Secretaria de Comunicaciones Presidenciales Cheloy Velicaria-Garafil | FOTO: Sitio web oficial de la OPC

El presidente Marcos no vetó el aumento de P449,5 mil millones en asignaciones no programadas que fue presentado por algunos miembros del comité bicameral de la conferencia del Congreso que finalizó el presupuesto nacional para 2024 de P5,768 billones.

En un comunicado de prensa del viernes, el secretario de comunicaciones presidencial, Cheloy Velicaria-Garafil, citó sólo dos partidas presupuestarias vetadas por el presidente: el fondo rotatorio del Departamento de Justicia (DOJ) y una partida relacionada con la implementación del programa de desarrollo de servicios ejecutivos del gobierno nacional. programa (NGCESDP).

El Presidente afirmó en su mensaje de veto que su mandato constitucional de ejecutar fielmente las leyes del país lo “obligaba” a vetar la “Disposición Especial No. 1, “Fondo Rotatorio del DOJ”, Vol. IA, p. 1119″ porque “hay No existe ninguna ley que autorice al Departamento de Justicia a establecer un fondo rotatorio para los fines allí especificados”.

El fondo rotatorio se derivaría de los honorarios de servicio cobrados sobre las quejas y declaraciones juradas presentadas a la Oficina del Fiscal del Estado y las solicitudes de revisión presentadas al Departamento de Justicia.

‘Inadecuado’

Marcos explicó que los honorarios cobrados “claramente no se originaron en actividades comerciales” cubiertas por las Disposiciones Generales de Fondos Rotatorios de la Ley General de Apropiaciones (GAA) o del presupuesto estatal, que permitieron la creación de un fondo rotatorio con los ingresos de “actividades de una empresa” que se utilizarán para los gastos operativos de dicha empresa.

Garafil no proporcionó el monto o monto total potencial de los honorarios que fueron vetados por el Presidente.

Citando el fallo del Tribunal Supremo, el Presidente afirmó que las “disposiciones inadecuadas” eran disposiciones inconstitucionales.

“Porque aparentemente ese tipo de cosas[s] Las leyes no tienen cabida en el proyecto de ley de asignaciones”, dijo. Añadió que se trata de cuestiones dentro del ámbito de la legislación general que se regulan mejor en leyes separadas.

Marcos también vetó el artículo 38 de las Leyes Generales sobre la implementación del NGCESDP porque “no aborda ninguna medida específica” en el presupuesto de 2024.

Destacó que el Decreto Presidencial N° 336 ya había definido las funciones de la Junta de Servicios de Carrera (CESB) como organismo responsable de los Servicios de Carrera (CES).

La Academia de Desarrollo de Filipinas (DAP) tiene la tarea de preparar el programa apropiado necesario para la organización y operación de CES, dijo Marcos. En consulta con CESB, DAP inicia e implementa el programa CES, añadió.

Hasta el viernes por la tarde, Malacañang no había publicado el mensaje completo de veto del presidente sobre el presupuesto del próximo año, que firmó durante una ceremonia el miércoles por la tarde.

Pimentel, Lacson

Garafil no respondió de inmediato a la solicitud del Inquirer de comentar sobre por qué el presidente no vetó las asignaciones no programadas, que otros legisladores, en particular el líder de la minoría del Senado, Aquilino “Koko” Pimentel III, cuestionaron.

En su discurso tras la firma del proyecto de presupuesto, el presidente no mencionó la intervención del Congreso.

La semana pasada, el exsenador Panfilo Lacson instó a Marcos a vetar el aumento de P449.5 mil millones en “asignaciones no programadas” en el presupuesto propuesto para 2024, diciendo que era inconstitucional.

LEA: Lacson insta a Marcos a vetar ‘inserciones’ presupuestarias no programadas

Lacson, quien, cuando era senador, analizó cuidadosamente los programas de gasto interno de administraciones anteriores, hizo el llamado después de que Pimentel revelara que las asignaciones no programadas en el proyecto de presupuesto habían aumentado a P731.4 mil millones desde los P281.9 mil millones originales, luego de la comité bicameral de la conferencia de decisión de la reunión.

Pimentel dijo que las asignaciones adicionales eran inconstitucionales porque el Congreso tenía prohibido aumentar el presupuesto como lo propuso el poder ejecutivo.

Según dijo, después de estos aumentos el presupuesto estatal ascenderá a 6,218 billones de zlotys, más de lo que la administración esperaba inicialmente.

La Constitución establece que el Congreso puede “mantener o limitar [proposed] recursos, pero no podemos aumentarlos”, dice Pimentel.

‘Desencadenantes’

Sin embargo, la secretaria de Presupuesto, Amenah Pandandaman, no estuvo de acuerdo.

Los fondos no programados “tienen activadores” y sólo pueden liberarse “si se obtienen ingresos adicionales”, dijo a los periodistas en Malacañang después de la firma del presupuesto del miércoles.

“Así que no creo que ese sea el caso. [unconstitutional]. “Creo que esta es también la posición de BBM (Bongbong Marcos) y de algunos miembros de la Cámara y el Senado”, dijo.

El jefe de presupuesto dijo que no hubo “veto directo” del presidente en la resolución GAA de 2024.

En una entrevista separada también el miércoles, el presidente del Senado, Juan Miguel Zubiri, dijo que el presupuesto del próximo año sería un “presupuesto receptivo y progresista” con grandes fondos destinados a servicios sociales, respuesta a emergencias y programas de defensa.


Su suscripción no se pudo guardar. Inténtalo de nuevo.


Tu suscripción ha sido exitosa.

Zubiri también aseguró a los filipinos que no se asignaron fondos confidenciales ni de inteligencia a agencias civiles. — CON EL INFORME DE INVESTIGACIÓN DEL INQUIRER



Fuente