento de presión

A principios de este año, Jokowi perdonado otra trabajadora, Merry Utami, que casi fue ejecutada en 2016.

Si bien los casos de Merri Utami y Veloso comparten algunas similitudes, Afif señala algunas diferencias clave.

“La nacionalidad es probablemente uno de los factores. Merry Utami es indonesia y Mary Jane es extranjera”, explicó, añadiendo que Indonesia a menudo intentaba insinuar que eran los extranjeros los más involucrados en el tráfico de drogas.

Aún así, Mary Jane Veloso no pierde la esperanza.

Si bien puede parecer que Marcos Jr. ha continuado con el enfoque de Duterte en el caso, al margen de su visita a Indonesia, su secretario de Asuntos Exteriores, Enrique Manalo, solicitó un “indulto ejecutivo” para Veloso durante una reunión con su homólogo indonesio, Retno Marsudi, en Yakarta. .

El equipo legal de Veloso está presentando ahora una apelación antes de que Widodo deje el cargo.

“La verdad es que el primer indulto fue para SBY [Susilo Bambang Yudhoyono, the Indonesian president from 2004-2014]. Mary Jane nunca pidió el perdón de Jokowi”, dijo a Al Jazeera el abogado de Veloz, Agus Salim.

Las elecciones generales en Indonesia están previstas para febrero de 2024.

“Vamos a seguir presionando hasta que Widodo deje oficialmente su cargo… Todavía esperamos que haya alguna acción, algún desarrollo”, dijo Concepción.

La familia Veloso espera con ansias las novedades.

Su hijo mayor, Mark Daniel, tiene ahora 20 años.

“Es difícil crecer sin mi mamá”, dijo. “Tenemos muchas ganas de estar con mi mamá y poder verla todos los días, verla, abrazarla”.

Fuente