No te preocupes demasiado pensando en el título de la nueva película noruega, Sexo. El acto en sí es la primera entrada de una nueva trilogía del escritor y director Dag Johan Haugerud que en realidad está a la vuelta de la esquina. hablar La información sobre esta interesante película se basa principalmente en las palabras y descripciones de los personajes principales, más que en mucha información visual. Ganadora del Europa Cinema Label como Mejor Película Europea en la sección Panorama del actual Festival de Cine de Berlín, que tuvo su estreno mundial esta semana, Haugerrud ha anunciado esta como la primera de tres películas. sexo, sueños, Entonces Amar presenta el mismo elenco y, en general, aborda temas de deseo, identidad y libertad, sin mencionar la sexualidad y el lugar del género en nuestras vidas y sociedad. Esta primera película independiente también se apoya fuertemente en la masculinidad de una manera de la que los hombres no suelen hablar, pero es especialmente prominente en esta película que invita a la reflexión y que también destaca la ciudad noruega por excelencia de Oslo.

El guión basado en diálogos de Haugerud está lleno de monólogos pronunciados en conversaciones locuaces con dos colegas varones (nunca nombrados) de la empresa de deshollinamiento y/o sus esposas. Comienza con el supervisor (Thorbjorn Harr) contándole a una persona invisible sobre un sueño en el que conoció a David Bowie, confundiéndolo con una mujer. El sueño fue descrito en detalle y claramente lo perturbó porque nunca antes había tenido una imagen tan clara de su género, género e imagen, como los ven otros, presentados en situaciones tan vívidas, ya sea en un sueño o no. La cámara pronto revela que no está hablando con un terapeuta (lo primero que pensé), sino con un compañero de trabajo (Jan Gunnar Roise), quien luego decide, aunque vacilante al principio, revelar un encuentro real que tuvo recientemente con un hombre en la cocina. En la casa donde trabajaba en la chimenea, un extraño que ella creía la vio como un objeto de deseo e inmediatamente le preguntó si quería unirse a él para tener sexo. Le dijo a su colega que inmediatamente lo rechazó –los dos trabajadores estaban casados– pero después de irse, inmediatamente regresó a donde dijo que estaría. ha hecho tener relaciones sexuales con el hombre. Además, incluso, sin más, se lo cuenta más tarde a su mujer (Siri Forberg).

Se podría imaginar que la historia no va bien, y durante el resto de las dos horas y cinco minutos, el papel de Forberg se vuelve cada vez más profundamente preocupado por lo que todo esto significa, no sólo para su matrimonio, sino también para ella, su familia. y si su marido es verdaderamente homosexual. Ella les asegura a todos en esta conversación íntima y larga que sólo porque lo haya hecho una vez con un chico no significa que sea alcohólico. También hay que reconocer el carácter de Harr. su su esposa (una Birgitte Larsen más comprensiva) extraña a David Bowie, quien la ve como una mujer soñadora y tiene que digerir el hecho de que, más que el impacto en su matrimonio, es lo que significa para la comprensión que tendrá de su esposa durante toda su vida. identidad y la forma en que es visto.

Una vez que salimos de esta discusión pesada, aunque a veces hilarante, Haugerud logra aligerar un poco las cosas cuando el personaje de Harr lleva a su hijo Hans Petter (Adrian Jenure Skaaland) al médico (una Anne Marie Ottersen muy concisa y natural) en ver la mano del niño, el hombre que estaba herido, pero al mismo tiempo le preguntó sobre su propia enfermedad. De una manera bastante singular, comienza una historia sobre dos jóvenes homosexuales, uno de los cuales está gravemente enfermo. Haugerud de repente nos lanza a un flashback para contar esta historia en una historia. Yo, por mi parte, me alegro de alejarme de la conversación claustrofóbica provocada por la revelación del deshollinador y pasar a otra cosa, lo que si no. El ritmo lento y deliberado, con un mínimo movimiento de cámara en muchas de las escenas entre ellos y sus esposas, hace que todo parezca más largo de lo que es.

Dicho todo esto, Sexo lleno de observaciones irónicas sobre el comportamiento humano y las preguntas sin respuesta de la vida sobre quiénes somos realmente, contadas en un estilo casi inexpresivo por un grupo de actores magníficamente elegido, especialmente los perfectos Roise y Harr. El trabajo de cámara, que también destaca la propia Oslo, fue realizado de forma experta por Celine Engebrigtsen. Y como parece apropiado para una película, el tema termina con una secuencia de baile musical. curso – en el que el personaje de Harr actúa con un coro en el escenario, mientras Roise y toda su familia, que ahora parecen contentas de vivir la vida como antes, observan desde el público. No se necesita ninguna explicación, pero tal vez obtengamos una a medida que la trilogía avance hacia su próximo capítulo.

Los productores son Yngve Saether y Hege Hauff Hvattum.

Título: Sexo

Compania de produccion: varios

Festival: Festival de Cine de Berlín – en la sección Panorama

Director/Guión: Día de Johan Haugerud

Elenco: Jan Gunnar Roise, Thorbjorn Harr, Siri Forberg, Birgitte Larsen, Nasrin Khusrawy, Hadrian Jenure Skaaland, Theo Dahl, Anne Marie Ottersen

Duración: 2 horas 5 minutos

Fuente